Archivo diario: 25 enero, 2016

Tributo a LUIS OSPINA (evento 56 FICCI 2016)

Luis Ospina, primer director colombiano con tributo en el FICCI

En su edición 56, el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias –FICCI-, por primera vez rendirá tributo a un director colombiano. Luis Ospina, es uno de los pioneros del movimiento conocido como Caliwood, el legendario grupo de artistas que renovó el cine colombiano, en la década del 70. Ospina será homenajeado con la proyección de una selección de sus películas junto con las de varios directores que lo han influenciado en su vida personal y su carrera cinematográfica. Su nueva película, Todo comenzó por el fin, tendrá su estreno nacional en el festival.

Maestro de maestros, con una inteligencia visionaria que ha marcado a varias generaciones. La obra de Luis Ospina cuenta con más de treinta títulos como director, la mayoría dentro del género documental. Películas que con humor, escepticismo y desenfado han cuestionado y creado mitos, mezclado lo culto y lo popular y que le han dado relevancia a momentos, obras y personajes de la cultura colombiana. Su trabajo recorre épocas y formatos, desde el Super-8mm hasta el video digital, sin perder esa consistencia y esa cualidad que lo convierten en “un observador de la vida“. Ha tenido muestras y retrospectivas en salas y museos de Nueva York, Caracas, Santiago, Buenos Aires, Toulouse, Barcelona y Madrid, y recibido múltiples distinciones, entre ellas el Premio Toda Una Vida Dedicada al Cine concedido por el Ministerio de Cultura. En sus más de 40 años de carrera, además de director, ha sido guionista, montajista, sonidista, camarógrafo, crítico y actor.

Ospina pertenece al “Grupo de Cali”, un grupo de amigos que en medio de los caóticos años setenta y ochenta, logró hacer del cine una celebración permanente y desafiante, produciendo un conjunto de películas que son parte fundamental de la historia del cine colombiano. Junto a él estaban personajes como Carlos Mayolo y Andrés Caicedo, cinéfilos por religión a los que se les deben la revista Ojo al Cine, que se publicó entre 1974 y 1977, y el Cine Club de Cali.

Por esa entrega y dedicación al séptimo arte, y en reconocimiento a una labor que ha aportado lucidez y originalidad al difícil camino que el cine colombiano ha atravesado para llegar al buen momento que vive en la actualidad, Luis Ospina será el primer director colombiano que recibirá un tributo en la historia de las 56 ediciones del FICCI. Para ello se exhibirán Un tigre de papel (2007), largometraje ganador del Premio Signis del Rencontres Cinémas d’Amérique Latine de Toulouse, que entre la verdad y la mentira recorre la historia de un país; La desazón suprema: retrato incesante de Fernando Vallejo (2003), que recorre la obra y dibuja la personalidad de este polémico escritor y le valió el Premio Radio France International en el mismo evento; y Nuestra película (1993), una obra en colaboración con el artista Lorenzo Jaramillo antes de su muerte.

También se presentará el largometraje de ficción Pura sangre (1982), con el que Ospina recibió una Mención del Jurado de la Crítica en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, en 1983. El homenaje incluye la proyección de los cortometrajes Capítulo 66 (1994); Acto de fe (1970); Autorretrato (dormido) (1971); Asunción (1975); la serie documental Adiós a Cali (1990); y la obra de videoarte Video (B)art(h)es (2003), inspirada en el texto de Roland Barthes, Fragmentos de un discurso amoroso.

Adicionalmente, se proyectarán películas que han sido determinantes en la vida y obra de Luis Ospina, las cuales fueron seleccionadas por él mismo, divididas en un programa de largometrajes y otro de cortometrajes. Los largometrajes son: Los ojos sin rostro (1960) de Georges Franju, obra que fue inspiración fundamental para Pura sangre; Retorno al pasado (1947) de Jacques Tourneur, el mejor filme de cine negro según el director colombiano; General Idi Amin Dada: A Self-Portrait de Barbet Schroeder, “el documental más cómico que he visto” y, En construcción (2000) de José Luis Guerín, obra de vital importancia para el trabajo reciente de Ospina y otros documentalistas como él.

