Archivo diario: 9 septiembre, 2011

TERCER FANFIC: SUPERGIRL Y LA MAESTRA DE CARTAS, CAPÍTULO XI

TERCER FANFIC: SUPERGIRL Y LA MAESTRA DE CARTAS

UNDÉCIMO CAPÍTULO: PELIGRO EN TOKIO.

Inició un nuevo amanecer en Tokio, la mayoría de los habitantes se levantaron y se alistaron para ir a sus respectivos lugares de trabajo, de manera especial los funcionarios del gobierno quienes puntuales llegaron hacia el Edificio Gubernamental. Sin embargo para ellos esa mañana no era normal, ya que cuando ingresaron a sus oficinas de trabajo, las puertas fueron cerradas de un fuerte estruendo, alarmando a todos los que estaban en el edificio, entre ellos a Tsonomi, quien venía al edificio en una cita que tenía con algunos de los altos funcionarios el gobierno.

“Buenos días señoras y señores, en estos momentos no saldrán de este edificio. Si preguntan ¿por qué? Es sencillo, si ustedes no hacen ningún movimiento, en cualquier momento pueden salir, pero si tratan de avisar a la policía, este edificio desaparecerá…”, avisó una voz femenina desde los altavoces del edificio.

Nadie entendía lo que estaba sucediendo en el edificio, los guardaespaldas quienes se quedaron afuera, usaron sus medios tecnológicos, y se enteraron de los movimientos de tres personas, una sentada y amarrada, otra que lo cuidaba y otra quien caminaba por varios lados en el parqueadero del edificio, por ello llamaron primero a las autoridades de la policía y luego al celular de Tomoyo.

Después de contestar la llamada de una de los guardaespaldas, Tomoyo habló con Kurogane.

–       Me avisaron una de mis guardaespaldas que todos los que estaban en el Edificio Gubernamental, entre ellos mi mamá, están atrapados a estas horas – avisó Tomoyo.

–       ¿Dijeron quiénes son los raptores? – preguntó Kurogane.

–       No tienen certeza si son las mismas personas quienes se escaparon de la cueva del laboratorio – respondió preocupada Tomoyo.

Kurogane fue y avisó los demás oficiales y agentes, luego contactó con la comandancia de policía para definir el plan de rescate y control en el Edificio Gubernamental.

Tomoyo aprovechó el momento para llamar por su celular, primero a Sakura y luego a Shaoran para avisarles.

Al sobrepasar por la zona norte de Tokio, Sakura recibió una llamada.

–       Hola, habla Sakura – contestó.

–       Sakura, sé dónde están, en el Edificio Gubernamental en la zona centro de Tokio – avisó Tomoyo.

–       Entiendo Tomoyo, vamos para allá – respondió Sakura.

–       Tengan mucho cuidado, porque en estos momentos capturaron a todos quienes están por allá, entre ellos mi madre, ya que iba hacer diligencias con respecto a la investigación que están realizando a la empresa – continuó preocupada Tomoyo.

–       Tranquila, estoy segura que podemos impedir que causen daños y liberar a toda esa gente – contestó Sakura.

–       Dejo en tus manos y en las de Supergirl para que resuelvan esta grave situación – encomendó Tomoyo.

–       Así lo haremos – después de responder, Sakura colgó su celular – Kara, están en el Edificio Gubernamental – avisó Sakura y ambas volaron en dirección hacia el centro de la ciudad.

Tal como avisó a Sakura, Tomoyo llamó a Shaoran quien fue con Eriol en la zona suroccidental de Tokio, ellos atentos fueron hacia el centro.

Una hora después, Natasha subió por las escaleras a donde estaban todas las personas en el quinto piso del edificio.

–       Supe que uno de ustedes está una dueña de una multinacional, de nombre Tsonomi Daidouji, ¿quién es? – preguntó Natasha.

Tsonomi se levantó del piso sin saber qué era lo que estaba pasando.

–       Soy yo – respondió Tsonomi.

