“El dinero acabó con el sentimiento”: Leandro Díaz (desde El Universal)


Desde El Universal de Colombia publican esta noticia:

“El dinero acabó con el sentimiento”: Leandro Díaz

Poco a poco Colombia y el mundo han visto cómo los escasos juglares del vallenato que hicieron grande este género, se han ido despidiendo y dejando un legado maravilloso para el folclor nacional. Hoy fue el turno de Leandro Díaz, quien hasta su último respiro se mantuvo en pie, luchando y componiendo de vez en cuando los versos máshermosos que alguien puede escuchar.

En abril pasado concedió una entrevista a Colprensa, días antes de recibir un multitudinario homenaje en el Festival de la Leyenda Vallenata. Leandro Díaz, entonces, volvió a mostrarse como “el hombre que no le teme a los años”. Porque a sus 85 años de edad, sin su sentido de la vista desde que nació, pero viendo con los ojos del alma, continuaba contagiando a todas las generaciones que se han enamorado con sus canciones y que han bailado al ritmo de ‘Matilde Lina’ o la ‘Diosa coronada’, pues se podría suponer que no hay un colombiano que no las haya escuchado.

Nacido en Hatonuevo, La Guajira, Díaz pasó los primeros años de su vida sin oír una canción, pero sí hermosas melodías como el canto de los pájaros y los sonidos de la naturaleza, experiencias que después se volvieron su más grande inspiración, antes de la llegada de la mujer, a quien sin verla, se la imaginaba como el ser más divino de todo lo creado, pero indescifrable, pues él mismo la describe como una “ecuación invencible”.

Sus primeras obras llegaron gracias a los momentos vividos en su tierra natal, recuerda que su primera composición resultó de la amistad que sostenía con su vecina.

Siendo aún un adolescente, se trasladó a Tocaimo, César, donde su verdadera vida artística empezó a orillas del río del mismo nombre, mostrando sus creaciones a los acordeoneros del lugar y cantando a capela para ganarse sus primeros pesos, como él recuerda.

Así llegaron sus primeras actuaciones ante el público, pasando por grupos musicales fugaces, hasta que conoció a Toño Salas, con quien estuvo cantando durante casi quince años. Pero Leandro se dio cuenta de que más para cantar, él había nacido para escribir, transmitir lo que sentía con el alma y el corazón, imaginarse a la mujer y crear sus letras en torno a ella.

Para leer completa esta noticia, pueden ir al enlace de El Universal: http://www.eluniversal.com.co/cartagena/cultural/el-dinero-acabo-con-el-sentimiento-leandro-diaz-123875

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Colombia, Controversia, Cultura Colombiana, Música Colombiana, Noticias y artículos, Reconocimientos

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .