Inicio » Actualidad » Justicia: la crisis que pasa desapercibida (desde Razón Pública)

Justicia: la crisis que pasa desapercibida (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Justicia: la crisis que pasa desapercibida

Desde el punto de vista administrativo, la justicia colombiana navega sin norte. Para constatar esta afirmación bastaría con mencionar los varios puntos críticos donde el sistema de justicia está hoy por hoy estancado:

  • El Consejo de Gobierno Judicial, creado por la reforma constitucional conocida como “equilibrio de poderes”, no ha podido constituirse por irregularidades en la elección de sus miembros, lo cual llevó al Consejo de Estado a suspender el procedimiento.
  • La Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, un organismo agonizante, ya no tiene la legitimidad necesaria para ejercer el gobierno de la Rama Judicial y varios de sus magistrados están de salida.
  • La Corte Suprema de Justicia no ha logrado cubrir las vacantes necesarias para completar el quórum que permita la elección del Fiscal General de la Nación el próximo mes de marzo. Esta situación implicará un estado de interinidad donde será el Vice-fiscal quien encabece la entidad, lo cual no le conviene a la Fiscalía ni a la justicia porque en este momento deberían redefinirse las políticas de la institución.
  • La entrada en vigencia del Código General del Proceso y la adopción de la oralidad en los juzgados civiles y de familia que estipuló el Acuerdo PSAA15-10445 de la Sala Administrativa han sido muy traumáticas. Esta medida ha encontrado el rechazo tajante de los jueces por la creación de los Centros de Servicios Judiciales, entidades que alteran la estructura clásica del juzgado según fue establecida por la Ley Estatuaria de Justicia.
  • Una vez los trabajadores de la Rama regresaron de vacaciones se ha producido un cese de actividades en varias ciudades (aunque ya hay un principio de acuerdo que tiene como fecha de corte el 28 de febrero). Pero como la Sala Administrativa no tiene la legitimidad suficiente para ponerse al frente del problema, seguramente en marzo volveremos a los paros judiciales que afectarán la prestación del servicio.

Afortunadamente en Colombia no tenemos problemas de independencia y autonomía de la Rama Judicial, ni de cooptación por parte del gobierno, como ocurre en Ecuador o en Venezuela. Pero tenemos males de otra naturaleza:

  • Inexistencia de una política judicial coherente,
  • Divorcio entre las normas y las realidades sociales,
  • Falta de voluntad política para hacer las necesarias reformas de fondo,
  • Un corporativismo que distorsiona o coopta las pocas reformas que logran aprobarse,
  • Incentivos equivocados para el litigio, y
  • Dificultad para entender que los jueces deben estar blindados de injerencias en el ejercicio de su función jurisdiccional, pero que en las políticas judiciales deben intervenir todo el Estado y la ciudadanía.

Es cierto que la reforma de “equilibrio de poderes” constituyó una especie de punto de inflexión en la administración de justicia, en tanto en su debate se admitió que el diseño institucional establecido por la Constitución de 1991 para el gobierno y administración de la Rama no había resuelto los problemas endémicos de la justicia colombiana.

El fracaso anterior fue atribuido en buena parte al hecho de que la Constitución hubiera alejado a los jueces de la administración de la Rama, ya que los magistrados de la Sala Administrativa no representaban a los jueces y empleados judiciales. La reforma en consecuencia añadió al organismo de gobierno un representante de los jueces y magistrados de los tribunales, y otro representante de los empleados judiciales. Pero no corrigió la sobrerrepresentación de las altas Cortes (un representante por cada una).

Lo atinado habría sido asignar un representante a cada jurisdicción, además de incluir al Fiscal General de la Nación, como quiera que esta entidad se lleva más de la mitad del presupuesto de la justicia. Es increíble que ni el gobierno ni el fiscal hubieran defendido la idea, apenas razonable, de que la Fiscalía estuviera presente en el órgano de gobierno de la Rama judicial.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/politica-y-gobierno-temas-27/9185-justicia-la-crisis-que-pasa-desapercibida?utm_source=MadMimi&utm_medium=email&utm_content=Acoso+sexual%3A+el+caso+Ot%C3%A1lora+y+los+muchos+de+cada+d%C3%ADa&utm_campaign=20160201_m129593451_Acoso+sexual%3A+el+caso+Ot%C3%A1lora+y+los+muchos+de+cada+d%C3%ADa&utm_term=Jorge+Iv_C3_A1n+Cuervo

Anuncios

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s