–       Venga conmigo – pidió Natasha, Tsonomi accedió y fue con Natasha, bajando por las escaleras hacia el sótano del edificio.

–       Tengo entendido que hace varios años su empresa colaboró con Luthor Corp. sin saber del fondo del contrato que firmaron – contó Natasha.

–       Es cierto, ¿pero usted trabajó para esa corporación? – preguntó Tsonomi.

–       Soy la sobrina de Lex Luthor – reveló Natasha.

–       Quiero saber algo – comenzó a cuestionar Tsonomi – ¿Qué era lo que querían verdaderamente su corporación de mi empresa? -.

–       La tecnología de su multinacional nos sirvió para realizar investigaciones para la creación de prototipos de robots, con el fin de usar energías alternativas, pero durante la investigación tuvieron la oportunidad de combinar con la genética, con ello el proyecto tuvo otro rumbo y planearon análisis científicos para crear un androide, basado de los clones genéticos de personas vivas. El proyecto no era aceptado por el gobierno norteamericano, pero no creo que esa sea la razón principal que decidieron investigar y hacer un proceso jurídico a la corporación. Por ello decidimos continuar con el proyecto de manera clandestina, con un gran resultado: crear por completo a nuestro primer androide – contó Natasha.

Al llegar al sótano, Natasha mostró a Tsonomi al androide quien custodiaba a Superman.

–       ¿Por qué Superman está acá? – preguntó sorprendida Tsonomi.

–       Porque logramos capturarlo para extraer su energía vital para funcionar a nuestro androide, por ahora lo tenemos como anzuelo para volver a capturar a Supergirl, quien se nos escapó del laboratorio clandestino que teníamos – respondió Natasha.

El androide miró fijamente a Tsonomi, la mirada le transmitió miedo.

–       ¿Qué quieren de mí? – preguntó Tsonomi.

–       Usted también nos servirá de anzuelo – respondió el androide – supongo que no se enteró que el científico Wong Fei no se salvó de un ataque sorpresa que hicieron un grupo de jóvenes en el momento que me creó, afortunadamente mi creadora y yo nos fugamos del lugar y realizaremos algo, del cual Fei Wang Reed quiere lograr en este momento -.

–       ¿Acaso quieren dominar o acabar con este mundo? – preguntó alegando Tsonomi – ¿Para eso piden que aportáramos hace varios años atrás en algo peligroso del cual no conocíamos? -.

–       Tómalo por el lado positivo – respondió Natasha en tono conciliador – en estos momentos verás los maravillosos resultados de todo el esfuerzo que hicimos, con este androide-clon no cometeré el mismo error que cometió mi tío cuando creó hace algunos años a Nuclearman -.

El androide caminó hacia el centro del sótano, concentrado alzó su mano derecha al frente, recitó un conjuro a baja voz, el suelo se abrió poco a poco en forma de un hoyo profundo y tenebroso, asustando a Tsonomi. El androide respiró y miró a Natasha.

–       Tengo los genes del clon perdido del brujo Fei Wang Reed, es decir, del científico Wong Fei, por ello voy hacer lo que no hizo el clon, conectar esta dimensión con la dimensión del Reino de Clow, para completar el deseo del brujo en controlar este mundo – dijo el androide.

Del hoyo salieron uno por uno los misteriosos personajes con trajes oscuros, llevados en el pecho la insignia del brujo (es decir, de la sonrisa falsa).

–       Con que éstos son los guerreros… – dijo asombrada Natasha mirándolos.

–       Es hora de dar el siguiente movimiento – dijo el androide, quien ordenó a los oscuros guerreros en custodiar y vigilar el edificio por dentro y por fuera hasta nueva orden.

Los guerreros obedecieron y al instante se ubicaron en sitios estratégicos de todo el edificio en cuestión de segundos, todos los transeúntes se preocuparon al verlos, los medios de comunicación anunciaron noticias extraordinarias sobre ese suceso, pero las informaciones eran confusas, nadie sabía lo que estaba ocurriendo verdaderamente.

