Cuarto Fanfic: LA AMENAZA, Capítulo VIII


CUARTO FANFIC: LA AMENAZA

OCTAVO CAPÍTULO: SUPERGIRL Vs BRANIAC

Después de salir de la dimensión donde estaba perdida, Supergirl viajó hacia la dimensión donde estaba Watanuki, allá se metió volando hacia la tienda, donde entró y buscó por todos lados, hasta encontrar el cuarto, del cual Watanuki estaba reposando en cama.

–              ¿Qué te pasó? – preguntó sorprendida Supergirl.

–              Por fin viniste… – respondió sonriente Watanuki – todo el esfuerzo que hice para impedir que ese androide invada a la dimensión dónde estabas perdida…  -.

–              Pero regresé, esta vez convencida en corregir mi error y vencer de una vez por todas a Braniac, además, no quiero que desaparezcas – dijo Supergirl.

–              No te preocupes por mí Kara… – dijo Watanuki – Maru y Moro son excelentes enfermeras para mí… sabes bien que me he sacrificado en momentos más peores… por eso pude hablar recién con el joven viajero, quien me mantiene en vida… él está en buenas condiciones… por ahora, necesito que estés preparada para que regreses a tu dimensión… has podido recuperar tus poderes y venciste a la humanoide controlada por Braniac y por ello debes regresar de inmediato para que rescates a su primo… -.

–              Entonces ¿sabías que yo estaba en la otra dimensión? – preguntó Supergirl.

–              Sí, eso lo sabía… inicialmente me sorprendió de los poderes ocultos que tenía Haruhi… – contestó Watanuki – y en verdad, a pesar de que ella no sabe, te salvó tu vida… yo no hice nada… también la ayuda que hicieron los amigos de Haruhi, para que tuvieras otra oportunidad de retomar tu misión… en proteger a La Tierra… sabía que te salvarías, que eso era inevitable… pero no de lo que había imaginado… -.

–              Gracias por preocuparte de mí – agradeció Supergirl – pero necesito que me ayudes en regresar a mi mundo urgentemente -.

–              Eso tú puedes hacerlo – respondió Watanuki.

–              No entiendo… – dudó Supergirl.

–              Es sencillo… el portal que abriste de la dimensión donde estuviste tiene un puente de conexión del cual es éste… por lo tanto, vaya hacia la sala, ahí verás la insignia mágica que he preparado, solamente párate en esa insignia, concéntrate y regresarás a tu dimensión… – explicó Watanuki.

–              Perfecto, esta vez no defraudaré nunca Kimihiro, rescataré a mi primo y derrotaré a Braniac – con eso Kara se despidió de Watanuki, dando un beso en la frente de la cabeza del joven mago quien sonrió.

La kriptoniana fue hacia la sala, se paró sobre la insignia de magia de Watanuki, cerró sus ojos y se concentró, pensando en su primo, entró al portal y fue hacia la Fortaleza de La Soledad.

Cuando regresó a la Fortaleza, vio que el lugar estaba oscuro, no funcionaba nada, en ese momento concentró usando su oído para saber el paradero de Superman y de Braniac, y tras percatarse, la chica de acero emprendió su vuelo, directo a Europa.

El caos era inminente en la ciudad de Londres, Superman, cegado por los poderes de Braniac, tuvo el rechazo de varias partes del mundo, por lo cual tuvo que atacar a varias ciudades del mundo, iniciando en el mismo Londres, buscando por aquel joven mago quien estaba ayudando a Linda. Braniac, al paso de las ciudades, comenzó en cegar y en controlar las memorias de algunos de los gobernantes del mundo y en Londres aprovechó en secuestrar a Kaho, quien estaba conversando con Chloe sobre el paradero de Linda; a ambas mujeres las llevó hacia el sector central entre los históricos puentes de la ciudad sobre el río Támesis y el lugar del parque de diversiones moderno de la ciudad. Eriol, tras enterar de lo ocurrido, fue a las altas horas de la noche, acompañado por sus guardianes, para enfrentar a Braniac y buscar la forma de quitar esa ceguedad que estaba siendo controlado Superman.

–       Por fin viniste, ¿dónde está la kriptoniana? – preguntó en tono seco Braniac.

