Inicio » Actualidad » Paro de maestros: ¿dónde queda la formación de los docentes? (desde Razón Pública)

Paro de maestros: ¿dónde queda la formación de los docentes? (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Paro de maestros: ¿dónde queda la formación de los docentes?

Durante las últimas semanas hemos asistido a un nuevo y prolongado paro de maestros del sector público de la educación que reclaman mejoras salariales y ocupacionales y que buscan dignificar la profesión docente.

Estas son demandas legítimas y necesarias, pero ignoran la necesidad de propuestas alternativas para la formación de docentes, y esto conduce a que haya más de lo mismo: escuelas normales, facultades de educación y universidades pedagógicas. Estas instituciones  no son las únicas ni las mejores modalidades de formación de docentes, y su vigencia se debe más a la tradición, la inercia y a intereses particulares que a su utilidad para la formación con altos estándares de calidad.

Una  mirada a la experiencia internacional revela la existencia de diversos tipos de instituciones y requisitos de formación con alto impacto sobre la calidad del futuro docente y, por lo tanto, sobre la calidad de la educación.

En Colombia hay un amplio consenso sobre la necesidad de mejorar la calidad de la educación. Lograr esto no solo exige dignificar la profesión docente, sino un nuevo modelo de formación que atraiga a jóvenes competentes que hayan recibido una sólida formación disciplinaria que sustente su educación pedagógica.

Según las pruebas nacionales (SABER) e internacionales (PISA), la calidad de la educación ofrecida a la mayoría de los estudiantes colombianos es muy pobre.

Y sería aún más pobre si se evaluaran las áreas de formación que no se miden en esas pruebas, como las artes, la fisiología y alimentación, la literaria, la capacidad de argumentación, las competencias comunicativas y la educación en tecnología. Esto sin contar la formación filosófica, histórica y sociológica que es fundamental para la comprensión de la sociedad por parte del estudiante y futuro ciudadano y que no puede reducirse a pruebas de opción múltiple. Un análisis similar aplica para la formación en política, en principios de economía y en la formulación de problemas de investigación en ciencias y tecnología.

Es mucho más significativo en la formación integral de un estudiante lo que no se mide ni se evalúa en las pruebas estandarizadas que lo que es susceptible de ser reducido a las técnicas y metodologías de dichas pruebas.

Pero hay otras razones igualmente importantes para explicar la poca calidad de la educación colombiana. Los rasgos principales del oficio del maestro —estatuto docente, formación, promoción y remuneración— hacen de ella una profesión de bajo estatus y de escaso atractivo para jóvenes con alto capital académico y cultural, lo cual condena a la docencia a convertirse en segunda o tercera opción laboral para jóvenes sin interés ni vocación.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: http://www.razonpublica.com/index.php/economia-y-sociedad/10318-paro-de-maestros-d%C3%B3nde-queda-la-formaci%C3%B3n-de-los-docentes.html#sthash.qwXarLUd.dpuf

Anuncios

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s