El primer grupo en llegar fue el grupo de Shaoran y Eriol hacia la terraza de uno de los altos edificios en el sector central de Tokio, desde allá contemplaron al Edificio Gubernamental.

–       ¿Quiénes son esos sujetos? – preguntó Shaoran.

–       Son los guerreros de Fei Wang Reed – respondió serio Eriol.

–       Debemos ingresar al edificio de una vez – sugirió Yue.

–       Imposible – respondió Eriol – el hecho del cual que aparecieran es porque alguien abrió el acceso para ingresar las dimensiones -.

–       Pero Wong Fei murió – cuestionó Kero – ¿quién lo está haciendo? -.

–       Estoy seguro que es el androide-clon que creó el científico – contestó Eriol – supongo que los genes que el androide tiene son del científico, el clon perdido de Fei Wang Reed -.

–       Entonces, ¿qué hacemos? – preguntó Ruby Moon.

–       Alguien debe distraerlos, mientras nosotros entraremos al edificio – planeó Eriol.

Entre todos se miraron y dudaron.

–       Si algunos de nosotros iremos, nos descubrirán todos los habitantes de Tokio – dudó Spinel Sun.

–       Entonces, ¿quién? – preguntó un poco desesperado Kero.

–       Tocará dormir a toda esa gente… – planeaba Eriol.

Sin embargo, miraron que alguien venía desde el norte, eran Sakura y Supergirl quienes llegaron al lugar, dando motivos de alegría a todas las personas quienes se asomaron las ventanas de los demás edificios, los oficiales de la policía se sintieron aliviados, ya que no sabían qué hacer, pero todos no conocían a Sakura.

–       Qué bueno que hayas venido – dijo uno de los oficiales de la policía – Pero no conocemos a la joven quien te acompaña -.

–       Es una amiga – respondió Supergirl – pero este no es el momento, me enteré de lo que está pasando en este edificio -.

–       Correcto – respondió el oficial – Tenemos la hipótesis de que ingresaron un grupo de delincuentes con trajes oscuros al Edificio Gubernamental, capturaron a los guardias de seguridad y tienen secuestrados a todos los funcionarios -.

–       ¿Lograron hacer algo? – preguntó Supergirl.

–       Tratamos de convencerlos, pero ellos ni siquiera nos escuchan – contestó el oficial.

–       Entonces entraremos para resolver este problema – decidió Supergirl y junto con Sakura entraron al edificio.

–       ¿Qué haremos? – preguntó Sakura.

–       Confíe en mí, tengo pensado un plan – respondió Supergirl.

Desde la terraza de uno de los altos edificios, el grupo de Shaoran miró sorprendidos.

–       No puede ser que ellas sean el señuelo, ¡es una locura Clow! – Yue no lo podía creer.

–       Confíe en ellas – pidió Eriol a Yue – pronto lo sabrás -.

–       ¿Serán que ellas rescatarán a todos que están en el edificio? – preguntó Spinel.

–       Seguramente, aunque no sé que tendrán planeado – respondió Eriol.

Ambas jóvenes entraron en la entrada principal del edificio y miraron los alrededores; el lugar estaba solo y desolado.

–       Estés alerta Sakura – pidió Supergirl.

Sakura cogió su báculo y se puso en posición defensiva, Supergirl también lo hizo, ambas se pusieron de espalda y se concentraron en escuchar los sonidos de movimiento, cuando escucharon los sonidos más cercanos hacia ellas.

–       ¡Ahora! – gritó Supergirl.

Ambas jóvenes eludieron los ataques de los oscuros guerreros, Sakura invocó la carta espada y ambas contraatacaron con precisión, venciendo en menos de cinco minutos a los guerreros oscuros quienes desvanecieron.

–       Hagamos lo siguiente, yo iré en sacar a todas las personas del edificio, mientras tú te encargas de ir abajo y me esperas – sugirió Kara.

Sakura aceptó el plan y ambas fueron por diferentes rumbos.

