Inicio » Actualidad » El acuerdo sobre participación política: ¿cómo será el proceso de apertura democrática? (desde Razón Pública)

El acuerdo sobre participación política: ¿cómo será el proceso de apertura democrática? (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

El acuerdo sobre participación política: ¿cómo será el proceso de apertura democrática?

La firma del Acuerdo Final para la terminación del conflicto pondrá fin a 52 años de lucha insurgente, y desde ese momento las FARC deberán aceptar y acatar el régimen político, económico y social que establece la Constitución de Colombia.

Una vez desarmados, los exguerrilleros aspiran a mantener su cohesión para convertirse en un movimiento político que buscará respaldo electoral mediante la argumentación y la deliberación democráticas. Que los alzados en armas hayan decidido cambiar el uso de la violencia por la participación política es sin duda la mayor ganancia que ha tenido el país en décadas, en especial para las víctimas.

La participación política de actores armados al margen de la ley no es extraña para los colombianos. Hace apenas unos años, más del 30 por ciento de los congresistas llegaron a representar intereses de los grupos paramilitares, como se pudo comprobar una vez que la Corte Suprema condenó a más de 90 ellos por sus vínculos con esas organizaciones criminales.

Los llamados “parapolíticos” fueron elegidos con el apoyo financiero y militar (constreñimiento a los electores) de los grupos paramilitares. Todos los parapolíticos, en las elecciones presidenciales de 2002, sospechosamente coincidieron en apoyar al hoy senador Álvaro Uribe, lo cual implica que los aparatos armados de estos delincuentes participaron también en la elección presidencial.

El proceso de incorporación a la política de los desmovilizados de las FARC es diferente, pues se trata de un movimiento que emergerá tras la desaparición de esa guerrilla y no de la cooptación ilegal de los partidos políticos y de buena parte de las instituciones. Hoy se dejan primero las armas y luego se participa en política, con unos acuerdos públicos que serán analizados por todos los colombianos y refrendados por el pueblo soberano.

Para lograr el propósito de la paz, en el borrador conjunto sobre el punto 2 de la agenda de La Habana se acordaron algunas reformas legales para lograr “una ampliación democrática que permita que surjan nuevas fuerzas en el escenario político para enriquecer el debate y la deliberación alrededor de los grandes problemas nacionales y, de esa manera, fortalecer el pluralismo y por tanto la representación de las diferentes visiones e intereses de la sociedad, con las debidas garantías para la participación y la inclusión política”.

Las principales medidas y reformas convenidas son las siguientes:

Garantías para la oposición política. Lo primero que el Estado colombiano (no solo este gobierno) debe garantizarles a quienes dejan las armas es que no va sucederles lo mismo que a los dirigentes y militantes de la Unión Patriótica. Para esto deben brindarse garantías de seguridad a quienes participen en la actividad política, así como a los dirigentes sociales.

También deben crearse espacios para el diálogo social y la solución de las demandas de las organizaciones sociales.

En este punto y de manera específica el gobierno se compromete a cumplir el artículo 112 de la Constitución que exige consensuar y llevar al Congreso el Estatuto de la Oposición, el cual debe incluir garantías para las minorías (étnicas y políticas) y para quienes se declaren independientes.

Mecanismos democráticos de participación ciudadana. Se pactó establecer un conjunto de garantías para las organizaciones y los movimientos sociales, así como para la movilización y la protesta social.

Esto implica reformar los mecanismos de participación ciudadana para hacerlos aplicables, puesto que después de 25 años de vigencia de la Constitución no se ha podido revocar el mandato de ningún alcalde, no se han podido tramitar iniciativas de carácter normativo, no se ha logrado ejercer el referendo o el plebiscito y se ha debilitado la consulta popular. Esto ha creado una estrecha relación entre “democracia participativa y protesta social”.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/politica-y-gobierno-temas-27/9557-el-acuerdo-sobre-participaci%C3%B3n-pol%C3%ADtica-%C2%BFc%C3%B3mo-ser%C3%A1-el-proceso-de-apertura-democr%C3%A1tica.html

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s