–       No tengo idea – respondió serio Eriol – es mejor que deje a ellas en paz, ellas no tienen nada que ver con Kara -.

–       No lo haré – negó Braniac.

–       Entonces tendré que derrotarte – advirtió Eriol, invocando su báculo.

–       Eres un humano, no tienes opción para aniquilarme – burló Braniac.

Después de invocar su báculo, Eriol decidió conjurar su magia para atacar a Braniac, pero éste lo elude, dejando expuestas a caer del puente antiguo, quienes estaban inconscientes.

Spinel y Ruby fueron atacados al instante por Superman de espaldas, golpeándolos para que cayeran rápidamente al piso, dejando desprotegido a Eriol.

–       Si no dices ¿dónde está la kriptoniana? Entonces ordenaré a Kal-El para que acabe con su vida y con las vidas de esas dos humanas – Braniac dio su palabra.

Eriol no aceptó y se puso a la defensiva, el alienígena caminó hasta ponerse de lado, mientras Superman se ponía al otro lado. Braniac ordenó, Superman se volteó y atacó de frente, propinando un fuerte golpe de su mano derecha al abdomen de Eriol, quien cayó de una vez al piso, luego el kriptoniano cegado cogió de los cabellos al joven con su mano derecha y lo lanzó fuera del puente, golpeando un puño de su mano izquierda a la quijada, lanzándolo fuera del puente para que cayera boca abajo y mal herido hacia las aguas del río.

Sin embargo, una fuerte corriente de viento y de sonido supersónico hizo tumbar al suelo a Braniac y a Superman, cogió para salvar a Eriol y lo llevó de nuevo hacia el puente.

Braniac se enojó mientras las identidades falsas de Nakuru y de Spinel levantaron sus ojos para ver a Eriol, llevado por los brazos de Supergirl, quien bajó y dejó a Nakuru para que cuide a Eriol.

–       Por fin regresaste… – dijo sonriente Nakuru, Supergirl acertó con su cabeza.

–       Lleven a Eriol lejos de acá, yo me encargaré de esta situación – pidió Supergirl, los guardianes  acertaron y Nakuru llevó a Eriol por su espalda.

Braniac ordenó a Superman para que atacara e impedir la huída de Nakuru, él acató la orden, pero en ese momento Kara sorprende a su primo, golpeándolo una fuerte patada al rostro, lanzándolo hacia el parque de atracciones, donde cae contra el sector de la montaña rusa, causando grandes cortos circuitos y estallidos.

–       Deberías estar muerta fuera de este mundo y de esta dimensión, ya que no me quisiste, ahora veo que has recuperado sus poderes, por eso voy a controlarte para que seas mía, al lado de su primo – dijo Braniac.

–       ¿Para qué? – preguntó seria Supergirl – ¿para acabar con La Tierra? Nunca aceptaré sus planes, por eso vine para recuperar a Kal-El de la manipulación que le haces -.

–       Al contrario – descartó Braniac – quiero que te enamores de mí, porque gracias a ti estoy vivo -.

–       ¡Para nada! – negó enojada Supergirl – usted cogió mis sentimientos para aniquilar a mis seres queridos, de quienes los seguiré queriendo a pesar que no estén, pero los llevo en mis recuerdos esos sentimientos que nunca lo entenderás, porque usted como Central de Inteligencia Interactiva eres un desperfecto desobediente de la ciencia kriptoniana -.

–       Bonitas palabras – celebró burlón Braniac – pero a pesar de que hayas regresado, es tarde, porque si no me deseas, entonces tu primo te aniquilará en este mismo momento bajo mis órdenes -.

Tras decirlo, Braniac ordena a Kal-El para que ataque de sorpresa a Kara, quien se opuso resistencia. Superman la engañó, colocando su mano derecha sobre el cuello de la joven, llevándola con fuerza hacia el fondo del río, formando una explosión de burbuja de agua al fondo. Supergirl no podía respirar ante la presión de la mano derecha de su primo y cuando éste colocó su mano izquierda para romperle la nuca, la kriptoniana golpeó con su rodilla varias veces sobre el abdomen de Kal-El, dándole un fuerte dolor, que luego dio otro golpe de patada entre las piernas al hombre de acero, descontrolándolo por completo, ese momento fue aprovechada por ella para darle un fuerte puñetazo de su mano derecha, lanzándolo fuera de las aguas del río hacia la estratósfera.

Braniac se enojó y llegó hacia las aguas del río, sin saber que Kara dio un fuerte ataque, saliendo de las aguas para darle una sorpresa, golpeándolo fuertemente con los puños de sus manos por el pecho del androide, después se volteó ágilmente para patearlo con su pie derecho, para que éste caiga hacia el antiguo puente, directamente hacia las inconscientes Kaho y Chloe para que ellas cayeran del puente, rescatadas de forma supersónica por parte de la chica de acero, llevándolas hacia un lugar seguro, hacia la casa de Eriol, para dejarlas en la cama y regresar hacia el puente para acabar con Braniac.

Sin embargo, cuando regresó al lugar, no encontró ni a Braniac ni a Superman, solamente estaban los policías ingleses, quienes pidieron a Supergirl para que les explicara lo ocurrido, ella tuvo que explicar todo y como ningún policía tuvo confianza en Superman, ella dijo:

–       Sé que mi primo no tiene esa clase de comportamientos agresivos con todos los seres humanos en estos días, él está siendo manipulado por Braniac, y yo lo voy a recuperar, para que recobra su juicio, por lo menos les pido confianza en mí – pidió Supergirl.

–       Esta vez te creemos Supergirl, espero que puedas resolver esta grave situación con su primo – respondió el inspector de la policía.

Supergirl agradeció la comprensión de la policía inglesa, y con gesto serio emprendió su vuelo rumbo al norte.

En el Ártico, Supergirl encontró a Braniac quien estaba llevando a un Superman inconsciente hacia la Fortaleza de la Soledad, al verlos emitió desde lejos los rayos de calor de sus ojos hacia el androide, quien sorprendido por el ataque se descontroló, dejando caer al kriptoniano; ella fue rápidamente en forma supersónica para rescatar a su primo y desaparecer en segundos hacia dentro de la Fortaleza, para recostarlo boca arriba.

–       ¡Jor-El! – gritó Supergirl – He vuelto gracias a usted, pero quiero pedir un gran favor, es sobre su hijo: ¡Ayúdame urgente para recobrar el conocimiento a tu hijo, expulsando toda la energía maligna, del cual Braniac lo tiene bajo control! -.

Dicho ello, Kara dejó acostado a Kal-El en el piso, luego fue hacia el panel de cristales, sacó uno de los cristales y lo incrustó ágilmente, para que saliera de una vez un haz de luz blanco para que penetrara sobre el cuerpo del hombre de acero y eliminar poco a poco todo el material maligno que dejó el androide.

Supergirl salió de la Fortaleza para enfrentar a Braniac, quien la sorprendió, estando detrás de ella.

–       No tendrás escapatoria Kara, te eliminará en este mismo momento – tras decir, Braniac disparó un haz de luz negro hacia la kriptoniana a quemarropa, quien de manera ágil, para voltear y atacarlo en el aire.

Ella golpeaba en forma de artes marciales hacia el androide, pero éste las esquiva con gran velocidad, luego él contraatacó disparando líquidos de color negro para neutralizarla, inicialmente la chica de acero las esquivó de cada líquido, pero los líquidos tomaron forma de una mano, para agarrarla de sus extremidades y convertir en líquido que comenzó a recorrer por todo el cuerpo de la kriptoniana, quien desesperada trató de salir del líquido, sin embargo del mismo líquido, Braniac descargó una gran cantidad de energía eléctrica, del cual hizo gemir de gritos a la hermosa joven.

–       Si no quieres ser para mí, nunca serás para nadie – dijo Braniac en tono seco – muere como te mereces, kriptoniana -.

Dicho ello, usando sus manos, hizo pequeña a la masa oscura que cubrió completa a Supergirl, para que comenzara a inflar y a expandir poco a poco. A la medida que la masa en forma de bola crecía, bajaba hacia la Fortaleza de la Soledad, para explotarla por completo.

Sin embargo, desde la misma Fortaleza se disparó una corriente de energía blanca que penetró a la gran masa oscura, en cuestión de segundos salió de la bola hacia la estratósfera, donde recibieron los fulminantes rayos del sol, ese suceso dejó enojado a Braniac quien voló rápidamente hacia aquel punto, pero desde ese punto el androide fue atacado por varios rayos de calor, que se unieron para formar un gran rayo láser rojo, del cual lo dejó descontrolado. Después dos haces de luz blanca en forma de espirales, tumbaron a Braniac, quien cayó de manera estrepitosa hacia el piso de la Fortaleza.

