Archivo diario: 6 diciembre, 2019

Cuento – Fanfic: Lágrimas rojas.

NOTA DEL AUTOR: Este cuento está basado de los últimos capítulos del manga Tsubasa Reservoir Chronicle de las CLAMP.

Lágrimas rojas. 

Por Juan Carlos Quenguan Acosta 

La madre y su hijo entraban a un hospital distrital. 

El joven, incómodo por el dispositivo plástico en forma de cono que cubría su ojo derecho, quería sentar en una de las sillas de la sala de espera. 

Abrió la puerta, era una enfermera que tenía acumulación de estrés cuando saludaba con poca amabilidad. 

—Buenas tardes señorita —saludó desesperada la madre. 

—Buenas tardes, ¿viene para una cita de control? —preguntó la enfermera. 

—Sí… Sucede que después de la cirugía que hizo el doctor al ojo derecho de mi hijo, él se siente mal, con calentura en el rostro y con molestias en el ojo cuando hace algún esfuerzo para comer. 

—¿Cuál es el nombre del paciente? —la enfermera cogió una carpeta plástica rayada de color azul donde estaba el listado de citas de control. 

—Juan Carlos… 

El joven sentado escuchaba su nombre, más no el apellido, porque lo único que pensaba era en aquella serie de animación japonesa que lo veía por internet. Como no pudo terminar de ver la serie por los preparativos de la cirugía y la realización de la cirugía ambulatoria, siempre imaginaba en lo que podría ser la continuación de la serie. 

Dos minutos después, la enfermera llamó a la madre para que ingresara cuidadosamente al joven dentro del consultorio de oftalmología.  

El chequeo se realizó, usando los equipos especializados para el ojo por el oftalmólogo, quien preocupado avisó a la enfermera: 

—Señorita, remite de manera urgente al paciente a la sala de urgencias.  

—En camino —respondió la enfermera.  

—¿Qué le está pasando a mi hijo? —Preguntó angustiada la madre, sintiendo un escalofrío en su estómago.  

—Señora, su hijo ha sido contagiado, presenta inflamaciones dentro y fuera del ojo, toca remitirlo a urgencias ahora.  

El miedo interno de la señora hizo que saliera uno de los mayores desesperos de su vida.  

—¿Dónde queda la sala de urgencias?  

La enfermera de baja estatura y cabello corto hasta la nuca de color ocre, acompañó a la señora y a su hijo hacia la unidad de emergencias del hospital.  

La madre, desesperada por llevar de brazo a su hijo. 

Confundido Juan Carlos, veía que el día se oscurecía en el hospital, sintiendo que estaba en un lugar oscuro y frío. 

Llegaron a urgencias, se sentaron en las sillas plásticas y esperaron en un lapso de quince minutos, para que el joven fuera llamado por el médico, quien los condujo de una vez a su consultorio, para el básico chequeo al estado de salud de Juan Carlos. 

Después del chequeo, los condujo a la sala de urgencias, donde la madre y su hijo esperaron otros veinte minutos. 

En ese momento, Juan Carlos entró en un congelado estado mental: no veía, ni manifestaba, mucho menos en dar un gesto. 

El deseo de entrar en la imaginación de su serie favorita era tan fuerte, que lo hizo ingresar a una panorámica visual de un reino desértico, con pocos habitantes en estado de pobreza parcial. 

“No puedo creer… Estoy en el reino donde provino la princesa...” Pensó asombrado Juan Carlos, quien caminando a pasos largos llegó a la pequeña ciudad, capital del reino. 

Los habitantes de aquel sector realizaban los preparativos de una fiesta. 

El joven miró a su paso cada casa, cada esquina, cada lugar; de repente contempló que alguien se acercaba de frente, era una niña. 

—Hola, te regalo esto… —saludó sonriente la niña, ofreciendo un durazno. 

—¿Para mí? —preguntó sorprendido Juan Carlos —Pero si yo no te conozco, además, pensé que hablaban en otro idioma… 

—¿Qué es idioma? —La niña no entendía ante lo que decía Juan Carlos. 

