Inicio » Controversia » La batalla que cambió el destino de la Segunda Guerra Mundial (desde El Español)

La batalla que cambió el destino de la Segunda Guerra Mundial (desde El Español)


Desde El Español publican el siguiente artículo:

La batalla que cambió el destino de la Segunda Guerra Mundial

Hace 75 años, comenzaba una de las batallas decisivas de la Segunda Guerra Mundial. El atolón de Midway, en el Pacífico Norte, cercano a Hawái, fue el lugar donde todo cambió, y donde la acometida japonesa, que había arrastrado a EEUU al conflicto, comenzó a verlo todo en contra. Tras lo sucedido entre el 4 y el 7 de junio de 1945, nada fue igual.

El ataque a Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941, había humillado a un país que había mantenido sus dudas internas sobre la conveniencia o no de involucrarse en el conflicto que estaba incendiando el mundo. Las imágenes de sus buques destruidos y ardiendo golpearon a los norteamericanos, pero un análisis más detenido demostraba que los efectos no habían sido tan contundentes como se temía: la Marina salvó sus portaaviones, que estaban en ese momento en alta mar, y a la larga eso se demostró decisivo.

Fueron esos portaaviones los que lograron acercar aviones lo suficiente para que pudieran bombardear, por primera vez, ciudades japonesas, incluida la mismísima Tokio. Una experiencia que demostró a los nipones que su superioridad podía ser más aparente que real, si los aparatos de una nación a la que habían infligido tan contundente castigo eran aun así capaces de alcanzarles.

En los meses que siguieron a Pearl Harbor, los japoneses llevaron la iniciativa y fueron hostigando a los americanos, con batallas como la del Mar del Coral, en mayo. En la estrategia del almirante Isoroku Yamamoto, la toma de las islas Midway alejaría definitivamente a Japón del alcance de la flota americana, amenazaría Hawái, cortaría las rutas de suministro a Australia y Nueva Zelanda, y obligaría a EEUU a firmar una paz deshonrosa que garantizaría al Imperio del Sol Naciente el control del Pacífico.

Por eso, Japón reunió una flota impresionante para dar el golpe. Como en Pearl Harbor, se buscaba el efecto sorpresa, y hasta se enviaron barcos hacia Alaska para distraer a la flota comandada por el almirante Chester Nimitz. Pero la astucia de un criptógrafo, el capitán Joseph Rochefort, descubrió el engaño: para él, el misterioso objetivo del que hablaba una transmisión japonesa interceptada, llamado “AF”, sólo podía ser Midway. Para demostrarlo, difundió el rumor de que la máquina potabilizadora del atolón se había estropeado. Al poco, una transmisión nipona que ordenaba que la flota embarcara una gran cantidad de agua potable fue la prueba de que, efectivamente, era ése el objetivo.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de El Español: http://www.elespanol.com/cultura/historia/20170602/220728152_0.html

Anuncios

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s