La extensión mundial del manga japonés (desde Ecos de Asia)


Desde Ecos de Asia publican el siguiente artículo:

La extensión mundial del manga japonés.

Incontables resultan los artículos que hemos realizado en Ecos de Asia centrados en el manga y el anime japonés: monografías sobre autores concretos, obras o géneros, además de la recepción en España del manganime o de fenómenos globales en los que se ve también inmersa esta parte de la cultura japonesa contemporánea.

Hoy vamos a plantear un breve epígrafe generalista, dividido en dos artículos de los cuales presentamos hoy el primero, que pudieran servir como marco para muchos de los textos anteriores, y que se dedican a mostrar las herramientas que han hecho posible que todo este género cultural se extienda a lo largo del mundo occidental. Algo, a priori, extraño. Si pensamos en los aparatos electrónicos producidos por grandes marcas japonesas como Sony o Toshiba –desde aparatos de lectura de CD hasta videoconsolas- son concebidos desde su origen para el consumo interno del país, pero también para la exportación. Lo mismo sucede con los automóviles (en los que Toyota o Mitsubishi son marcas reconocidas y compradas a nivel mundial) o con multitud de productos, que funcionan bien dentro y fuera de las fronteras del archipiélago nipón. Sin embargo, el manga y el anime no parecían creaciones que pudieran tener una fácil recepción más allá del mercado interno: ¿entendería fácilmente un occidental las reminiscencias al teatro Noh o Kabuki, el prisma religioso japonés –con su posición propia acerca del cristianismo- o la forma de concebir el sexo y su representación? No parecía algo muy probable. La sociedad japonesa tiene fama tanto de culta como de cerrada en sí misma, y su cultura visual parecía un fiel reflejo de ello.

La propia forma de lectura, de derecha a izquierda, desde lo que consideramos en Occidente contraportada hasta nuestra portada, resultaba de por sí algo extraño en manos europeas o norteamericanas, acostumbradas además a un estilo visual que no terminaba de encajar con los ojos grandes y las expresiones y onomatopeyas tan características de la tradición local japonesa. Sin embargo, como destaca Paul Gravett (periodista, difusor del cómic a nivel mundial, y uno de los estudiosos de este tema), las series de animación lograban, por el contrario, exportarse con relativa facilidad. Lo cierto es que el anime era relativamente más sencillo de vender a productoras internacionales gracias a que requería tan sólo un nuevo doblaje (en ocasiones ni siquiera aplicado a la canción inicial o al cierre), y como mucho un corte u otro de censura.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Ecos de Asia: http://revistacultural.ecosdeasia.com/la-extension-mundial-del-manga-japones-i/

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Anime y Manga en Europa, Anime y Manga en Japón, Anime y Manga en Latinoamérica, Comunidades, Controversia, Cultura Japonesa en España, Cultura Japonesa en Latinoamérica, Imagen, Japón, Noticias y artículos

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .