Inicio » Actualidad » Las consecuencias de la enfermedad holandesa… colombiana (desde Razón Pública)

Las consecuencias de la enfermedad holandesa… colombiana (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Las consecuencias de la enfermedad holandesa… colombiana

El gobierno no quiso ver los síntomas de la enfermedad holandesa que sufrió la economía colombiana durante los últimos diez años. Y en lugar de enfrentar el mal, optó por desconocerlo.

La expresión “enfermedad holandesa” alude a las dificultades que padeció aquel país a finales de la década de 1950, cuando los excedentes derivados de sus abundantes hallazgos de gas no fueron una bendición sino una desgracia. Durante la década siguiente los economistas empezaron a utilizar esta expresión para referirse a tres síntomas que suelen acompañar las bonanzas derivadas de los recursos naturales:

  1. Revaluación de la moneda nacional,
  2. Aumento pronunciado de las importaciones, y

  3. Pérdida de la actividad industrial.

Estos tres síntomas se presentaron sin duda alguna en Colombia, pero a pesar de la claridad del diagnóstico, el gobierno se negó a aceptar que el país sufría la enfermedad.

La enfermedad holandesa se refleja ante todo en la llamada “cuenta corriente de la balanza de pagos”, donde básicamente se comparan las exportaciones y las importaciones de bienes y servicios de cada país. Según cifras del Banco de la República, los siguientes son los saldos de esta cuenta durante los últimos años en Colombia (en miles de millones de dólares).

Es pues claro que Colombia viene mostrando un déficit creciente desde el año 2001 y que en 2015 el déficit habría ascendido a 14,4 mil millones de dólares, lo que equivale al 6 por ciento del PIB (este dato es una estimación porque aún no se conocen los saldos definitivos).

Aquí debe notarse que – aunque elevado – el déficit de 2015 fue menor que el de 2014 porque durante el año pasado comenzó el proceso de devaluación, que ha logrado frenar un poco el crecimiento de las importaciones.

Por su parte las cifras definitivas de 2014 permiten una mirada de conjunto sobre los tres grandes saldos de la economía. En el sistema de cuentas de un país, los faltantes o excedentes de los sectores público y privado tienen que compensar con los saldos del sector externo, o sea que automáticamente se cumple esta ecuación:

Saldo en cuenta corriente de la balanza de pagos= balance público + balance privado

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/econom%C3%ADa-y-sociedad/9140-las-consecuencias-de-la-enfermedad-holandesa%E2%80%A6-colombiana.html

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s