En el programa de cortometrajes se proyectarán Las Hurdes (1933) de Luis Buñuel, corto que introdujo a Ospina al “documental de la crueldad”, como él mismo lo denomina; y los cortometrajes de material encontrado del director estadounidense Bruce Conner: A Movie (1958), Cosmic Ray(1962), Report (1967) y Marilyn Times Five (1973), los cuales fueron elegidos por Ospina porque los vio durante sus estudios en UCLA y para él marcaron el descubrimiento de esta manera de hacer cine documental.

Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias
Calle San Juan de Dios, Baluarte San Francisco Javier
Cartagena, Colombia

Teléfono: (57 – 5) 664 2345
Fax: (57 – 5) 660 1037
www.ficcifestival.com

La agencia de comunicaciones del FICCI
es Velvet Voice, de Laboratorios Black Velvet.

Si requiere información adicional contáctenos:
lbv@lbv.co / velvet_voice@lbv.co /velvet.voice@lbv.co
Movil: (57) 310.349.2415 / 320.271.1088
Tel: (57+1) 232.1857 /300.1847
www.lbv.co

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Cine colombiano, Cine Internacional, Colombia, Controversia, Cortometrajes, Cultura Colombiana, Directores, Documentales, Eventos en Colombia, Eventos Internacionales, Festivales, Imagen, Largometraje, Noticias y artículos, Organizaciones, Premiaciones, Proyecciones, Reconocimientos

Los arroceros aprenden a vivir en un mundo con menos agua (desde La Silla Vacía)

Desde La Silla Vacía publican el siguiente artículo:

Los arroceros aprenden a vivir en un mundo con menos agua

El primer semestre del 2014 Óscar Pérez tomó la decisión de no hacer lo que lleva haciendo desde hace casi dos décadas. Contraviniendo su instinto de mediano agricultor, este cordobés de 47 años decidió pararle bolas al consejo que le dio un grupo de científicos: no sembró arroz en abril y tampoco sembró en mayo.

Nunca llegaron las lluvias que debían anegar el arroz en ese temprano 2014, dándole forma al espejo de agua en el que crecen -entre zancudos y libélulas- las espigas del cereal. En cambio, los arroceros de Montería y Cereté que sí sembraron lo perdieron todo. No cosecharon ni un bulto cuando vino agosto.

Él y los otros 179 productores que decidieron confiar en esos pronósticos climáticos -repartidos entre la región de Montería y la de Lorica- evitaron unas pérdidas que, sumadas, llegaban a unos 8 mil millones de pesos. Al menos ese es el cálculo que hacen, multiplicando los 4 millones que cuesta sembrar una hectárea con riego y las 2 mil hectáreas que se quedaron en tierra negra.

Un semestre después la historia se repitió, aunque con menor dramatismo. En vez de sembrar en septiembre y recoger en enero como siempre hacían, Pérez y sus vecinos aplazaron un par de meses: siguiendo los mismos consejos, solo cultivaron en noviembre y cosecharon en marzo.

“Salió perfecto: cogimos una buena producción y buenos precios”, cuenta Óscar, explicando que -dado que agarraron un momento en el mercado en que había poca oferta- vendieron la carga un 40 por ciento más cara. Y este año, el más caliente que se ha registrado en Colombia en toda su historia, todos volvieron a consultar a los científicos antes de hundir las semillas de arroz en el barro.

Esa experiencia muestra cómo los datos científicos están convirtiéndose -así sea todavía solo en estos pilotos- en una de las mejores herramientas que tienen los agricultores para adaptarse a la realidad del cambio climático que, como ha contado La Silla Rural, ellos ya están sintiendo fuertemente en sus parcelas.

Y cómo el Gobierno, si quiere realmente transformar las condiciones de vida en el campo para millones de campesinos -como plantean los acuerdos de La Habana- y convertir a Colombia en una potencia de producción de alimentos, tendrá que invertir en multiplicar esos datos y volverlos accesibles en los rincones más alejados del mundo rural.

En los últimos cuatro o cinco años las temperaturas han cambiado en todo el país y, con ellas, se volvieron locos los calendarios de lluvias a los que estaban acostumbrados los campesinos colombianos.

