Inicio » Actualidad » Los siete retos de Peñalosa para mejorar la movilidad de Bogotá (desde Razón Pública)

Los siete retos de Peñalosa para mejorar la movilidad de Bogotá (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Los siete retos de Peñalosa para mejorar la movilidad de Bogotá

Uno de los logros del hoy exalcalde Gustavo Petro fue democratizar la inmovilidad en Bogotá. No importa dónde se viva, se trabaje, se estudie o se hagan las compras, en materia de movilidad lo que todos vivimos a diario es un auténtico calvario.

En efecto: según la encuesta Bogotá Cómo Vamos 2015, el 61 por ciento de quienes se mueven en bicicleta y el 32  por ciento de quienes se movilizan en el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) están insatisfechos. Así mismo, para el 59 por ciento de los encuestados ha empeorado el servicio en Transmilenio.

Son pues enormes los retos en movilidad que enfrentará la administración Peñalosa, no solo porque la paciencia y la confianza de los bogotanos están en sus niveles más bajos, sino por la avalancha de anuncios que ha hecho el alcalde entrante. Aquí presento y analizo los restos que aparecen más apremiantes.

1. Corte de cuentas. Este es el desafío más urgente. La retórica de Petro saturó a los bogotanos de anuncios y promesas que no se cumplieron nunca. Ahora Peñalosa tiene que hacer un balance real del estado en que recibe los diferentes proyectos de movilidad, e informar a la ciudadanía de manera clara, precisa y por supuesto objetiva.

Si no lo hace podría darse un divorcio muy rápido entre su administración y la opinión ciudadana: los bogotanos no queremos más pajaritos en el aire.

2. Peatones. El mal estado de los andenes es consecuencia de que los últimos gobiernos sencillamente renunciaron a la tarea de garantizar un espacio público seguro, digno y de calidad para que los peatones podamos movernos por la ciudad.

Es una lástima que se hayan perdido los grandes esfuerzos de otras épocas para garantizar los derechos del peatón. Peñalosa tiene ahora el desafío de retomar esta bandera y tener andenes que inviten a caminar: iluminados, arborizados, continuos, con rampas para facilitar el acceso y con mobiliario urbano. Además por supuesto de llegar a cero peatones muertos o heridos en accidentes de tránsito.

3. Bicicletas. En Bogotá -y en el mundo entero- este es el momento de la bicicleta. Por eso  debe aumentarse la oferta de ciclo-parqueaderos, tanto públicos como privados, en todas las localidades de la capital. También debe garantizarse el mantenimiento de la red de ciclo-rutas, así como la conexión entre sus distintos tramos y con la red de transporte público: los ciclistas deben poder hacer algunos trayectos complementarios en buses para ayudar a promover el uso de este vehículo.

También se necesita mejorar las condiciones de seguridad de los ciclistas. Para ello hay que tener más iluminación en las ciclovías, aumentar la presencia de policías en lugares peligrosos, y adelantar campañas de cultura ciudadana para que los ciclistas respeten y sean respetados.

4. Transporte público. En esta materia Peñalosa tendrá varios y complejos desafíos, empezando por el metro y por supuesto incluyendo a Transmilenio y al SITP en su conjunto.

En cuanto al metro hay dos aspectos claves para la ciudad:

  • Primero, y  gústennos o no, Bogotá ya tiene unos estudios que indican por dónde debe ir la primera línea del metro. Por eso el nuevo alcalde no debería hacerle al metro lo que le hicieron a Transmilenio los gobiernos de izquierda: frenarlo hasta poner en riesgo su viabilidad. Por el contrario, Peñalosa debería dedicar su probada capacidad gerencial a construir el metro en el tiempo previsto y con los menores sobrecostos posibles, dejando listo además su respectivo plan de expansión.
  • Lo segundo es la financiación del metro, pues es evidente que el precio del dólar  hará más cara cualquier inversión en el futuro. Apretado por el cambio en la situación fiscal, el gobierno nacional ha guardado un silencio sospechoso ante las discusiones que sobre el tema se han venido dando en Bogotá. Por eso – más que si el metro debe ser elevado, a nivel o subterráneo- el asunto de veras importante en la agenda del alcalde Peñalosa es concretar y asegurar los desembolsos, sin duda gigantescos, que habría de hacer la Nación para el metro en Bogotá.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/regiones-temas-31/9134-los-siete-retos-de-pe%C3%B1alosa-para-mejorar-la-movilidad-de-bogot%C3%A1.html

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s