—No, nada, gracias —agradeció el adolescente, recibiendo el jugoso durazno — ¿Cómo te llamas? 

—Me llamo Rika, ¿y tú? 

—Juan Carlos, pero mis familiares me llaman Juanca. 

—¿Vienes a la fiesta de cumpleaños que haremos a nuestra princesa? 

—Por supuesto, pero me gustaría saber: ¿Dónde queda la entrada del palacio? 

—¿Para qué? 

—Me enteré que pasaron varios acontecimientos, de los más raros que nadie lo iba a imaginar, ya que un grupo de viajeros fueron a preguntar por la princesa… 

La niña comenzó a relatar aspectos del reino ante el joven desconocido, quien comprobaba sobre la historia de la princesa y los viajeros en su serie favorita, de pronto surgió una inquietud. 

—¿Sabes a dónde fueron los viajeros? 

—Pues… No lo sé… —respondía dudosa la niña, tratando de recordar algo —Recuerdo que ellos buscaron en uno de los callejones… Creo que era ésta —Rika indicó con el dedo índice de su mano derecha hacia un callejón angosto que no tenía salida. 

—Gracias Rika, por ahora estoy buscando un lugar para alojarme —agradeció Juan Carlos. 

—Si quieres Juanca, te puedo recomendar uno. 

—Muchas gracias, pero quiero buscar por mi propia cuenta, después te acompañaré a la fiesta. 

—¿En serio? ¡Gracias! —exclamó sonriente la niña, quien regresó a la plaza, para ayudar a su madre en vender frutas. 

El joven caminó por todas las calles polvorientas del pueblo, cuyas partículas de arena y mugre que se levantaban al aire no ingresaban a sus ojos. Después de terminar una vuelta de recorrido, caminó rumbo al callejón sin salida que mostró la niña. 

Al acercarse hacia el callejón, ésta se abrió, formando un túnel oscuro. “Estoy seguro que los viajeros pasaron por este lugar”, pensó curioso Juan Carlos, quien decidido ingresó al túnel. 

Al entrar, contempló una escena dantesca que nunca vio en la serie: Todo un conjunto de universos, resquebrajándose entre ellos, con fuertes ventarrones en forma de torbellinos, rompiendo de manera frecuente diversas paredes de cristal. 

El temor empezó apoderarse de Juan Carlos, quien no sabía qué hacer, sólo corrió hacia un espacio donde podía alojarse de los fuertes torbellinos. Cerca del lugar contempló a dos de los viajeros luchando contra un oscuro personaje de túnica negra, llevando plasmado un escudo en el pecho, que el mismo joven lo reconoció. 

“Es el malvado brujo… Entonces sí lo encontraron…” Murmuró Juan Carlos, quien observaba detenidamente la apoteósica escena. 

Un poco más lejos, el más joven de los viajeros trataba de lanzarse, para poder rescatar a una persona, quien estaba arrapada en medio de una extendida columna de remolinos oscuros. “Pero si es… La princesa…” Pensó el joven, quien se acercaba más hacia el lugar, sin que nadie percatara su presencia, parándose detrás de una columna rota. 

El brujo conjuró un hechizo para rasgar el lugar, dando resultado a fragmentar la parte alta del lugar en pedazos de cristales, resquebrajando las diferentes dimensiones, mostrando el espacio infinito del universo.  

“Esto no está bien, debo hacer algo…” Pensó Juan Carlos. 

Uno de los viajeros sacó su filosa espada del estilo japonés e intentó atacar frente al brujo, quien esquivó ágilmente ante los ataques del espadachín, después expulsó un haz de luz morada, para lanzar al atacante, quien cayó al piso. 

El otro viajero hizo crecer las uñas negras de sus manos que contenían veneno de vampiro, para poder atacar de lado derecho del cuerpo del brujo, logrando arañar la oscura vestimenta que portaba. El brujo dio un giro de ciento ochenta grados de su eje y con una patada voladora, golpeó la nuca del viajero, para que tambaleara y cayera al suelo. 

