Inicio » China » Una visita guiada por la literatura oriental (desde La Nación)

Una visita guiada por la literatura oriental (desde La Nación)


Desde La Nación de Argentina publican el siguiente artículo:

Una visita guiada por la literatura oriental

Hay vastas zonas de este mundo que aún desconocemos o las consideramos, sin mucha justificación, páramos ignotos para una parte de la humanidad. Y es un desconocimiento que no puede saldarse fácilmente con viajes relámpago a ese territorio. Es que el turismo, se sabe, siempre tiene ese aroma de puesta escena, de ser parte de un decorado descartable, de suspensión momentánea de la realidad. Es, en definitiva, todo lo opuesto a la verdadera experiencia.

Uno de esos grandes espacios de tierra misteriosa al que todavía Occidente no puede terminar de comprender es Oriente. Una buena forma de ingresar en ese suelo, quizás una manera tímida y por cierto con extrema seguridad, es a través de la literatura. ¿Qué autores vale la pena leer? ¿Por dónde conviene empezar? ¿Y quiénes están escribiendo cosas interesantes en estos mismos momentos? Para responder estas preguntas acercaron sus conocimientos de la literatura oriental una serie de escritores que hace tiempo vienen trabajando sobre esas páginas extranjeras.

El primer nombre que sale de la boca de Sergio Bizzio, el autor de Rabia y Planet, es Yukio Mishima (1925-1970): “El pabellón de oro es una de las novelas más hermosas que leí en mi vida. El relato Muerte en el estío es el más terrible y el más triste. Todo Mishima me resulta siempre conmovedor. Pero mi escritor japonés preferido es Yasunari Kawabata.Mil grullas, La casa de las bellas durmientes, País de nieve, son obras maestras de la delicadeza, una combinación perfecta de pericia y sensibilidad. Debo haber leído Lo bello y lo triste unas veinte veces. Y no solamente lo disfruto, a veces también lo uso como correctivo: si estoy trabajando en algo y siento que la prosa deja de ser limpia y se pone oscura, o barroca, o muy escrita y retorcida, leo un rato a Kawabata. Eso sólo alcanza para cambiarlo todo.”

Eduardo Berti, escritor argentino radicado en Francia, cuenta que su interés es más fuerte por el Extremo Oriente que por el Oriente Medio, aunque lo apasiona mucho la antigua literatura persa: “Saadi, Rumi. Mi primer contacto fue con la literatura japonesa. Con los haikus, claro. Con Mishima, que estaba de moda en los ochenta, y sobre todo con el magistral Tanizaki, al que luego le siguieron Kawabata, Kobo Abe o Natsume Soseki y algunos libros exquisitos de los que conservo un gratísimo recuerdo y a los que vuelvo cada tanto: el Libro de la almohada, de Sei Shonagon; los cuentos de Ihara Saikaku o La edad de las maldades, de Fumio Niwa.”

Más tarde se fue volcando a la literatura china, que resultó decisiva para su novela El país imaginado. Así descubrió las raíces chinas de muchas cosas que le fascinaban de la literatura japonesa: “las listas que hace Shonagon y que provienen de un escritor chino del siglo IX llamado Li Yi-chan. También descubrí la apasionante tradición de cuentos de fantasmas y literatura fantástica que existe en China, con autores muy antiguos pero de rara modernidad como Gan Bao, Pu Songling o Ji Yun”.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de La Nación: http://www.lanacion.com.ar/1873662-una-visita-guiada-por-la-literatura-oriental

Anuncios

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s