Inicio » Actualidad » La educación en 2016: hay que apostarle a la calidad (desde Razón Pública)

La educación en 2016: hay que apostarle a la calidad (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

La educación en 2016: hay que apostarle a la calidad

Un artículo reciente del New York Times analiza un problema que tiene mucha pertinencia para la educación colombiana: en Estados Unidos se han conseguido tasas de cobertura muy altas en la secundaria (o nivel medio en Colombia) pero con bajos niveles de calidad en la formación de jóvenes pobres, la mayoría de los cuales egresan sin las competencias intelectuales requeridas para proseguir a estudios superiores (college) o para acceder a oportunidades laborales con una buena remuneración.

Varias pruebas académicas corrientes en Estados Unidos han mostrado graves déficits en matemáticas, comprensión de lectura, escritura y conceptualización entre los jóvenes de extracción más popular. Y esto implica condenarlos a trabajos marginales, precarios e inestables, que hoy se extienden a más del 30 por ciento de la fuerza laboral de ese país.

De lo anterior se siguen dos implicaciones importantes:

• La eficacia limitada de un alto gasto público en educación de jóvenes pobres. Esto da pie a interrogantes sobre el método apropiado para tener educación de buena calidad entre sectores marginados y con escaso capital cultural.

• La persistencia de una movilidad social limitada y el aumento de la (ya muy alta) desigualdad, pues esos jóvenes están condenados a los peores destinos laborales.

La situación para el caso colombiano ha sido bien analizada en un documento publicado por la Universidad de los Andes, “La lotería de la cuna: movilidad social a través de la educación en municipios de Colombia”.

Remediar semejante inequidad debería ser el centro de los propósitos nacionales que resulten de los acuerdos de La Habana: sería inútil firmar esos acuerdos si ellos no se traducen en avances significativos en temas como la igualdad de oportunidades educacionales – si es que buscamos algo más que una excusa formal para la rendición digna de la guerrilla-.

Es bien sabido que la calidad de la educación ofrecida a la mayoría de los estudiantes en Colombia es muy pobre, como confirman las pruebas nacionales (Saber) e internacionales (PISA).

Pero el balance sería todavía más pobre si se evaluaran las áreas que no se miden en las pruebas señaladas, como las artes, la formación en fisiología y alimentación, la formación literaria, la capacidad de argumentación razonada, las competencias comunicativas, la educación en tecnología, la formación filosófica o la educación histórica y sociológica.

Lo que no se califica en las pruebas estandarizadas, de papel y lápiz, es mucho más importante y significativo en la formación integral del estudiante, que lo que pueden medir evaluaciones de este tipo – que además tienen grandes limitaciones técnicas y metodológicas-. Así pues que debemos dejar de reducir la calidad de la educación a lo que se evalúa en las pruebas de opción múltiple, ignorando o subvalorando los otros saberes y competencias que tienen tanta importancia en el mundo actual y determinarán el desempeño de nuestros estudiantes como ciudadanos, trabajadores y seres humanos.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/econom%C3%ADa-y-sociedad/9136-la-educaci%C3%B3n-en-2016-hay-que-apostarle-a-la-calidad.html

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s