El oscuro personaje emprendió su impedimento del rescate del joven a la princesa, sin embargo, sintió en su cabeza un golpe de piedra puntiaguda, del tamaño de una mano adulta, enojado miró por varios lados y supo que el joven estaba parado, estático y asustado a la vez. 

—Supuse que un joven del otro mundo interrumpiera, ¿quiere que lo mate? —preguntó molesto el brujo. 

Con una acumulación de temor interno en su cuerpo, Juan Carlos no sabía cómo responder ante el oscuro personaje. 

—No… No… ¡No quiero que usted controle este maldito círculo de acontecimientos! —gritó rabioso el joven. 

—¡Esta historia no es suya! —respondió airado el brujo. 

—¡Ni tampoco la suya, viejo asqueroso! 

El brujo sonrió malévolamente y caminó a pasos largos hacia el asustado joven, quien a su vez retrocedía como podía. 

—Sé lo que quiere de mí, pero nunca me vas a matar, ni en esta vida ni en la otra —dijo valiente Juan Carlos, quien nunca había experimentado un suceso que cambiaría la historia. 

—Si vino para que lo desapareciera, con mucho gusto concederé su petición, pero no sólo a usted, sino también a su madresu barrio, su ciudad, su país, su planeta. Porque yo influencié para que las creadoras de esta historia se amargaran al escribir y hacer que esto sea interminable, bajo mi propio control, para que nadie pueda derrotarme —decía con voz tenebrosa el oscuro brujo. 

El miedo hizo que Juan Carlos cayera al suelo de piedras deformes, trató de levantarse, no sabía qué hacer, pero algo por dentro de su corazón salió para que mostrara su coraje. 

—¡No moriré! Porque soy el señuelo para que el viajero y la princesa lo derroten. ¡Ya no tiene escapatoria! —gritó decidido el joven. 

En ese instante, una fuerte corriente de energía mágica, en forma de haz de luz blanquiazul lanzó de espaldas al brujo, para golpearlo contra una de las paredes rocosas. Juan Carlos se dio cuenta que el viajero rescató a la princesa, para que ambos conjuraran el ataque de energía. 

Los dos viajeros se levantaron animados, para lanzar frecuentes ataques a un brujo confundido. Fuertes ráfagas de viento venían en todas direcciones, levantaban los pequeños trozos de cristal, para llevarlos al agujero destrozado en forma de tornado. 

Uno de los trozos de cristal penetró al ojo derecho de Juan Carlos, que al sentirlo como un molestoso mugre, frotó con su mano derecha al ojo, empezando a salir como reacción unas lágrimas transparentes, que en segundos se volvieron rojizas. El joven sintió un susto escalofriante tras ver la caída de su llanto. 

“¿Qué me está pasando?” Preguntó ensimismado Juan Carlos. 

Sin ver claramente la situación vivida, sintió que una suave y cálida mano tocó el ojo derecho. 

—Tranquilo, todo estará bien —dijo una dulce voz femenina, conocida para mayor sorpresa del joven. 

—¿Eres tú, princesa? —preguntó Juan Carlos 

—Sí, lo soy, te estuve viendo cuando sabías de mi trágica historia… 

—Pero tu voz es parecida al de la chica de las cartas mágicas —manifestó sorprendido Juan Carlos. 

—Porque, soy la esencia de ella cuando me viste hace cinco años, desde el televisor de tu casa —respondió sonriente la princesa. 

La hermosa joven de cabello corto hacia la nuca sacó su delicado mano del ojo del sorprendido joven, ya que no salió más lágrimas. 

—Te pido un favor… Con el malvado brujo derrotado y desterrado de nuestras dimensiones, quiero que me lleves a donde está mi ser amado. 

Juan Carlos asintió, mostrando su sonriente rostro, se levantó, cogió el delicado brazo derecho de la princesa y formó un gancho de brazos, tal y como lo hizo para llevar a su madre de paseo; para llevarla a donde estaba el joven viajero, quien mostraba dolor y fatiga después de la confrontación. 