Mientras tanto, Shaoran y Eriol bajaron a escondidas, sin ser percatados por la gente y por la policía. Cerca del Edificio Gubernamental, Eriol se paró de frente, ocultándose para que nadie lo viera, Shaoran fue por detrás.

–       ¿Cuándo entraremos? – preguntó Shaoran.

–       Cuando ella nos dé una señal en el momento en que las personas salgan del edificio – respondió Eriol en voz baja.

Al paso por los pisos del edificio, Supergirl buscaba, usando su visión de rayos X y tras ubicar a las personas secuestradas y custodiadas por cuatro de los guerreros oscuros, Supergirl desde el piso anterior emprendió su vuelo, rompió el piso del siguiente edificio, atacó de sorpresa a los guerreros y los venció en poco tiempo sin dificultad, las personas asustadas vieron lo que sucedió y se sintieron aliviados.

–       Salgan por las escaleras, yo los guiaré la salida – avisó Supergirl.

Supergirl pasó al frente del grupo, eludiendo todo obstáculo en las escaleras del edificio hacia el primer piso, donde los condujo hacia la entrada del edificio.

Todas las personas que estaban en la calle se alegraron cuando el grupo de personas que estaban capturadas corrieron, en forma ordenada.

–       Esa es la señal, vamos – avisó Eriol.

Los dos jóvenes se metieron entre la gente, para que no sean vistos por las autoridades, mientras Supergirl pidió al personal de la policía que realizaran un pequeño censo de las personas rescatadas. Cuando ambos jóvenes entraron al edificio, Supergirl avisó al comandante de la policía.

–       Estén alerta, porque hay un peligro inminente que está por venir en este sector – avisó Supergirl.

El comandante de la policía aceptó y Supergirl entró de nuevo al edificio. Adentro se encontró con Shaoran y con Eriol.

–       ¿Dónde está Sakura? – preguntó Shaoran.

–       Está en el sótano – respondió Supergirl.

El trío fueron hacia abajo del edificio.

La grieta del hoyo era cada vez más grande, Sakura no podía creer lo que estaba viendo, quedando estupefacta.

–       Debes impedir que los demás rescaten a Superman – ordenó Natasha al androide.

–       Ya está abierto el portal – dijo el androide, eludiendo la respuesta.

–       ¿Qué vas hacer con este portal? – preguntó asustada Tsonomi.

–       A través de este portal, Fei Wang Reed vendrá – contestó el androide – es el momento propicio para que los dos jóvenes con grandes poderes sean sometidos por él -.

–       ¿A cuáles jóvenes se refiere? – preguntó Tsonomi.

–       Lo sabrás… – respondió el androide.

–       Miren eso – dijo Sakura cuando divisó a sus amigos, ellos miraron lo que estaba ocurriendo.

–       ¿Pero qué es esto? – preguntó Shaoran.

–       Es tal y como imaginaba… – dedujo Eriol.

–       ¿Sabes qué es? – preguntó Supergirl.

–       Es un portal de acceso hacia la dimensión en donde está Fei Wang Reed, los seres oscuros que aparecieron son los guerreros de ese brujo, seguramente sus planes van mucho más allá, entre ellos capturar tanto a ti Sakura como a Shaoran – respondió Eriol.

–       Tenemos que impedir – dijo decidida Supergirl.

–       Pero… ¿cómo? – dudó confundida Sakura.

–       Sakura… – explicó Eriol – tú, al igual que Shaoran son los únicos en esta dimensión que pueden contrarrestar este problema, si no lo hacen de una vez serán presas fáciles para Fei Wang Reed, ¿vas a permitir que eso ocurra? -.

–       No quiero… – respondió Sakura.

–       Entonces hay que intentar – dijo decidido Shaoran – Sakura, mi amor, si esa es la única manera, hay que hacerlo, ¿no recuerdas aquellos momentos y sucesos que hemos compartido y luchado juntos? -.

–       Pero Shaoran… – Sakura siguió dudando.

Eriol miró hacia abajo y luego por todos lados.

–       Supergirl no está – dijo Eriol.

Abajo el androide percibió la presencia de Supergirl, pero no la miró.

