Inicio » Ciencias » Otra forma de contar la historia de las regiones (desde Razón Pública)

Otra forma de contar la historia de las regiones (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Otra forma de contar la historia de las regiones

Una buena parte de las ciencias sociales, y especialmente de la ciencia política, se ha dedicado a estudiar las causas y las consecuencias del conflicto armado. Debido a esto, algunas regiones periféricas de Colombia tienden a estar en la mira de los análisis académicos.

Si bien este conocimiento regional acumulado es de gran valor para enfrentar los desafíos de un posible acuerdo de paz con las guerrillas, no debemos olvidar que este énfasis sobre el conflicto nos ha hecho perder de vista la importancia de muchos otros temas. No exagero al decir que hoy se sabe poco de la historia de estas regiones en aspectos diferentes del conflicto armado.

Tengo la impresión de que quienes estudiamos las regiones nos movemos entre las investigaciones sobre el conflicto armado, por un lado, y las historias románticas de sus protagonistas, por el otro.

El libro de Fabio Melo, Colonización y poblamiento del piedemonte amazónico en el Caquetá. El Doncello, 1918-1972, es una excepción importante porque estudia al Caquetá sin romantizar su pasado y sin hablar del conflicto armado. Es un libro sobre colonización y poblamiento del piedemonte amazónico.

De El Doncello se habla poco porque, a diferencia de San Vicente del Caguán o de Cartagena del Chairá, este municipio está menos ligado con la historia de las FARC. En este sentido, el primer acierto de Melo es haber escogido un municipio poco estudiado para resaltar la diversidad del norte del Caquetá.

La extracción de quina –a finales del siglo XIX- y de caucho -hasta inicios del siglo XX- dejó una compleja red de trochas y de pueblos que serían decisivos para el futuro del Caquetá. La colonización campesina que siguió a estas actividades extractivas aprovechó ese entramado de caminos y pueblos. Así, la colonización campesina en sus inicios bajaba de las montañas para encontrarse con los ríos.

El problema radicaba en que los pueblos caucheros de aquel entonces estaban conectados con el interior del país y no entre ellos. Por ejemplo, quien en 1914 quería ir de Florencia a San Vicente del Caguán debía atravesar la cordillera Oriental y entrar al Huila. Una vez al otro lado, era necesario ir al norte del Huila para volver a atravesar la cordillera, pero esta vez en dirección al oriente. Según Melo, todo este trayecto tomaba, como mínimo, diecisiete días de viaje. La desconexión entre la capital de la Comisaría y su periferia era palpable, y por eso los curas (que eran el Estado) se quejaban de lo difícil que era llevar la palabra de Dios.

Si bien el gobierno nacional invirtió en el mejoramiento de las trochas caucheras, lo cual facilitó la llegada de colonos desde Huila y Tolima, los principales pueblos del Caquetá seguían desconectados entre sí. Cuenta el autor que en aquella época solo Florencia estaba conectada con Belén de los Andaquíes y San Vicente del Caguán con Puerto Rico.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/lectura-p%C3%BAblica/9583-otra-forma-de-contar-la-historia-de-las-regiones.html?utm_source=MadMimi&utm_medium=email&utm_content=N%C3%A9stor+Humberto+Mart%C3%ADnez%3A+el+fiscal+del+poder&utm_campaign=20160718_m133007164_N%C3%A9stor+Humberto+Mart%C3%ADnez%3A+el+fiscal+del+poder&utm_term=Javier+Revelo

Anuncios

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s