Inicio » Actualidad » ¿Por qué tanta corrupción en Colombia?: una respuesta sociológica (desde Razón Pública)

¿Por qué tanta corrupción en Colombia?: una respuesta sociológica (desde Razón Pública)


Desde Razón Publica redactan el siguiente artículo:

¿Por qué tanta corrupción en Colombia?: una respuesta sociológica

Odebrecht, Reficar, los comedores escolares, Interbolsa, la Guajira, el cartel de los pañales, el carrusel, Estraval, Córdoba…. La lista de casos de corrupción en Colombia parece interminable. ¿Qué está pasando?

La extensión y persistencia de las prácticas corruptas en Colombia demuestran que no se trata de un fenómeno ocasional y aislado, ni que es exclusivo de la política, sino que estamos ante tendencias profundamente arraigadas en la cultura que afectan los códigos morales más profundos.

La primera reacción ante este alud de corrupción es poner en entredicho la eficacia de los organismos de control y del sistema judicial. Pero aunque el papel de estas instituciones es muy importante, hay que notar que su actuación tiene ciertos límites y se reduce a los hechos cumplidos: estas entidades no hacen mucho en la prevención y poco o nada a la hora de combatir las raíces sociales del problema.

Empecemos por entender las etapas del desarrollo moral, que consiste en avanzar de una concepción centrada en el interés personal hacia el reconocimiento cada vez más extenso de  los derechos ajenos. En los estudios sobre psicología infantil (especialmente en los textos ya clásicos de Jean Piaget o de  Lawrence Kohlbert) se han identificado varios niveles o fases sucesivas en el proceso de construcción moral:

  • En la fase o bajo la orientación egocéntrica yo y lo mío son lo central.
  • En el nivel etnocéntrico los grupos a los cuales pertenezco y con los cuales me identifico pasan a ser el foco referencial: la familia, la comunidad local o el país como un todo (por ejemplo, en el nacionalismo).
  • Bajo la orientación mundo-céntrica, toda la humanidad constituye mi foco de referencia, y
  • En el plano cosmo-céntrico mi orientación se extiende a todos los seres vivos.

El proceso de desarrollo moral es acumulativo, o sea que el reconocimiento de los derechos se va ampliando sin excluir los referentes anteriores. Pero no todos los niños ni en todas las culturas se completa el proceso, de modo que la moralidad de muchas personas adultas corresponde a las etapas iniciales.

Los niveles superiores de esta escala —mundo y cosmo-céntricos— son esenciales para fundamentar una moral genuinamente interesada por los temas ambientales. Y en el nivel etnocéntrico el individuo necesita al menos abordar al país como un todo para fundamentar una moralidad genuinamente preocupada por la corrupción.

Aquí es donde está el problema: muy pocas personas alcanzan el nivel etnocéntrico ampliado. Es decir, a pocos les importa el país como un todo.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/conflicto-drogas-y-paz-temas-30/10015-%C2%BFpor-qu%C3%A9-tanta-corrupci%C3%B3n-en-colombia-una-respuesta-sociol%C3%B3gica.html

Anuncios

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s