–       Con que viniste por fin – preguntó el androide mirando al portal.

–       Vine para impedir sus planes – respondió seria Supergirl.

–       ¿Y qué harás? Si tengo todo logrado – cuestionó el androide.

El androide se volteó y alzando el dedo índice de su mano derecha disparó un haz de luz roja hacia Supergirl, quien se protegió con sus manos, formando una barrera, después Supergirl corrió inmediatamente en gran velocidad para alejar al androide y tratar de acercarse hacia Superman.

–       Este es el momento – avisó Eriol.

El androide persiguió a Supergirl y la alcanzó para propiciarle un fuerte golpe con su mano derecha, del cual la lanzó para golpearse fuertemente contra la pared, formando una gran grieta. Supergirl se levantó rápidamente e insistió de liberar a su primo, sin embargo Natasha aprovechó para sacar el fragmento de kriptonita que colocó al frente de Superman, caminó en pasos lentos y sin que Supergirl se enterara, la expuso de espalda para debilitarla, luego le dio una patada por la espalda, para golpearla constantemente contra el piso.

–       Te mataré… te humillaré… te convertiré en polvo… – decía Natasha, cada vez que pateaba a Supergirl.

Sakura contempló el suceso y decidida advirtió a Shaoran y a Eriol.

–       Protegen sus ojos -.

Sacó la carta de la luz y la invocó para que aparezca, la carta al instante emitió rayos intensos de luz frente a todos, destruyendo a los guerreros oscuros que se acercaban al sótano y debilitando un poco al mismo portal.

Al no ver, Natasha arrojó el fragmento de kriptonita, golpeando en la nuca de Tsonomi quien cayó al suelo cerca del portal.

–       ¡Kara, saque a Tsonomi! – gritó Sakura.

Supergirl repuso sus fuerzas, llegó a donde estaba Tsonomi, la recogió en sus brazos y la llevó fuera del sótano.

–       ¡Shaoran, desate y lleve a Superman! – pidió Sakura.

La carta cumplió su labor y retornó en forma de carta a las manos de Sakura, en ese momento Shaoran desató a Superman.

El androide se levantó y sabiendo lo que hizo Sakura, se enojó.

–       Por fin veo a los tres, ustedes serán llevados a Fei Wang Reed, ni un humano  ni un kriptoniano podrán contra su deseo – dijo un poco sonriente el androide.

–       ¿Cuál deseo? – preguntó Sakura – ¿acaso te refieres a aquella princesa que se parece a mí? -.

–       El deseo del brujo es controlar los viajes por las dimensiones desde las sombras e impedir que tanto la princesa como el descendiente de Clow se revelen contra él – respondió el androide.

–       Si eso es lo quieren con nosotros, ¡no lo permitiremos! – negó Shaoran

Tsonomi levantó levemente sus ojos y miró a Supergirl quien la llevó hacia el primer piso.

–       ¿Eres… Supergirl? – preguntó Tsonomi.

–       Por supuesto – respondió sonriente Supergirl.

–       ¿Y las demás personas que estaban atrapadas? – preguntó Tsonomi.

–       Están a salvo – contestó Supergirl – por ahora quiero pedirte que salgas de este lugar, ya que la situación puede ser caótica, yo me encargaré de solucionarlo -.

Tsonomi agradeció a Supergirl y fue hacia la puerta principal del edificio, mientras Supergirl percibió una presencia negativa que se acercaba.

Una figura apareció caminando, vista desde lejos por todos los presentes ante el portal, Sakura reconoció la figura de aquel personaje.

–       Pero si es… ¿el científico? – preguntó sorprendida Sakura.

–       No… – negó Eriol – es el brujo Fei Wang Reed -.

Sin pensar, Shaoran atacó al portal, pero el androide lo impidió, concentrando un campo de energía sobre él, evitando que los rayos de trueno invocados por Shaoran causaran daño.

–       ¡No puede ser! – gritó enojado Shaoran.