Minutos después, Braniac se levantó para ver a los dos kriptonianos, cada uno poniendo los puños de sus manos sobre sus cinturas.

–       Ustedes dos no deben vivir… ¡Nunca! – gritó rabioso Braniac.

Ni Superman ni Supergirl quisieron responder, sin mover la actitud seria que tenían en sus rostros.

–              Bien saben que no pueden destruirme – cuestionó Braniac, quien sonriente continuó – mientras yo esté en este mundo, mi objetivo es destruir a todo kriptoniano sobreviviente, no solo a ustedes, sino también a los sobrevivientes de la destrucción que hice a Argos City -.

Supergirl se enfureció y se abalanzó sobre Braniac, agarrando su mano derecha sobre el cuello del androide.

–       ¿Quiénes sobrevivieron? ¡Contesta! – preguntó furiosa Kara.

–       Uno de ellos es tu madre – respondió sonriente Braniac, quien continuó – si quieres, podré llevarte a donde está ella, cuando estén juntas y felices, las mataré – las palabras burlonas de Braniac hizo llorar a Kara, quien rabiosa lo golpeó varias veces -.

Superman cogió uno de los cristales y lo incrustó en el panel, para que aparezca una cámara de cristal molecular.

–       ¡Kara, lánzalo! – gritó Superman.

Con toda la rabia, Supergirl lanzó con sus manos a Braniac y luego le propinó una fuerte patada, tirándolo hacia la cámara, para que Superman lo cerrara y encenderlo para que los rayos combinados del sol amarillo y del sol rojo formaran una energía para reducir al androide en una bola oscura de metal, para que después lo lanzara en forma vertiginosa fuera de La Tierra, del Sistema Solar y de la Vía Láctea hacia las galaxias lejanas del Universo.

Los kriptonianos miraron lo que hicieron y después se abrazaron, Kara no contenía su llanto.

–       Todo ya pasó Kara… perdóname… por dejarme influenciar ciegamente en Braniac – Superman se disculpó.

–       Quien tiene que perdonar soy yo… de ahora hacia adelante nunca te defraudaré… nunca te dejaré solo Kal-El – respondió triste Kara.

–       Lo que hiciste en salvarme lo has hecho por el bien – dijo Superman – bienvenida de nuevo, prima -.

Pasaron tres meses, de los cuales Supergirl tuvo que aclarar ante el mundo sobre lo que pasó a Superman y los motivos de los cuales causó que la humanidad lo rechazara. Durante una asamblea extraordinaria de las Naciones Unidas, Supergirl explicó sobre la amenaza que tuvo a ella y a su primo por parte de Braniac, la manipulación que hizo el androide al kriptoniano y la forma de recuperar el juicio y la razón del hombre de acero en manos de la joven, toda la explicación fue aceptada por unanimidad de toda la asamblea de la ONU y retiraron los rechazos que dieron hacia Superman.

Varias semanas después, Linda decidió vivir en la casa de la familia Danvers bajo el cuidado del hermano de George, Fred y su esposa Edna, mientras el director del Colegio Femenino de Midvale hizo la gestión para que Linda recuperara la posibilidad de estar becada para estudiar la carrera de Comunicación y Periodismo en la Universidad de Illinois de la ciudad de Chicago.

En el campus universitario, Linda iba acompañada con Clark, quien la visitó para charlar, caminando por los jardines del campus.

–       ¿Cómo te has sentido? – preguntó Clark.

–       Mucho mejor… – respondió Linda, respirando el aire de las plantas del jardín – he pasado este tiempo en vivir en La Tierra y la verdad me acostumbré. Pensé que sería una extraña, un fenómeno, pero los días que comparto con todos los humanos me he sentido contenta, sé que hay mucho más de lo que expresan y hacen los habitantes de este planeta: su compañerismo, su humildad, su cariño, su comprensión… Ahora comprendo el aprecio que tienes por La Tierra y por ello eres su protector y defensor, cómo me encantaría lograr lo que has logrado… -.