Los enamorados se abrazaron, lloraron de felicidad, cuyas lágrimas caían como manantiales del rocío. Luego, la princesa se volteó para mirar al contento Juan Carlos. 

—Ven… —pidió la princesa para que el joven se acercara —A nombre de todos, te doy las gracias por acompañarnos en esta aventura. 

—No es nada… —contestó ruborizado Juan Carlos. 

—Eres de los pocos que siguió nuestra historia, que para muchos lo consideraban ficticio, pero para nosotros es real —dijo agradecido el viajero. 

—Es importante que sepas que tu madre y tus seres queridos te aprecian, es bueno que entienda nuestra historia, pero más bello sería que te dejaras llevar por aquellos que te acompañen en toda tu vida —comentó amigable la princesa con todo suave. 

Tras escuchar, el rostro de Juan Carlos tornó a un semblante sereno y melancólico, de repente, varios recuerdos más lindos de su niñez con la familia salieron de su mente en forma de luz proyector ante una de las paredes deformes. 

—Es verdad… Por enfocarme en ustedes, dejé de convivir amigablemente con mi familia, todo por las peleas entre mis padres, echándome siempre la culpa de todo lo malo que ha pasado en mi casa… —contaba sincero Juan Carlos. 

—Sabemos que tus padres te quieren, hable con ellos, en especial hoy, cuando has perdido algo de ti… Las lágrimas rojas que derramaste es la muestra de lo que perdiste… —dijo la princesa, quien añadió —A mi amado y a mí perdimos nuestros recuerdos en un momento como éste, lo cargamos con mucho dolor a pesar de estarnos alegres, humildes, amables con las personas que hemos encontrado en nuestro largo viaje. 

Los tres viajeros y la princesa contemplaron con beneplácito ante un Juan Carlos amargado, quien no quería llorar más por las lágrimas manchadas de su ojo derecho. 

—Sé lo que sientes —dijo del joven viajero, quien agregó —tú y yo tenemos algo en común: vemos por un solo ojo y con el vemos el mundo que nos rodea, ese mismo mundo del cual puedes moldear, para construir tu propio destino. 

—Está bien —dijo Juan Carlos, tratando de aliviarse anímicamente. 

Después de hablar, el joven sintió algo cálido en los dos bolsillos de su pantalón jean oscuro, metió sus dos manos en ellos y sacó de cada bolsillo dos plumas resplandecientes de color rosado transparente. 

—Miren… No puedo creer que de los bolsillos rotos de mi pantalón tenga las últimas plumas mágicas —manifestó sorprendido Juan Carlos. 

La princesa y el viajero se impactaron al ver lo que llevaba Juan Carlos. 

—El último recuerdo que me faltaba —dijo la asombrada princesa. 

De una vez, Juan Carlos entregó ambas plumas a las manos de la sonriente princesa, sin embargo, una se escapó y voló hacia las manos del viajero. 

Pero, ¿cómo es posible?  —pregunto el espadachín. 

—Yo tampoco lo entiendo —manifestó dudoso el joven viajero. 

—Ese recuerdo es el que complementaba al ojo del joven viajero, el tuyo —comentó el tercer viajero. 

Las plumas ingresaron mágicamente a los pechos de la princesa y del viajero, cuyos cuerpos resplandecieron como la luz del sol, dicho resplandor encegueció los ojos de Juan Carlos. 

—Es hora que te vayas, ya sabes de nuestro final —se escuchó la voz de la princesa. 

—Todos estará bien para ti y tus seres queridos, gracias por todo —se escuchó la voz del joven viajero. 

—¡Ánimo! —fue á última voz que se escuchó de la princesa. 

Todo se apagó ante los ojos de Juan Carlos, todo era oscuridad, no se sentía nada, no se veía nada. 

De repente, se escuchaba desde lejos el amargo llanto de una mujer, no se sabía quién era, ya que se suponía que perdió a su ser querido; después, todo volvió en silencio, ante la misma oscuridad que estaba inmerso Juan Carlos. 