Supergirl llegó rápido hacia el sótano, al mirar lo sucedido, pensó “Si tengo que destruir a este portal, tendré que atacar al androide” y avisó a Sakura.

–       ¡Sakura!  Distraeré y sacaré al androide, mientras te encargas con Shaoran y con Eriol en destruir este portal -.

Atacó de frente al androide, lo golpeó fuertemente y lo arrojó fuera del edificio, rompiendo las paredes del edificio en el interior y en el exterior, generando pánico a todos los japoneses quienes estaban en los alrededores del edificio.

–       ¿Cómo vamos hacer para destruir este portal? – preguntó Sakura.

–       Hay un método… – respondió Eriol – entre los tres debemos que concentrar nuestros poderes para lograr -.

Sakura y Shaoran no tenían más opción que aceptar, cada uno cerró sus ojos, colocando al frente sus manos y empezaron en concentrar sus poderes para cerrar el portal. El personaje que caminaba hacia el portal se dio cuenta de lo que el trío hacía y decidió en acercar más para atacarlos con una gran onda de energía, causando que los tres jóvenes cayeran aparatosamente al suelo.

–       ¿Pero quién nos ataca? – preguntó Shaoran quien se levantó.

Natasha recobró conocimiento, miró lo que sucedía, agarró una de la varas de metal que estaba en el sótano y caminó de espaldas de Sakura para golpearla y tirarla al portal, sin embargo alguien cogió uno de los extremos de la vara y la detuvo.

–       Ni lo intentes – dijo aquel hombre, quien alzó su brazo derecho para subir fácilmente a una Natasha sorprendida.

El trío de jóvenes se levantaron y se sorprendieron.

–       Por fin se recuperó – dijo Eriol.

–       Ahora no es el momento – respondió Superman, quien levantó a Natasha, la sentó en la silla y la amarró en pocos segundos.

–       Necesitamos que nos ayude – pidió Sakura.

–       ¿Dónde está Kara? – preguntó Superman.

–       Está en la ciudad, peleando contra el androide – respondió Eriol.

En la zona central y comercial de Tokio, los japoneses estaban temerosos de ver el combate aéreo entre Supergirl y el androide, inicialmente los guardianes de Sakura y de Eriol acudieron en ayudar a Supergirl, pero el androide se defendió de los ataques de los guardianes, usando su propia velocidad para golpear a cada uno, dejándolos confusos y bastantemente golpeados con sus poderes de ataque. Supergirl salvó a los guardianes, llevándolos uno por uno hacia la terraza de uno de los edificios.

–       Es bastante fuerte… – advirtió adolorido Yue.

–       Creo que no serviremos de ayuda… – Kero se resintió.

–       No digan eso – trató de alentarlos Supergirl – ustedes están aquí para proteger a sus amigos, les pido que reposen para que recuperen sus fuerzas, mientras yo derrotaré a ese sujeto -.

Dicho ello, Supergirl salió volando de la terraza y buscó al androide, quien comenzó a causar caos, destrozando edificios, autos, camiones, autobuses; generando gran pánico a todos los japoneses. Cuando Supergirl encontró al androide, lo atacó de sorpresa, lanzando lo más alto posible. El androide se repuso en la estratósfera y en velocidad vertiginosa bajó hacia donde estaba Supergirl, propinándole un fuerte golpe con sus manos para que ella cayera de manera estrepitosa al suelo de la avenida, hundiéndola a varios metros bajo tierra. Los transeúntes se quedaron atormentados ante el suceso.

–       ¡Deberías saber que esto apenas empieza! – gritó el androide.

Volando hacia uno de los importantes templos sintoístas, hizo un movimiento con los dedos de su mano izquierda hacia arriba. De repente, el cielo comenzó a oscurecer, las nubes comenzaron en acumular en el punto donde estaba el androide, quien emitió su energía para abrir el cielo, Supergirl se repuso y al contemplar el cambio repentino en el cielo se enojó.

Mientras tanto, en el sótano del Edificio Gubernamental, los cuatro personajes pensaron en cómo impedir que el personaje oscuro llegara del portal.

