Inicio » Actualidad » ¿Por qué indigna la remuneración de los políticos? (desde Razón Pública)

¿Por qué indigna la remuneración de los políticos? (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

¿Por qué indigna la remuneración de los políticos?

En La política como vocación, Max Weber identificó dos clases de políticos: unos que viven para la política y otros que viven de la política. En el primer grupo se encuentran los estadistas que ejercen un liderazgo natural y actúan por vocación de servicio. En el segundo grupo están aquellos que hacen de la política una fuente de enriquecimiento personal.

Aunque con la distinción de Weber es posible identificar a los buenos y los malos políticos, Caselli y Morelli, en su clásico escrito Bad Politicians, establecieron el criterio de la calidad de los ciudadanos que se postulan a cargos políticos para precisar aquella distinción. La calidad de un político depende de su competencia y de su honestidad:

  • Es competente aquel político que satisface las necesidades de sus electores a un costo social mínimo.
  • Y es honesto el político que ejerce sus funciones sin extraer de ello un indebido beneficio personal.

Cuando la cantidad de políticos de baja calidad, es decir, los incompetentes y/o deshonestos, es mayor que la de políticos de alta calidad, la balanza se inclina en contra de los buenos. Los políticos de baja calidad propagan una imagen negativa de todos los políticos, incluidos los de alta calidad, y esto desalienta a los ciudadanos honestos y competentes a elegir y ser elegidos. En palabras de Caselli y Morelli, “es obvio que muchos optan por caminos alternativos con el fin de evitar el contacto (para no ser confundidos) con los personajes de mala reputación y mediocres que pueblan los pasillos del poder político”.

La permanencia de una élite política de baja calidad se explica porque ella utilizó su poder para establecer reglas electorales también de mala calidad, de tal forma que su reelección siempre estaría garantizada. Esta infortunada selección de los ciudadanos que conforman el parlamento y los retos morales que afrontan en el ejercicio de su cargo explican el problema sistémico que impide la renovación de las élites políticas.

Según la encuesta de Latinobarómetro realizada en 2015, ante la pregunta “¿cuánta confianza tiene usted en el Congreso de la República y en los partidos políticos?”, el 78,7 por ciento y el 85,2 por ciento de los colombianos encuestados, respectivamente, respondieron que tienen poca o ninguna confianza.

Desde luego, este desprestigio es producto de la incompetencia, deshonestidad y abuso de poder de un número importante de parlamentarios de baja calidad. Esto se manifiesta en una reducida productividad legislativa, en la falta de acciones de control político y en el olvido absoluto de sus electores.

A lo anterior contribuye el hecho de que el Congreso funciona alrededor de la agenda legislativa que propone el gobierno nacional. Durante el cuatrienio 2010-2014 nuestros congresistas aprobaron el 67 por ciento de los proyectos de ley presentados por el gobierno, mientras que de los proyectos de origen parlamentario solo aprobaron el 11 por ciento. Pero aun: dentro de los proyectos de origen parlamentario abundan las leyes de celebraciones, honores y monumentos con las que se pagan favores políticos, mientras que proyectos trascendentales como las reformas a la educación superior, a la justicia y la salud fueron archivados:

  • El primero fue archivado por la incapacidad del Congreso y del gobierno para concertar una reforma con los educadores, los educandos y los demás artífices de la educación superior.
  • El segundo proyecto naufragó por los “micos” que favorecían a los congresistas, lo que de paso produjo la renuncia del ministro de Justicia.
  • El tercer proyecto fracasó gracias a la inoperancia de la Comisión Séptima de la Cámara, cuyo presidente nombró como ponentes del proyecto a todos sus integrantes.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/economia-y-sociedad/9554-%C2%BFpor-qu%C3%A9-indigna-la-remuneraci%C3%B3n-de-los-pol%C3%ADticos.html?utm_source=MadMimi&utm_medium=email&utm_content=Refrendaci%C3%B3n%2C+el+cabo+suelto+de+la+paz&utm_campaign=20160705_m132578215_Refrendaci%C3%B3n%2C+el+cabo+suelto+de+la+paz&utm_term=Luis+Hernando+Barreto_

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s