“Acá antes los aguaceros eran distribuidos: llovía cada semana, cada quince días. Ahora, cuando llega, llega de una vez -muchas veces en los meses en que menos te lo esperas- y cae salvaje. Lo pone a uno apurado a sacar el agua”, dice Roberto Botero, un agrónomo mientras camina por los bordes de un campo recién sembrado en el pueblo de Saldaña, corazón de la producción de arroz del Tolima y del país.

Esos cambios, que se han traducido en miles de cosechas perdidas y que han dejado a los agricultores en todo el país sin herramientas prácticas para entender cómo volver a ser productivos, subrayan uno de los mayores problemas que enfrenta Colombia en las próximas décadas.

El país tiene emisiones de gases de efecto invernadero relativamente bajas comparado con otros países pero es -como demostraron las devastadoras olas invernales de 2010 y 2011- muy vulnerable a los efectos del cambio climático. Y, por lo tanto, debe concentrar buena parte de sus esfuerzos -y de su plata- en adaptarse a esa realidad. Algo que hasta ahora está comenzando a pensar.

Esa es la razón por la que Colombia y un grupo de países aliados latinoamericanos promovieron fuertemente, como contó La Silla, que el nuevo acuerdo global para luchar contra el cambio climático -al que llegaron 195 países hace más de tres semanas en París- reconozca por primera vez la importancia no sólo de mitigar los gases de efecto invernadero lanzados a la atmósfera, sino también de gradualmente incluir compromisos en adaptarse a su impacto. Y aunque por ahora las metas en adaptación del nuevo tratado que reemplaza al de Kioto no serán obligatorias para los países, que aparezca es toda una victoria para los países en desarrollo.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de La Silla Vacía: http://lasillavacia.com/node/52478?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=El%2520pol%25C3%25A9mico%2520Icbf%2520del%2520Atl%25C3%25A1ntico%253A%2520fort%25C3%25ADn%2520de%2520los%2520Char

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Agricultura, Campesinos, Ciencias, Clima, Colombia, Comunidades, Controversia, Debates, Estadísticas, Investigaciones, Medio Ambiente, Noticias y artículos, Resultados

LINKSYS ANUNCIA SOPORTE PARA LOS RUTEADORES WRT MÁS RECIENTES

LINKSYS Y DD-WRT ANUNCIAN SOPORTE PARA LOS RUTEADORES WRT MÁS RECIENTES

DD-WRT Ahora es Soportado en los Routers WRT1900AC, WRT1200AC, y WRT1900ACS

Linksys®, el líder en soluciones de redes para el hogar y las empresas, y DD-WRT®, un firmware OpenSource alternativo basado en Linux adecuado para una variedad de ruteadores WLAN y sistemas integrados, anunciaron hoy la ampliación del soporte de DD-WRT para incluir a los ruteadores WRT1900AC, WRT1200AC, y el recientemente anunciado WRT1900ACS Dual-band Gigabit Wi-Fi.

DD-WRT amplía hoy las opciones de firmware de terceros a la serie WRT de ruteadores más allá del soporte actual que se ofrece a través de la versión “Chaos Calmer” de OpenWRT, y coloca a la plataforma WRT como la principal opción para los desarrolladores de código abierto. DD-WRT también podrá brindar soluciones de firmware a la medida para las aplicaciones comerciales creadas sobre la plataforma Linksys WRT como lo ha hecho en los últimos 12 años o más en el venerable WRT54G.

“Con Linksys y Marvel trabajando juntos para mejorar el soporte para las CPUs y radios Wi-Fi de Marvel, DD-WRT ahora puede brindar un soporte estable y robusto para la moderna serie de ruteadores WRT en nuestra plataforma de firmware alternativa, basándonos en lo que inicio hace varios años con el primer WRT”, señaló Pter Steinhäuser, Codirector General de DD-WRT.

“Hoy nos sentimos honrados de que DD-WRT soporte a la serie completa de ruteadores WRT. Esto le brinda a los usuarios que han dependido del soporte de DD-WRT para las aplicaciones legadas de sus ruteadores WRT una poderosa ruta de actualización del hardware utilizando lo último en tecnología AC Wi-Fi y las velocidades de Gigabits encontradas en los galardonados ruteadores WRT1900AC, WRT1200AC y WRT1900ACS”, indicó Vince La Duca, director de productos de Linksys.