–       Tengo que arriesgar – decidió Eriol.

–       ¿Pero, cómo lo impedirás? – preguntó Shaoran.

–       Eriol, no lo hagas – pidió Sakura – no quiero que te sacrifiques -.

–       Sakura – respondió Eriol – debo impedir que ese brujo llegue, además, eres mi sucesora de la magia de las cartas y no quiero que arriesgues en vano -.

Al decirlo, Eriol invocó su báculo dorado en forma de sol y comenzó en caminar lentamente para atravesar el portal y enfrentar ante Fei Wang Reed.

–       ¡Por favor Eriol, no lo hagas! – gritó Sakura.

–       No se preocupe… – Superman trató de tranquilizar a Sakura – Eriol sabe lo que hará, solamente ustedes dos deben usar su magia para poder cerrar el portal -.

Cuando entró, Eriol miró que había bastante oscuridad, respiró y siguió avanzando, sin embargo algo lo detuvo.

–       Por fin te encontré Clow, esta vez de mi no escaparás… – dijo una voz masculina.

Eriol decidió no responder, cogió su báculo y se concentró para identificar dónde estaba el brujo.

–       Veo que no eres el mismo, entonces te acabaré… – desafió el brujo.

Luego una corriente de energía rodeó a Eriol quien se percató y concentró un campo de energía, sin embargo, la corriente penetró el campo por detrás, haciendo perder el control al joven.

–       Poco a poco controlaré lo que Clow nunca quiso: el gran poder de la princesa para controlar las dimensiones y mi dominio total sobre la bruja de las dimensiones… – dijo con aire de superioridad el brujo.

–       ¿Y podrás lograr? – preguntó Eriol – porque dudo que lo conseguirás -.

–       Lo que digas ya no tiene sentido Clow – respondió el brujo – porque serás el honor de ser el primero en sufrir y padecer -.

–       Fei Wang Reed, le aseguro que no lograrás – respondió desafiante Eriol.

El brujo atacó de nuevo, logrando herir a Eriol, quien desconcentrado y confuso cayó al suelo.

–       Te cabaré en este momento… – dijo el brujo quien se puso de frente ante un Eriol caído.

Cogió el traje que llevaba puesto Eriol y sonriendo malévolamente, invocó una espada en la otra mano, Eriol estaba rendido, no sabía qué hacer.

–       Despídete Clow… – dijo sonriendo Fei Wang.

Pero una gran corriente de luz entró al portal, esa luz hizo paralizar y cegar por un momento al brujo, alguien hizo arrebatar a Eriol de sus manos, el brujo se puso de frente.

–       No permitiré que mates a Eriol – era Sakura, quien invocó la carta de la espada y se dispuso en defender.

–       ¿Cómo te atreves a interferirme, Hime…? – cuestionó el brujo.

–       Para su información, soy la maestra de cartas, encomendada por el mismo Clow para usarlas – negó Sakura.

–       Sakura… no lo hagas… – pidió Eriol dolido.

La pelea entre Sakura y Fei Wang era bastante intensa, el brujo invocó sus poderes para debilitar y herir a Sakura, pero ella se defendió valientemente invocando la carta del disparo, tratando de alejar a Fei Wang de Eriol, luego invocó la carta del fuego para rodear las llamas al brujo y socorrió a Eriol, invocando la carta flote para llevarlo, sacándolo fuera del portal.

Sin embargo, al mirar que la carta llevó a Eriol hacia fuera, Sakura recibió un ataque sorpresa por la espalda que la dejó inmóvil, cayendo de rodillas.

–       Descuidaste cuando proteges a Clow, qué error de su parte Hime… – dijo el brujo, quien deshizo el círculo de fuego.

–       No lo lograrás… – respondió Sakura quien trató de levantar.

–       Claro que voy a lograr – insistió el brujo.

Fei Wang acercó caminado a donde estaba Sakura, cogió su rostro y sonrió maliciosamente al verla, pero no percató que desde el portal entró un fuerte viento que lo golpeó de frente, era Shaoran quien vino corriendo para abrazar a Sakura.

