La Amazonía en llamas: más allá de la ilegalidad y el estigma (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

La Amazonía en llamas: más allá de la ilegalidad y el estigma

Las noticias e imágenes sobre la deforestación de la Amazonía a través de la tala y la quema se dispararon en los últimos meses.

Hoy por hoy se sabe que esta práctica puede degradar los suelos, disminuir su potencial productivo, reducir la biodiversidad, trastornar el ciclo del agua, aumentar el riesgo de inundaciones y sequías intensas y producir gases que contribuyen al calentamiento global, entre otros efectos nocivos para el ambiente. Por eso es un avance que finalmente se esté hablando de este tema.

Pero también es necesario revisar el discurso que, sin mayores distinciones, criminaliza y estigmatiza como inconsciente, inmoral, irracional y criminal a todo aquel que tala y quema en la región.

A pesar de sus problemas y sus riesgos, la tala y la quema siguen siendo prácticas ampliamente utilizadas en la región. Para entender su persistencia hay que ahondar en su razón de ser y en sus estrechas relaciones con el problema del acceso a la tierra y el desarrollo rural.

Hay que empezar por distinguir entre los actos de talar y quemar bosques (nótense las minúsculas) y la práctica ancestral conocida como “Sistema de Corte y Quema” (mayúsculas).

La tala y quema es apenas un momento del Sistema de Corte y Quema (SCQ) que ha permitido la producción y reproducción de las condiciones de vida de las comunidades rurales a lo largo y ancho del mundo durante miles de años. Tanto así que actualmente este sistema ayuda a cubrir las necesidades de casi 500 millones de personas, principalmente en los trópicos.

El SCQ es un sistema agrícola donde el bosque se tala y se quema para cultivar alimentos o materias primas durante cortos períodos de tiempo (dos años) y, acto seguido, se abandona el área para permitir el descanso de la tierra y la regeneración natural del bosque durante periodos largos (50 años o más).

Este sistema es la mejor y más eficiente adaptación tecnológica para la producción agrícola en contextos donde el factor limitante más significativo no es la tierra sino la fuerza de trabajo.

El principal beneficio del SCQ es su capacidad para adecuar los suelos. La quema de la biomasa del bosque  ̶ que se regenera gracias al descanso de las áreas donde se cultivó ̶  prepara el área para el cultivo y mejora las condiciones de suelos “pobres” como los de la Amazonia.

Esto son algunos de los efectos de este sistema sobre las propiedades del suelo:

  • Facilita la penetración de las raíces (por la disminución de la densidad aparente).
  • Libera una serie de nutrientes (como el calcio, magnesio, potasio y sodio) que disminuyen la acidez de los suelos, lo cual a su vez reduce la concentración de aluminio (que es tóxico para los cultivos) y aumenta la de fósforo (que es esencial para los cultivos).
  • Aumenta la actividad microbiana que favorece la disponibilidad de nutrientes para las plantas.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: https://razonpublica.com/index.php/econom-y-sociedad-temas-29/10956-la-amazon%C3%ADa-en-llamas-m%C3%A1s-all%C3%A1-de-la-ilegalidad-y-el-estigma.html

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Colombia, Comunidades, Controversia, Debates, Denuncias, Estadísticas, Investigaciones, Medio Ambiente, Noticias y artículos

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.