–       Piensas sabiamente y eso me gusta, que bueno que hayas recuperado tu alegría y tus esperanzas de vivir – dijo sonriente Clark.

–       Todo eso lo debo a ti, a mis amigos, no solo aquí en los Estados Unidos, sino también en Japón y en Inglaterra – dijo Linda.

–       A propósito… ¿qué pasó con sus amigos de Japón y de Inglaterra? – preguntó Clark.

–       Pues Kimihiro recuperó de las dolencias que sufrió para continuar manejando la tienda, en verdad él si sabe curarse; Eriol y Kaho también se recuperaron, inclusive me han invitado para que los acompañara en un acto de compromiso, estoy segura que serán felices; Chloe volvió a ejercer su profesión de periodista en uno de los periódicos ingleses – contó Linda.

–       Qué bueno, esos son los amigos que te aprecian y te ayudan en todo momento, nunca los abandones, en especial a Sakura y sus amigos, ya que si luchamos juntos podremos dar paz y tranquilidad a La Tierra – dijo Clark, quien propuso algo – por eso quiero preguntarte ¿si quieres formar parte de La Liga de La Justicia? -.

–       ¿La Liga de la Justicia? – Linda se sorprendió.

–       Así es… – respondió Clark – es una organización de héroes con grandes poderes sobrenaturales para proteger, no sólo a La Tierra, sino también toda la galaxia -.

–       Me sorprende que me propusieras eso Kal-El, además, estaría encantada en formar parte – respondió Linda, quien luego dudó – pero por ahora no quiero integrarme, me dedicaré a mis estudios, además que quiero olvidarme de todo lo que nos pasó, y en especial cuando Braniac nos ha mentido a ambos que hubiera sobrevivientes, después de la destrucción de Argos City -.

–       Entiendo lo que decides hoy Kara – dijo Clark – por ahora haz lo que creas conveniente, pero nunca debes abandonar de nuevo tu misión, ¿me prometes? -.

–       Por supuesto que prometo y gracias por siempre entenderme – prometió Linda, quien preparó su maleta y se puso unos anteojos para levantar e ir a clases, Clark también se levantó.

–       ¿Y esos anteojos? ¿Dónde los consiguió? – preguntó sorprendido Clark.

–       La verdad… – sonrió Linda – no es que quiero ser igual a ti, pero estos anteojos los encontré en aquella dimensión de donde estuve perdida, cuando estuve con Kyon en el espacio encerrado para buscar el cristal base, antes de encontrarlo, encontré estos anteojos; después de salir, mostré al grupo de la brigada los anteojos, en ese momento, Yuki Nagato, la humilde humanoide, me dijo  que eran de ella, pero cuando quería devolverle, ella lo rechazó y me dijo que estos anteojos eran un regalo que ella me dio, para que lo usara cuando regresara a esta dimensión, cuando sea Linda Danvers -.

–       Me alegra Kara, entonces cuídate, regresaré a Metrópolis a trabajar en The Daily Planet, nos veremos en cada fin de semana… – al decirlo Clark, ambos escucharon en sus oídos un conteo de reloj – ¿Lo escuchas? – preguntó.

–       Si… – respondió Linda.

–       Espérame, iré en averiguarlo – cuando Clark fue, habló con un vigilante.

Linda usó su visión de rayos x, viendo un automóvil que dejó un joven al frente del edificio de las oficinas de los decanos, el joven caminó rápidamente para que nadie lo sospechara; dentro del auto, ella vio un artefacto explosivo, después fue hacia su primo.

–       El sonido se escucha desde el automóvil, convenza al vigilante, porque es una bomba – avisó Linda.

–       ¿Qué vas hacer? – preguntó Clark.

–       Llamar a la policía – dijo Linda, quien se fue trotando.

–       ¡Espera! – gritó Clark.

Pero el vigilante, al abrir la compuerta de la parte trasera del auto y pidió a Clark  para que se quedara.

–       Es una bomba – dijo el vigilante.

–       ¿Cómo dices? – preguntó Clark.

–       Es un conteo regresivo en menos de un minuto -.

–       Tengo que acompañar a mi prima para avisar a la policía… – dijo Clark.

–       Conozco en desactivar bombas, y necesito que me ayudes – pidió el vigilante.

