Drogas: la injusta imposición de Estados Unidos a Colombia (desde Razón Pública)


Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Drogas: la injusta imposición de Estados Unidos a Colombia

El aumento de cultivos de coca en Colombia y la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos crearon las condiciones para que Washington exigiera unilateralmente la reducción de la oferta y se restablecieran las aspersiones con glifosato.

Pero esta nueva exigencia tuvo algunos antecedentes:

  • En septiembre de 2017, Trump amenazó a Colombia con quitarle la certificación como país que coopera en la lucha contra las drogas;
  • En marzo de 2018, Estados Unidos logró ampliar el acuerdo bilateral sobre drogas con Colombia y allí se estipuló que el país debería reducir las áreas de coca en un 50 por ciento en cinco años.

De esta manera el gobierno de Trump presionó al gobierno colombiano para que erradicara forzosamente grandes extensiones de coca. Tanto así que exigió como indicador de éxito del programa de sustitución de cultivos la eliminación previa de los arbustos.

En cumplimiento del acuerdo, el Ministerio de Defensa se propuso erradicar 50 mil hectáreas en 2017. Por su parte, el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS) y la Alta Consejería para el Posconflicto se propusieron erradicar manualmente una cantidad similar de hectáreas mediante la promoción masiva de pactos de sustitución.

Según los funcionarios de estas entidades, los resultados se miden sobre la base del número de familias que firman programas de sustitución y, en seguida, lo que eso representa en términos de hectáreas erradicadas. Todos insisten en mostrar esta última cifra porque de ella depende la renovación anual de los apoyos de Estados Unidos y la ayuda eventual para proyectos de más largo plazo.

Esta situación llevó a un crecimiento exponencial de los “acuerdos colectivos”, mediante los cuales el Gobierno pretendía garantizar los proyectos productivos de miles de familias después de que se acabaran las ayudas monetarias iniciales.

Oficialmente, cerca de 120.000 familias reportaron a las autoridades 90.000 hectáreas para octubre de 2017. Pero en la realidad, para abril de 2018 solo 34.000 familias habían recibido apoyo alimentario y habían reportado un total de 30.000 hectáreas de coca. De esa cifra, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) había podido verificar apenas 7.000 hectáreas, lo que muestra la debilidad institucional del Gobierno colombiano.

El pasado 25 de junio, en el marco de la presentación del más reciente informe de la Oficina Nacional para el Control de la Política de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP), Estados Unidos evaluó el comportamiento de Colombia en materia de control de cultivos ilícitos.

Washington considera que hay 209.000 hectáreas sembradas, es decir un 11 por ciento más que en 2016, cuando estimaba que existían unas 188.000 hectáreas. En consecuencia, la producción potencial de cocaína habría aumentado otro 18 por ciento, pasando de 772 toneladas métricas en 2016 a 921 en 2017.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: https://www.razonpublica.com/index.php/conflicto-drogas-y-paz-temas-30/11245-drogas-la-injusta-imposición-de-estados-unidos-a-colombia.html

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Colombia, Controversia, Debates, Estadísticas, Investigaciones, Noticias y artículos, Resultados, Seguridad

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.