El joven sintió que podía mover, por lo cual, solo abrió su ojo izquierdo, ya que el derecho lo tenía tapado por un cono plástico, cubierto por dentro de gasa y de cintas médicas. Sabía que estaba acostado encima de una cama, en posición cabeza arriba. Miraba su ojo izquierdo, moviendo por varios lados. 

En la habitación hospitalaria no se escuchaba ningún ruido, sólo sintió el leve sonido de los murmullos de la gente que pasaba por los acústicos pasillos. 

La puerta se abrió e ingresó una joven enfermera de cabello rubio oscuro hacia la nuca, pero el rostro no podía ser reconocido por el ojo izquierdo del paciente. 

—Buenos días —saludó sonriente la enfermera —¿cómo amaneció el paciente? 

—Buenos días, me siento pesado, con dolor en mis brazos, seguro que me chuzaron durante la cirugía… —respondió Juan Carlos. 

—Por lo menos, pudo descansar, no sólo de la cirugía, sino del trayecto que recorrió. 

—Pues… lo último que recuerdo era que estaba sentado en la sala de urgencias con mi mamá —recordó Juan Carlos. 

—¿Es lo único que recuerda? —preguntaba la enfermera, cambiando el suero, del cual estaba conectado el paciente. 

—Así es… 

Pero la pregunta de la enfermera dejó pensativo a Juan Carlos, quien recordó de la experiencia que vivió en aquella dimensión del reino desértico. La enfermera revisaba los datos del paciente, mostrando gracia en su tranquilo y relajado semblante. 

—Disculpe señorita… —habló Juan Carlos —¿por qué me preguntó sobre lo que recuerdo? 

—Por curiosidad… Si quiere, puede sentarse en la cama. 

El joven trató de levantarse lentamente, para sentarse encima de las arrugadas sábanas blancas, luego miró de nuevo el rostro borroso de la enfermera, quien la contempló con el esfuerzo de enfocarla, para recordar algo. 

—Quiero saber ¿cómo te llamas? —preguntó Juan Carlos. 

Sonriente, la enfermera acercó sus ojos al rostro del paciente. 

—Mi nombre no te puedo dar, estoy segura que tienes lindos ojos, que, al ser penetrados por alguna bacteria o un fragmento de vidrio de cristal, salieron esas lágrimas rojas, que fueron controladas por la princesa… —comentó misteriosa la enfermera, quien añadió —Supe del llanto amargo que expresó tu mamá por la pérdida de tu ojo derecho… Pero la vida debe continuar y eso depende de ti, Juan Carlos. 

El hermoso rostro de la enfermera era tan cercano de la distancia del rostro del paciente, quien entre sorprendido y asustado, la reconoció. 

—Eres la princesa… ¿por qué estas acá? 

—Porque quiero apoyarte en este poco tiempo, sé que tienes pocos amigos, ¿puede aceptarme como tu amiga en este tiempo? 

—Claro… —asintió Juan Carlos, quien sonriente cogió el suave rostro de la enfermera con su mano derecha, en forma delicada y sutil. 

—Tu familia vino a verte, por lo tanto, yo pasaré después para seguir hablando dicho ello, la enfermera cogió los implementos y salió del cuarto, dejando asombrado al paciente. 

Minutos después, ingresaron la mamá y una de las hermanas de Juan Carlos, quienes tranquilas ingresaron a la habitación hospitalaria, para saludarlo y preguntar acerca del estado de ánimo que tenía, después de la cirugía de emergencia y de la aplicación de antibióticos en las venas de los brazos del joven. Después, comentaron con total tristeza sobre la pérdida de visión del ojo derecho del joven, comentada por los oftalmólogos especialistas.  

—No se preocupen, estoy bien, si voy a mirar únicamente por mi ojo izquierdo, entonces lo aceptaré —comentó sereno Juan Carlos —lo único que quiero es ir a casa, donde la comida preparada sabe más exquisita que la comida incipiente que me dan en este hospital. 

