Archivo diario: 14 septiembre, 2018

#CardCaptorSakura, obra de anime-manga de #CLAMP invitada al #SOFA2018 (Bogotá, Colombia)


Del 11 al 15 de octubre durante #SOFA2018

Sakura Card Captor, afición invitada al SOFA 2018

  • En enero de este año se estrenó la nueva temporada de la serie, después de casi 20 años de su lanzamiento.
  • En el 2019 saldrá la tercera película de Sakura Card Captor.

A partir de 2018, SOFA el festival de festivales más importante del ocio y la fantasía en Latinoamérica, tendrá un tema o afición invitada. Si eres de los fieles seguidores de la serie anime de los años noventa Sakura Card Captor¡esta noticia es para ti!

Por primera vez y durante los cinco días de feria, el Pabellón 5 de Corferias estará dedicado exclusivamente a este personaje. Un café temático, una galería con las mejores piezas gráficas de la serie, concursos de cosplay, proyecciones y un escenario tipo set para tomarse fotos, es lo que podrán vivir los asistentes a este espacio.

Validado por la licencia oficial de Sakura Card Captors, este pabellón también tendrá la presencia de las voces en español de la serie: Cristina Hernández (Sakura) y Enzo Fortuni (Yukito).

La serie fue escrita e ilustrada por el grupo CLAMP y su adaptación al anime fue dirigida por Morio Asaka. La historia se centra en Sakura Kinomoto, una niña de 10 años que libera accidentalmente las cartas Clow y se ve obligada a recolectarlas para evitar una catástrofe. La serie tuvo un total de 70 episodios y fue tal su éxito que se realizaron dos películas de animación, numerosos videojuegos y varios libros adicionales.

Sobre SOFA

El Salón del Ocio y la Fantasía (SOFA) es una de las plataformas de gestión cultural alternativa, nuevas tendencias, creatividad, entretenimiento y emprendimiento más importantes de Colombia. Nace en el año 2009 con la iniciativa de entender las nuevas culturas y ofrecer un espacio de encuentro para todas las comunidades interesadas en exponer su forma de entender el tiempo libre y sus aficiones. Proyecta convertirse en el salón más influyente de la industria cultural y creativa a nivel nacional, además de ser el espacio más importante del año para la gestión cultural donde niños, jóvenes y adultos se encuentran y viven las mejores experiencias de entretenimiento alternativo del país.

Boletería disponible

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Actrices y Actores, Anime y Manga en Latinoamérica, Colombia, Comunidades, Cosplay, Directores, Doblaje Latino, Eventos en Colombia, Eventos Internacionales, Exposiciones, Ferias, Festivales, Franquicia, Imagen, Invitados, Noticias y artículos, Organizaciones, Proyectos, Series, Televisión Colombiana, Televisión Internacional, Videojuegos

La historia del barrio bogotano que se negó a serlo (desde El Espectador)

Desde El Espectador de Colombia publican el siguiente artículo:

La historia del barrio bogotano que se negó a serlo

Crónica del barrio Belén, uno de los lugares que pudo mantenerse aislado de los conflictos que sucedían en Bogotá y ha resistido al paso del tiempo.

El viernes destruyeron, incendiaron, y saquearon cuanto edificio se encontraron. El gobierno no lo podía creer. Algo —ni idea qué— les había hecho creer que nunca los verían estallar de una forma tan estruendosa (después de todo, ¿no se había demostrado en el pasado que no había turba lo suficientemente grande para ser controlada?). Pero no. “La chusma estaba dedicada al pillaje y la depredación”. Después de todo, la “chusma” era más olla a presión que “chusma”. Años y años de hacer que los campesinos se reventaran a machete limpio por un partido, eventualmente, pasó su cuenta de cobro. Obreros marchando por el centro de Bogotá, gritando con un terrible dolor la muerte de esa figura que había sido Jorge Eliécer Gaitán, le recordaban al gobierno que hasta ellos eran capaces de hartarse.

De las víctimas en piedra de esa fecha, sobreviven hasta nuestros días unos pocos en perfecto estado. Uno de esos es el edificio Vengoechea, vecino de la Luis Ángel Arango, obra de unos españoles que llegaron huyendo de la Guerra Civil. Ejemplos de unos menos afortunados, podrían ser esas casas del Cartucho, que desde la colonia era algo así como un Rosales pero de teja de barro, y que ahora son el patio de al lado del edificio de Medicina Legal.

Este último caso es algo espeluznante. Llega el nueve de abril, llega una población completamente colérica, y el barrio termina, con el paso del tiempo, convirtiéndose en una zona prohibida en pleno centro de la ciudad. El barrio finalmente fue demolido por Enrique Peñalosa en 1998, porque pensaba devolverle vida a ese espacio construyendo un parque. El problema es que, más o menos por la misma época de la demolición del Cartucho (nombre que viene de un apodo que le pusieron al barrio en tiempos del Virrey por estar decorado con bellas flores del jarro), salieron a la superficie sórdidas historias de lo que ocurría en los pasillos de las antiguas casonas (a esta fama contribuyó, en gran medida, una serie de documentales que sacaron unos cineastas japoneses que se rodaron por la misma fecha de la intervención al barrio). Obviamente ganaron las historias que se han ido descubriendo de la zona, porque el parque del Tercer Milenio es un pequeño punto en pleno corazón de la capital que los bogotanos evitan con mucho cuidado.

La cosa con muchos sobrevivientes, es que son más reanimados que sobrevivientes. Por ejemplo, retomando el caso del Vengoechea, nos encontramos con un edificio que, más que haber tenido buena suerte el día que mataron a Gaitán, la tuvo en 1990, que fue el año en el que lo compró el Banco de la República. Con esa compra llegaron reparaciones, limpiezas, y empleados del banco que ahora tienen su oficina ahí. Pero hay un lugar que sobrevivió al nueve de abril. Y realmente sobrevivió. No necesitó de reanimaciones ni planes de revitalización del alcalde. El barrio, por su cuenta, sobrevivió al magnicidio de Gaitán (y a un par de siglos más antes de eso).

Belén se fue consolidando en el periodo colonial como un barrio indígena. Sus habitantes se dedicaron a diversos oficios manuales (que en ese entonces eran vistos como oficios propios del equivalente a “chusma” del momento) que les permitieron aislarse del resto de la ciudad. A esto se le suma que, antes de que la calle séptima fuera presidencial, esta era un río al que los bogotanos botaban toda la porquería que no querían en la casa. El olor del río era bastante penetrante. Los ciudadanos que poseían un olfato más delicado procuraban no acercarse al río, porque el hedor era una cosa desesperante. Eso sí, cabe resaltar que por ahí ya no pasa un río lleno de desechos; ahora hay una calle que separa a Egipto, Las Cruces y Belén del Palacio de Nariño. Belén siguió aprovechando ese aislamiento que le permitió la hediondez del río.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de El Espectador: https://www.elespectador.com/noticias/cultura/la-historia-del-barrio-bogotano-que-se-nego-serlo-articulo-811066

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Arquitectura, Colombia, Comunidades, Controversia, Cultura Colombiana, Debates, Denuncias, Derechos y Deberes, Investigaciones, Noticias y artículos, Proyectos