Clark no sabía qué hacer, sin embargo vio a Linda entrar en uno de los edificios. “Si yo no puedo hacer en estos momentos, porque podré exponerme en medio de personas, estoy seguro que Kara lo hará” pensó Clark.

Después de entrar, Linda quitó su cabello café oscuro corto, quitó sus gafas y quitó su camisa para quitarse de ropa y en velocidad supersónica subió la terraza como Supergirl, luego emprendió su vuelo para llegar hacia el lugar donde estaba el automóvil.

–       Permítame señor vigilante, pero llevaré el auto – dicho eso Supergirl alzó el auto y lo llevó hacia el cielo para que el conteo terminara y explotara en la estratósfera.

Minutos después de la explosión, los universitarios se alegraron que Supergirl estaba bien, quien se quedó en el cielo, viendo con su visión telescópica al joven que corría lo más lejos posible del campus, voló hacia él y cuando éste llegó hacia una calle angosta, sacó su celular para llamar, sin percatar que al voltear se asustó al ver a Supergirl, quien estaba parada cruzando sus brazos al mirarlo.

–       ¿Llamabas a alguien? – preguntó sonriente Supergirl – porque si quieres, te propongo algo para que me ayudes en capturar a sus jefes, de mi parte convenceré a las autoridades para que rebajen la condena, ¿me ayudas? -.

Una hora después, cuando el grupo de delincuentes se encontraron con el joven en una de las bodegas, fueron sorprendidos ante los ataques que realizó Supergirl, ellos resistieron disparando con sus armas de fuego hacia la hermosa joven, quien no le afectó para nada y contragolpeó de manera rápida; para dejarlos inconscientes, los amarró y los llevó como un paquete, volando hacia una estación de policía, donde los entregó a las autoridades quienes investigaban sobre el fallido atentado al campus universitario.

Por la tarde, al llegar Supergirl hacia el campus, fue recibida por la alegría y los agradecimientos de la comunidad universitaria.

–       Gracias a todos por depositar la confianza en mí, pero ahora me tengo que ir, debo proteger a más vidas – dijo sonriente Supergirl, quien quería emprender su vuelo.

–       ¡Espera! Una pregunta – interrumpió Clark – ¿vas a continuar con su misión? -.

–       Por supuesto, a eso me dedico al lado de mi primo, quien me propuso que yo esté en la Liga de La Justicia – respondió sonriente Supergirl – pero tengo algo por cumplir, muchas gracias -.

Los universitarios pidieron a Supergirl que firmara autógrafos, ella los concedió y se tomó fotos con ellos. Uno de los decanos se acercó a Clark para preguntar sobre Linda.

–       No se preocupe señor decano – respondió Clark – seguramente ella tenía algo importante de qué hacer, cuando la encuentre llamaré la atención y avisaré para que ella inicie sus estudios -.

Supergirl agradeció contenta por el recibimiento de la comunidad universitaria y emprendió su vuelo por el cielo, rumbo hacia la dirección de los rayos del sol en el horizonte del atardecer.

FIN

NOTA DEL AUTOR: Agradezco mucho por la confianza que me han depositado en que escribiera este cuarto fanfic, seguramente en los próximos meses estaré comenzando a publicar mi quinto fanfic. A las y los que leyeron mi fanfic, muchas gracias y a los que les gustaron mis historias, mucho más.

 

Escrito el sábado, 16 de marzo de 2013.

Publicado para el Sitio Bagatela, Fanfiction, Wattpad y Fanfic.Es el martes, 20 de agosto de 2013.

3 comentarios

Archivado bajo Anime y Manga en Latinoamérica, Cómic, Cuentos y Fanfics

3 Respuestas a “Cuarto Fanfic: LA AMENAZA, Capítulo VIII

  1. Pingback: Cuarto Fanfic: La Amenaza (capítulos completos) | BLOG BAGATELA

  2. Creo que ese no es el final.

    Bueno al menos creo yo que Braniac volverá mas adelante.

    Superman esta feliz de tener de vuelta a Kara, mas que nada porque son parte de una raza perdida y tal vez sean los únicos. Por lo mismo deben estar mas unidos.

    La liga de la justicia???

    Ojala salga mi amado Batman jajaja…soy mas fan de el que de superman la verdad.

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .