Teletón: no más caridad para las personas con discapacidad (desde Razón Pública)

Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Teletón: no más caridad para las personas con discapacidad

Entre el viernes 23 y el domingo 25 de febrero, durante 27 horas y 40 minutos, los colombianos asistimos a nueva versión del Teletón, el programa de televisión que cada año pretende recoger fondos para “ayudar a los niños y adultos con discapacidad física o motora”. Esta vez la noticia consistió en que el recaudo había estado muy por debajo de las expectativas y del total recibido en años anteriores.

Pero detrás de la noticia – y detrás del Teletón- hay un asunto bastante más  profundo: el tratamiento que da cada sociedad a sus propios ciudadanos. Según han observado filósofos como John Rawls y economistas como Amartya Sen, el verdadero grado de desarrollo de una sociedad se mide por el trato que ella da a sus miembros más desventajados: a mejores condiciones de vida para las personas con discapacidad, mayor es el grado de desarrollo humano.

A lo largo de la historia, las personas con discapacidad han tenido diferentes grados se aceptación; en algunas culturas los acogen, en otras los rechazan, en otras los ocultan. Aún hoy en sociedades “avanzadas” como la norteamericana, la inglesa o la canadiense, donde estas personas han logrado un mayor grado de inclusión, persisten barreras actitudinales pese a las leyes, recursos, programas y estrategias inclusivas.

En el caso colombiano, el proceso de inclusión de las personas con discapacidad ha sido impulsado en las últimas tres décadas por una serie de desarrollos normativos, culturales y sociales.

En veinte años se han dado tres grandes leyes para incluir a la población con discapacidad:

  • en 1997, la Ley 361, conocida popularmente como la Ley Clopatofsky;
  • en 2009, la Ley 1346, que ratifica la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad,
  • y en 2013, la Ley 1618 que promueve el goce efectivo de los derechos de esta población.

¿Pero qué tanto hemos avanzado en realidad? Aún no logramos una educación para todos, ni una ocupación productiva, ni una inclusión laboral sostenida, ni una vida independiente, por nombrar solo algunas de las grandes promesas contempladas en estas leyes.

En 2012, El Departamento Nacional de Planeación y el ente rector de la Política de Discapacidad del momento, el Ministerio de Salud, comisionaron un estudio para evaluar la política referente a la discapacidad y, entre otros muchos hallazgos, se encontró que existían diversas barreras para la inclusión: físicas, económicas, culturales, arquitectónicas, comunicacionales y actitudinales. El estudio afirma que estas últimas son uno de los mayores retos pendientes en nuestra sociedad. En otras palabras, se encontró que aunque las leyes promueven la inclusión, los ciudadanos aún se resisten a ver como iguales a los ciudadanos con discapacidad.

Pedir recursos individuales apelando a la caridad, la compasión y la ayuda filantrópica, con un mensaje de “pobrecito”, “puede menos”, “debemos darle ayuda para mitigar su tragedia personal” es muy inconveniente. Estos mensajes nos devuelven a épocas anteriores que deben ser superadas.

Recaudos masivos y mediáticos como el Teletón contribuyen a alimentar un imaginario que queremos erradicar de nuestras prácticas. Los niños, niñas, jóvenes y adultos con discapacidad no necesitan “limosna”. Quieren acceso a servicios de salud y educación, a proyectos productivos y a vidas exitosas. Quieren culminar una carrera, casarse, abrir una cuenta bancaria ellos mismos, tener ingresos que les permitan contribuir a sus familias. Quieren participar en la vida social y política de un país. Quieren ser reconocidos, como los demás miembros de la sociedad, por sus capacidades.

Por eso, si cada año se tiene un escenario masivo, intenso, sostenido, que sigue afirmando que las personas con discapacidad requieren ayudas económicas compasivas, los colombianos vamos a seguir pensando que estos ciudadanos son merecedores de lástima y no de verdaderos derechos.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: https://razonpublica.com/index.php/econom-y-sociedad-temas-29/10954-telet%C3%B3n-no-m%C3%A1s-caridad-para-las-personas-con-discapacidad.html

Anuncios