Las familiares rieron ante la nueva actitud amable y cordial de Juan Carlos, para mostrar confianza. 

A partir de ese momento, Juan Carlos se quedó hospitalizado durante quince días, recibiendo una cirugía más para que le quitaran los puntos internos del ojo derecho, para revisar el buen avance del ojo afectado, cuya inflamación disminuyó significativamente, dejando el ojo más pequeño, sin sentido de vista y con rasgos de desprendimiento de retina. 

La misteriosa enfermera iba esos días para revisar el estado de salud físico y emocional de Juan Carlos. 

Pasados los quince días de hospitalización, cuando Juan Carlos comía a gusto el almuerzo empaquetado de bolsas y recipientes plásticos, la enfermera ingresó para dar una noticia: 

—Hola Juanca, aviso que hoy te darán de alta, pronto regresarás a casa. 

—¿Cuánto nos volveremos a ver? —preguntó nostálgico Juan Carlos. 

—Podemos hacer algo… Ya que yo tampoco estaré en este lugar y debo regresar a mi hogar —respondió la enfermera, a quien le planteó una idea para que ambos puedan encontrarse en los siguientes meses.  

La recuperación fue satisfactoria días después de la salida del hospital, ya que la familia de Juan Carlos consiguió el lente de contacto de aumento para el ojo izquierdo y una prótesis de réplica para el ojo derecho.  

Para el joven no era fácil adaptarse de nuevo a la vida cotidiana, por las constantes burlas de jóvenes transeúntes en las calles de la ciudad, quienes miraban a Juan Carlos como un objeto novedoso; y por las continuas citas y terapias de psicología y de desarrollo ocupacional para recuperar los reflejos y orientación. Muy pocas veces Juan Carlos reconoció y saludó a la hermosa enfermera, quien respondió mostrando su angelical sonrisa en los pasillos del hospital.  

Pasaron siete años de la infortunada cirugía de trasplante de córnea; la demanda instaurada por la madre de Juan Carlos contra el hospital era lenta y sin resultado favorable. El joven se graduó como tecnólogo en creaciones web y multimedia con todos los honores, a pesar de no obtener apoyo de una empresa para que le diera patrocinio.  

Desempleado, Juan Carlos iba casi todos los días a la biblioteca del Centro Histórico para leer libros referentes a la historia de la ciudad, sacar recortes digitales de periódicos antiguos que referían sobre las tradicionales Fiestas de Reyes Magos, y enterarse de los libros de cómics y mangas que ofrecía la biblioteca 

Un día martes, antes de aquel fin de semana de eventos de aficiones y pasatiempos en el centro de exposiciones de la ciudad, Juan Carlos se enteró por las novedades mensuales del portal web de la Biblioteca, el más reciente libro compilatorio de historietas manga que más le encantaba, por lo cual lo solicitó por la plataforma. Una hora después, fue a la sala general de la biblioteca, pidió el libro con el documento de identidad personal, el bibliotecario prestó el libro, el joven fue hacía una de las mesas de lectura, abrió el libro de forma inversa de los libros occidentales y comenzó en leer detenidamente cada viñeta de los últimos capítulos del manga.  

Las escenas finales que el joven estuvo en aquel lugar fueron plasmadas en los capítulos del manga, tal y como lo vivió. Supo que no sólo la princesa recuperó sus recuerdos, también la recuperó el joven viajero, quien se volvió a enamorar de su princesa amada. Sin embargo, el destino de los tres viajeros era viajar por las diferentes dimensiones y universos, cruel destino para la princesa quien tuvo que aceptar para quedar en su país, con su familia y todos los habitantes del reino desértico que volvió a prosperar.  

“Me pregunto, ¿por qué los finales son diferentes? Seguramente las creadoras de esta historia se dieron cuenta de lo confundidos que estaban sus seguidores… ¿Y eso qué importa? Me gusta esta obra inconclusa y me gusta que terminara así.” Pensó sonriente Juan Carlos.  

