Inicio » Actualidad » El Fondo que tocó fondo con Petro (desde La Silla Vacía)

El Fondo que tocó fondo con Petro (desde La Silla Vacía)


Desde La Silla Vacía publican el siguiente artículo:

El Fondo que tocó fondo con Petro

Uno de los primeros anuncios de Enrique Peñalosa al llegar a la alcaldía de Bogotá fue su decisión de liquidar el Fondo de Vigilancia y Seguridad y convertirlo en una cuenta que maneje la nueva Secretaría de Seguridad, algo que propuso en campaña y que era uno de los pocos puntos de acuerdo entre todos los candidatos.

Como uno de los argumentos de Peñalosa es la corrupción del Fondo, y éste ha estado en medio de escándalos, La Silla revisó los 106 procesos de contratación de más de mil millones de pesos que adelantó el Fondo entre 2012 y 2015. Y en efecto, a partir del análisis de esta base de datos que construimos, encontramos varios patrones que son indicios de corrupción o por lo menos de un gran desgreño administrativo.

El Fondo de Vigilancia y Seguridad es una entidad del Distrito, creada hace más de 30 años, para manejar las inversiones de la ciudad en seguridad. Por ejemplo, es la que construye y mantiene las estaciones de Policía, le compra los carros y los caballos a la Policía y a la Fiscalía en Bogotá, arrienda y equipa las Casas de Justicia en las localidades, compra las cámaras de seguridad y maneja la línea 1,2,3 y la que le paga la gasolina a las motos de los policías, entre otras cosas.

El Fondo tiene una particularidad y es que su única función es contratar. Es decir, no define políticas públicas, no interactúa con la ciudadanía ni saca decretos. Su función es gastar plata y el año pasado tuvo un presupuesto de inversión de más de 167 mil millones de pesos (y otros 12 mil de funcionamiento), que equivale a más de la mitad de las utilidades de Isagen el año pasado o de lo que costó Ser Pilo Paga ese mismo año.

Por eso, que su proceso de contratación deje tantas dudas es particularmente preocupante.

El Fondo ha tenido escándalos desde hace años, pero durante el gobierno de Gustavo Petro se terminó de convertir en un hoyo negro.

En sus cuatro años tuvo siete gerentes en propiedad y varios encargados. Y el único que sabía de seguridad fue el primero, Polo Ávila Navarrete, que solo duró tres meses, porque no tenía título profesional y el cargo se lo exigía.

Además, cuando en 2015 la Superintendencia de Industria y Comercio abrió una investigación formal a ocho empresas de seguridad por haber armado un cartel, la Fiscalía le imputó cargos a Ávila por supuestamente liderarlo.

El segundo gerente, el ex alcalde de Fusagasugá César Manrique Soacha que estuvo entre marzo y octubre de 2012, tiene una orden de captura desde diciembre de 2015 por el escándalo de la compra, sin licitación, de 100 motos eléctricas que han resultado inservibles y que Manrique firmó en el Fondo por 4.357 millones de pesos a pesar de que debían costar unos 3.100 millones.

Tras la salida de Manrique, apenas días después de firmar el contrato de motos eléctricas, Petro nombró a Natalia de la Vega, una profesora de ingeniería que no tenía conocimientos del sector de seguridad y que tras durar en el cargo un año dijo que “el Fondo no tiene arreglo”.

“Intenté hacer un trabajo interesante en el Fondo. Pero mi balance es que no vale la pena,  porque todos los esfuerzos son en vano. A mí me cambió la vida. Me tuvieron que poner escoltas, mi mamá recibió sufragios. La vida trastocada para siempre”, le explicó a El Diario Bogotano

El reemplazo de De la Vega fue la administradora de empresas Nelly Mogollón, quien tenía trayectoria en contratación en telecomunicaciones, y venía de ser la ficha clave de Petro para montar el esquema público de recolección de basuras como directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos. Mogollón renunció en julio de 2014, sin mayores ruidos.

El quinto gerente fue Máximo Noriega Rodríguez, un contador y abogado que no sabía del sector y venía de hacer política en el Atlántico con el condenado  ‘Cura’ Bernardo Hoyos: fue subsecretario y concejal de Barranquilla en los tiempos de Hoyos, director departamental de tránsito de Eduardo Verano y candidato a la Alcaldía de Barranquilla en 2007.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de La Silla Vacía: http://lasillavacia.com/node/53281?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=El%2520Fondo%2520que%2520toc%25C3%25B3%2520fondo%2520con%2520Petro%2520y%2520lo%2520que%2520une%2520a%2520Mar%25C3%25ADa%2520Isabel%2520Urrutia%2520con%2520ChocquibTown

Anuncios

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s