Inicio » Artistas » Vicky, la voz que trascendió varias generaciones (desde El Tiempo)

Vicky, la voz que trascendió varias generaciones (desde El Tiempo)


Desde El Tiempo de Colombia publican el siguiente artículo:

Vicky, la voz que trascendió varias generaciones

Del alma generosa de la cantante Vicky, fallecida siendo aún ícono de la balada colombiana, habla Rito Galvis, quien se convirtió en su mánager y confidente, al punto de que ella lo llamaba ‘papá’.

“En un día de lluvia –recuerda Galvis–, encontró a un hombre con su mujer y tres niñitos en la calle. Los vio mojándose, y como ella vivía a una cuadra, se los llevó para allá. Los tuvo como un mes, les consiguió comida y ropa. Un día salió a comprarles algo, y cuando volvió a su apartamento, lo habían desocupado”.

La cantante y compositora, que trabajó hasta cuando ya la salud no se lo permitió más, murió por un cáncer de pulmón y síntomas de un episodio de neumonía, en Bogotá.

Nacida en Ansermanuevo, Valle del Cauca, en 1947, Esperanza Acevedo intentó primero estudiar Derecho, pero la música fue más fuerte, tanto que le deparó una carrera de 50 años: además de Pobre gorrión, que aún suena en la radio, canciones como Llorando estoy, Amigo caminante, Tan sola, Lloraré o Amor amargo fueron sus principales éxitos, cosechados desde su debut discográfico, en 1967.

“Lo mío fue accidental, no soy cantante, soy intérprete; la voz mía fue muy chiquita –dijo una vez Vicky a EL TIEMPO en una entrevista inédita–. El éxito no fue tanto de la voz como de las canciones. Es raro que digas ‘me gusta esa canción’ porque se enamoran del intérprete, y debería ser del compositor”.

“Cuando empecé a cantar, recuerdo que estaban Roberto Carlos y todos los mexicanos, y Manolo Muñoz, por México; de los argentinos, recuerdo mucho a Violeta Rivas”, dijo.

Paradójicamente, su seudónimo fue producto de un giro del destino: cuando se presentó para hacer parte del programa radial El club del clan, que se hacía en vivo, fue presentada por error como Vicky. Cuando preguntaron si alguien quería cantar, se molestó cuando los que estaban junto a ella gritaron: “¡Que cante Vicky!”.

Esperanza, quien había llegado acompañada por su madre, miraba para todos lados porque no entendía que se referían a ella.

Esto fue en realidad una ocurrencia de Guillermo Hinestroza, quien dirigía el espacio y la lanzó al agua.

Ese día –contó la cantante en alguna ocasión a EL TIEMPO– se diluyeron los sueños de tener algún día el cartón que dijera: ‘Esperanza Acevedo, abogada’. Sus letras reflejaban la mente de una niña de casa, apegada a las tradiciones.

“Alguna vez, a mis 16 años, fui a ver una película sola; no tenia novio porque era muy niña –contaba Vicky–. Era de Sandro, y creo que fue la única que vi sola, pensaba que era de Drácula porque aparecía con labios gruesos con un fondo negro”.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de El Tiempo: http://www.eltiempo.com/cultura/musica-y-libros/vida-de-vicky-cantante-colombiana-de-baladas-68144

Anuncios

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s