Inicio » Actualidad » ¿Y quién vigila a la Policía? (desde Razón Pública)

¿Y quién vigila a la Policía? (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

¿Y quién vigila a la Policía?

Desde el año pasado la Policía Nacional ha sido protagonista de varios escándalos que desdicen de la imagen positiva que había logrado la institución y por supuesto contradicen el papel que corresponde a los cuerpos armados del Estado, más todavía cuando se vislumbra la firma de un acuerdo final  entre el gobierno y las FARC.

Para entender la situación actual es importante repasar algunos hitos en la evolución histórica de nuestra policía:

  • La Policía Nacional comenzó a profesionalizarse en 1940, con la apertura de la Escuela General Santander y la reglamentación de la carrera de oficiales, suboficiales y agentes.
  • En la revuelta popular del 9 de abril de 1948 (el Bogotazo) participó buena parte de aquella fuerza policial; pero después de “limpiarla” de liberales, el Partido Conservador en el gobierno la convirtió en su brazo armado.
  • En 1951, el gobierno  puso a la Policía bajo el mando de un oficial del Ejército, sin que dejara de depender del Ministerio de Gobierno. Tras el “golpe de opinión” del general Rojas Pinilla en 1953, la Policía fue trasladada al Ministerio de Guerra y pasó a ser la cuarta de las Fuerzas Armadas. Además, fue sometida al régimen de justicia penal militar. Se completó así su perfil militar, incluida una estructura jerárquica vertical.
  • En 1960, el primer gobierno del Frente Nacional nacionalizó la Policía, separándola de las Fuerzas Militares y dejándola bajo la tutela del ministro de Guerra, un general del Ejército en servicio activo (en 1965, el Ministerio de Guerra cambió su nombre por el de Defensa).
  • En 1966, tras formulase su primer estatuto orgánico, la Policía inició su actividad investigativa (Policía Judicial) y se orientó más hacia el control urbano.
  • En 1971 la Policía fue redefinida como un cuerpo armado de carácter permanente para la guarda del orden público interno.
  • Durante la década de los años 80, la Policía sufrió la violencia derivada de la expansión del narcotráfico. Al mismo tiempo, el Estado se convirtió en un factor más de la violencia atizada por las guerrillas entonces en expansión. Estas violencias reafirmaron la militarización de la Policía y de otro lado llevaron a la “policivización” de los militares.
  • En 1991, la Constitución definió la Policía como cuerpo civil armado que hace parte de la Fuerza Pública y el presidente nombró al primer ministro civil de Defensa en casi 40 años (la Policía entonces pasó a depender de un funcionario civil).
  • Tras el escándalo por violación de derechos humanos en una estación de policía de Bogotá, en 1993 se adoptó un nuevo estatuto para la institución.
  • En 1995 se reforzó la profesionalización con el denominado “nivel ejecutivo policial” y la definición de cuatro especialidades: Policía Urbana, Policía Rural, Policía Judicial y Cuerpo Administrativo.

El entrecruce de funciones que resulta de los eventos anteriores no es fácil de corregir mientras persista el enfrentamiento bélico entre organizaciones delictivas y las instituciones armadas de un Estado débil.

La autonomía relativa de una Policía Nacional cuasi-militar, que depende de un ministro civil que administra las Fuerzas Militares, la convirtió en una rueda suelta. Esta situación ha impedido modificar su estructura vertical y ha hecho difícil la colaboración con autoridades civiles e instancias ciudadanas.

Es verdad que la reforma de 1993 creó el Consejo Nacional de Policía y Seguridad Ciudadana, integrado por el presidente de la República, algunos ministros, el comisionado nacional para la Policía, un gobernador y un alcalde. Pero en la práctica este organismo no ha llegado a funcionar porque la institución sigue sujeta al mando interno jerarquizado y por tanto se resiste al intercambio de propuestas con otros organismos del Estado. Además, el Sistema Nacional de Participación Ciudadana no funcionó como estaba previsto y acabó por diluirse.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/economia-y-sociedad/9217-y-quien-vigila-a-la-policia?utm_source=MadMimi&utm_medium=email&utm_content=Jugar+la+paz+a+cara+o+sello%3A+el+plebiscito+de+Santos&utm_campaign=20160215_m129802759_Jugar+la+paz+a+cara+o+sello%3A+el+plebiscito+de+Santos&utm_term=Francisco+Leal

Anuncios

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s