EGIPTO: DE ERMITA A PARROQUIA, DE ARRABAL A BARRIO, Quinta Parte


EGIPTO: DE ERMITA A PARROQUIA, DE ARRABAL A BARRIO

Por: Juan Carlos Quenguan Acosta, administrador Sitio Bagatela.

QUINTA PARTE: EL PÁRROCO GUADALUPANO Y EL FORTALECIMIENTO DE LA FIESTA DE REYES.

Tras el incremento de la pobreza, de los crímenes y el abandono de las autoridades nacional y municipal al Barrio Egipto; el arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia Crisanto Luque Sánchez nombró al presbítero Luis Alejandro Jiménez Mallarino para que se quedara al frente de la Parroquia de Nuestra Señora de Egipto desde 1950.

El padre Luis Alejandro Jiménez (párroco de Egipto 1950 – 1975), acompaña a la joven campesina como la Virgen María en la Fiesta de Reyes de 1959. Foto de El Espectador.

El padre Jiménez tenía un espíritu pueblerino y guadalupano, ya que era devoto de Nuestra Señora de Guadalupe, además que era fiel compañero de los animales desamparados, abandonados y maltratados por algunos indolentes vecinos del sector. Como se dio cuenta que la comunidad no quería abandonar a sus costumbres tradicionales, comenzó en investigar por su propia cuenta sobre la historia de la ermita, para ello contó con la labor del reconocido historiador Guillermo Hernández de Alba para recuperar documentos de la Colonia Española, encontrando documentos invaluables escritos por el fundador Jerónimo de Guevara y Troya.

Teniendo claridad de lo investigado, el párroco se reunió con la comunidad para replantear y fortalecer la Fiesta de Reyes Magos del Barrio Egipto y expresar ante toda Bogotá que las Fiestas de Egipto eran las más antiguas en la historia de Colombia, por encima de las fantásticas Fiestas de Reyes de Villa Javier, a la vez creó nuevas sociedades mutuales, como: La Guadalupana, El Cinto y la Mixta. Fortalecer las fiestas tradicionales no era tarea fácil: primero, por el favoritismo de la prensa hacia las fiestas de Villa Javier, segundo, por el surgimiento popular de los certámenes deportivos como las primeras ediciones del campeonato del fútbol colombiano y de la Vuelta a Colombia en bicicleta; tercero, por la prohibición de la venta de chicha por los gobiernos conservadores, tras los sucesos del 9 de abril de 1948 y por la imposición de la venta de la cerveza industrial; cuarto, por la creciente violencia bipartidista, entre campesinos liberales y los terratenientes, burgueses y militares conservadores.

El paso siguiente del fortalecimiento de las Fiestas de Reyes del Barrio Egipto era el apoyo económico de los diferentes almacenes y tiendas conocidas del sector, con ello obtenía recursos para las premiaciones de los juegos tradicionales, para el adorno de los camiones y carros de la época para la Caravana de Reyes, los vestuarios para los personajes que participarían en el Auto Sacramental y los elementos explosivos y pirotécnicos para rellenar a la figura del rey Herodes el Grande, para quemarlo en las festividades.

Fiestas de Reyes de 1959 por El Espectador

Las primeras Fiestas de Reyes realizadas por el padre Jiménez eran sobrias y espirituales, pero al paso de algunos años, comenzaba la creatividad del párroco en atraer a todos los vecinos de los barrios aledaños: en 1959 vistió a la Virgen María como una campesina del altiplano cundiboyacense y realizó el vuelo de la escultura del Niño Jesús a base de poleas y cuerdas, desde el centro de la plazoleta hacia la terraza del templo parroquial, para que el padre Jiménez realizara la bendición general a todos los asistentes, antes de la Quema de Herodes; en 1961, la Caravana de Reyes y de la Sagrada Familia pasaba por la Plaza de Bolívar, para luego subir por la Avenida Jiménez y recorrer por toda la carretera de la Circunvalación hacia la Plazoleta de Egipto; en 1962, para el rechazo popular hacia el comunismo, la figura del rey Herodes fue reemplazada por la figura del líder cubano Fidel Castro; lo mismo ocurrió en 1963, cuando quemaron a otra figura, querida e influenciada hacia los estudiantes universitarios de esa época: Ernesto “Che” Guevara; en 1965, por inconformidad con las políticas monetarias y económicas del gobierno de Guillermo León Valencia, quemaron la figura del peso devaluado; en 1966, se da un espectáculo distinto, con el viaje en órbita a propulsión de pólvora de las naves especiales norteamericana y soviética hacia la figura de la luna. Todas las figuras quemadas eran hechas por el artesano de la pólvora, Jesús Peña, más conocido como “Chucho” Peña.

Fiestas de Reyes al estilo Go-Go en 1967 por El Tiempo.

La programación de aquellas fiestas comenzaba con la realización de la Novena Devotísima en el templo parroquial a las horas de la madrugada, después se realizaban las misas que iban seguidas desde las 5:00 AM hasta las doce del mediodía, que era la hora de la misa campal, mientras en la plazoleta comenzaban con la instalación de toldos y la realización de las alboradas desde las 7:00 AM. A las 11:00 AM se daban inicio a los juegos tradicionales y la inclusión de las actividades deportivas como ciclismo, atletismo, patinaje y microfútbol; además de carreras de coches artesanales. A las 2:00 PM se daba inicio de la Caravana de Reyes Magos y de la Sagrada Familia, acompañados por los jinetes soldados del Batallón Guardia Presidencial (ya que uno de los familiares del padre Jiménez era un alto mando del batallón), para regresar a la plazoleta entre las 4:00 PM y las 4:30 PM. A las 5:00 PM, después de realizar el Auto Sacramental, se realizaba el vuelo del Niño Dios, la bendición del padre Jiménez y la Quema de Herodes.

Una de las anécdotas más recordadas era el haber escogido accidentalmente a dos jovencitas para interpretar el mismo papel de la Virgen María en las Fiestas de Reyes de 1967, cuando el padre Jiménez invitó a la entonces Señorita Bogotá, María Eugenia Liévano, sin percatar que el papel era para la vecina del Barrio Egipto Ofelia Torres; otra anécdota era el enredón de la figura del Niño Dios con los cables eléctricos en 1968.

Incidente entre “Marías” al entrar a Egipto en Fiesta de Reyes de 1967 por El Espectador.

Pero no todo era Fiesta de Reyes, la Semana Santa también se vio fortalecida porque además de las renovadas procesiones del Domingo de Ramos y Santo Sepulcro; por ser un protector de los animales desamparados, el padre Jiménez decidió en las misas de los domingos de resurrección realizar la bendición de los animales e invitaba a todos los vecinos, de casa en casa, para que sacaran sus mascotas y los llevaran al templo parroquial para bendecirlas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bebidas, Colombia, Comunidades, Controversia, Costumbres, Cultura Colombiana, Deportes, Eventos en Colombia, Fotografías, Invitados, Noticias y artículos, Organizaciones, Religión, Revistas y Periódicos, Teatro

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.