–       Levántate Sakura, debemos salir de aquí – pidió Shaoran quien trató de ayudarla para que ella se levantara.

–       Qué sorpresa, ahora viene el descendiente de Clow, ¡ahora ambos están bajo mi poder! – dijo el brujo, quien realizó un conjuro para formar un gran remolino hacia ellos.

Sakura se esforzó e invocó la carta del escudo para protegerse junto con Shaoran, pero el remolino era bastante fuerte que rompió el escudo y los lanzó para que cayeran cerca del portal.

–       Siento que alguien me está ayudando de la dimensión que ustedes salieron, ahora quiero controlar esa dimensión y destruir a Clow – sonrió de manera maliciosa el brujo, quien invocó un conjuro para coger a la pareja de jóvenes, quienes no podían mover.

Pero desde el portal salió un fuerte soplo de viento frío que empujó al instante al brujo, deshaciendo el conjuro.

–       ¿Quién es usted para arruinar mis planes? – preguntó enojado el brujo, quien lanzó un gran haz de luz hacia el portal, que al instante fue detenido por la mano derecha de Superman, quien entró al portal.

Superman contuvo el haz de luz y con su mano derecha impulsó para devolver y lastimar a Fei Wang.

–       Alguien quien ayuda a estos jóvenes a vivir y proteger esta dimensión – respondió Superman.

Fei Wang atacó de frente con su espada hacia Superman, pero él detuvo el ataque con sus manos, dio un fuerte golpe con su rodilla derecha al estómago del brujo, quien sin respirar cayó al suelo.

–       Puedes herirme… pero no me derrotarás… porque desde la otra dimensión… están logrando mi objetivo… ni ustedes podrán neutralizar… – dijo respirando con dificultad el brujo.

Sakura y Shaoran repusieron sus fuerzas y se levantaron, Superman fue para ayudarlos.

–       Es mejor que vayamos del portal y destruirlo – dijo Superman.

Sin embargo, el brujo hizo un conjuro para destruir a espaldas de Superman, Sakura percibió el conjuro, y sin mirar, invocó la carta del viento sin usar el báculo.

–       Ataque a ese brujo y envíelo lejos – pidió Sakura a la carta, Shaoran se sorprendió bastante.

La carta obedeció, destrozó el hechizo, fue directamente hacia el brujo y lo golpeó fuertemente, empujándolo hacia la dimensión de donde provino. Desaparecido el brujo, el portal comenzó en disminuir, Superman cogió a la pareja de jóvenes y todos salieron del portal a salvo, el portal disminuyó rápidamente hacia su desaparición.

–       ¿Pudieron derrotar a Fei Wang Reed? – preguntó Eriol.

–       No – respondió Sakura – falta algo más importante, y para ello debemos que ayudar a Kara -.

–       Iré con ustedes – dijo Superman – con mi ayuda, podemos impedir de un nuevo caos -.

–       Sakura, cuídate mucho, iré en ayudarte después – dijo Shaoran, mostrando confianza.

–       Gracias, eso lo haré mi querido Shaoran – Sakura lo abrazó y le dio un beso en la mejilla derecha de Shaoran quien enrojeció.

Eriol los miró y sonrió.

–       Haga todo lo posible, acompañaré a Shaoran para encontrar a los guardianes – dijo Eriol.

Sakura sonrió, invocó la carta vuelo sin usar su báculo y las alas se abrieron de su espalda.

–       ¿Lista? – preguntó Superman.

–       Si – respondió decidida Sakura.

Ambos salieron volando del Edificio Gubernamental, en busca de Supergirl para derrotar al androide.

Escrito el sábado, 13 de agosto de 2011.

Publicado para el Sitio Bagatela, Fanfiction y Facebook: viernes, 9 de septiembre de 2011.

Primera corrección: jueves, 3 de mayo de 2012.

Segunda corrección: domingo, 02 de diciembre de 2012.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Anime y Manga en Latinoamérica, Cómic, Cuentos y Fanfics