Puede consultarse más información sobre el soporte de DD-WRT para la Serie de ruteadores Linksys WRT en http://www.dd-wrt.com/wiki/index.php/Main_Page.

Acerca de New Media-NET y DD-WRT

NewMedia-NET desarrolla software para soluciones de comunicación. Su software de ruteadores de código abierto DD-WRT le permite a la compañía establecer asociaciones con fabricantes líderes de productos de hardware inalámbricos. NewMedia-NET también ofrece servicios de desarrollo y de soporte a la medida a sus clientes. Para consultar más información, visite el sitio del proyecto DD-WRT en www.dd-wrt.com.

Acerca de Linksys

LOGO_Linksys_Final

La marca Linksys ha sido pionera en la conectividad inalámbrica desde su fundación en 1988 con sus estrategias de innovación e ingeniería líderes, y la mejor tecnología, diseño y servicios a clientes. Linksys permite que la gente goce de un estilo de vida conectado en el hogar, el trabajo y en movimiento, y con sus productos galardonados, simplifica el control del hogar, el entretenimiento, la seguridad y el acceso a Internet a través de funcionalidades innovadoras y un emergente ecosistema de aplicaciones y socios. Linksys es parte de Belkin International. Para consultar más información, visite linksys.com, síganos en Facebook y Twitter o véanos en YouTube

Fernando Gutiérrez

IMS Colombia
Av. Carrera 19 # 114-09 of 404
Interamerican Marketing Solutions
t. . 571- 7449985 cel. 3124588440
www.imsmarketing.com

Deja un comentario

Archivado bajo Contenidos Digitales, Dispositivos, Gestion empresarial, Innovación, Noticias y artículos, Tecnología, Telecomunicaciones

El salario mínimo: se necesita un cambio de política (desde Razón Pública)

Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

El salario mínimo: se necesita un cambio de política

Los colombianos estamos acostumbrados a que el mes de diciembre, además del descanso y los festejos, trae las discusiones sobre el salario mínimo y su posterior fijación por parte del gobierno nacional. Y el diciembre pasado no fue distinto.

Pero a diferencia de otros años, esta vez no solo no hubo acuerdo entre las partes sino que la Confederación General de Trabajadores de Colombia (CGT) anunció una demanda por inconstitucionalidad contra el Decreto 2552 que fijó un aumento del 7 por ciento al salario mínimo.

Hay que recordar que las discusiones sobre salario mínimo no se limitan a los aspectos económicos, sino que tienen muchos elementos de tipo político. Según la imagen que se presenta al público, se trata de una negociación entre empleadores y trabajadores donde el gobierno en cabeza del Ministerio del Trabajo actúa como mediador.

Pero el gobierno no es un mediador imparcial sino el empleador más grande de Colombia y la fijación del salario mínimo afecta directamente los ajustes de la nómina gubernamental. Además, debido a que este salario ha convertido en un factor de “indexación” o corrección automática de muchas cosas (tarifas de servicios públicos, multas, etc.) estas decisiones afectan los ingresos del gobierno y de muchas entidades privadas.

Uno de los aspectos que más complicaron las negociaciones fue el aumento de la  inflación, resultante tanto de la devaluación del peso, que encareció las importaciones, como del fenómeno de El Niño, que aumentó el precio de los productos agrícolas, en especial de los alimentos.

Según el DANE, la inflación en 2015 fue de 6,7 por ciento, mientras en los años anteriores se había mantenido en menos del 4 por ciento. Es decir, el aumento del salario mínimo que decretó el gobierno apenas compensó la pérdida de poder adquisitivo.

Con frecuencia se dice que la inflación medida por  el índice de precios al consumidor (IPC) no es adecuada para reajustar el salario mínimo porque quienes lo ganan son personas de bajos ingresos en cuya canasta de consumo los alimentos tienen un peso mayor que en la del resto de los colombianos, y en el último año los alimentos se encarecieron más que los demás elementos de la canasta familiar.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/econom%C3%ADa-y-sociedad/9153-el-salario-m%C3%ADnimo-se-necesita-un-cambio-de-pol%C3%ADtica.html

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Colombia, Comunidades, Controversia, Debates, Denuncias, Economía, Estadísticas, Investigaciones, Leyes y Decretos, Noticias y artículos