En las últimas dos hojas del libro de historietas manga, el joven lector vio algo que llamó la atención: 

Un día, la princesa camino hacia la gran biblioteca de la familia real, buscó entre los libros uno delgado de pasta sencilla de color verde, lo saco del estante, se sentó en el gran sillón, abrió el libro y con pasar su delicada y suave mano derecha sobre una de las páginas en blanco, escribió algo mágico: 

“Esta historia no fuera posible, gracias a todos los que creyeron en nuestra historia, ya que nuestras historias deben seguir. Agradezco en especial a aquel joven, quien nos acompañó en el momento más crucial en nuestras vidas y a quien lo ayudé después como enfermera.” 

“A ti te dedico mi historia, mi joven de lágrimas rojas.” 

FIN. 

Deja un comentario

Archivado bajo Anime y Manga en Latinoamérica, Cuentos y Fanfics, Literatura, Mangakas

‘Calle Colón’ conciertos de navidad al aire libre (Bogotá, Colombia)

‘Calle Colón’ conciertos de navidad al aire libre

En diciembre regresa la franja ‘Calle Colón’ con seis conciertos gratuitos que invitan a disfrutar de la música y la magia que rodea al Teatro Colón en el centro histórico de Bogotá. Las fechas serán el 11, 13, 17, 18, 19, 20 y 23 de diciembre a las 5:00 p.m.

Foto de archivo: Concierto Calle Colón

El miércoles 11 de diciembre se abre la temporada musical bajo la emblemática marquesina del Teatro Colón en la calle 10 con 5, con la Orquesta Filarmónica Juvenil de Cámara con el ‘Concierto de Navidad’ dirigida por el maestro Leonardo Federico Hoyos, que incluye un repertorio decembrino que busca acercar la música sinfónica a los bogotanos con obras como Anton Tiruliruliru y un mosaico de villancicos tradicionales con arreglos del maestro Mateo Sepúlveda.

Durante la semana del 17 al 20 de diciembre también participarán The Swinging Brothers, Cancionautas Surmelódicos, Loa Malbec, El Quinteto de Metales de la Orquesta Sinfónica de Colombia y para el 23 de diciembre, el Coro de la Catedral Primada de Bogotá presentará un inolvidable programa navideño. Con esta programación el teatro invita a turistas y bogotanos a compartir el espíritu festivo.

Quinteto de Metales
13 y 18 de diciembre

La Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia se une a los conciertos de la franja Calle Colón con un quinteto de instrumentos de metal, que realizará un recorrido por la música que ha alegrado las festividades navideñas, los más reconocidos villancicos como El Tamborilero y Noche de Paz, entre otros.

The Swinging Brothers
17 de diciembre

Agrupación que evoca y concentra una de las eras más intensas y creativas del jazz en un ensamble de músicos que encontraron un camino que los condujo a la búsqueda de un género musical único que ha tenido momentos vibrantes en las décadas de 1930 y 1940.

Los hermanos Lorenzo y Antonio Cortés junto a sus colegas Daniel Ujueta y David González coincidieron en el estudio del jazz y moderno y se especializaron en el swing y los estilos de New Orleans, Chicago, Kansas City y New York. De esta manera se han consolidado como una agrupación exponente de esta escuela en la región.

Cancionautas Surmelódicos
19 diciembre

La agrupación ‘Cancionautas Surmelódicos’  presenta un recorrido a través del cancionero romántico latinoamericano valiéndose del cancionísmo, la poética y la dramaturgia con la que buscan nuevas maneras de hacer música partiendo del arraigo, la cadencia y la nostalgia. Su método de composición ‘Surmelodía’ evoca y reivindica la historia y condición latinoamericana, exaltando sus raíces y principales exponentes de la música como Agustín Lara, José Alfredo Jiménez, Julio Jaramillo, entre otros.

Loa Malbec
20 de diciembre

La poesía, los beats y la historia que se recogen en el trabajo musical de Loa Malbec (Paola Valdivieso) rinde un homenaje simbólico lleno de sabores y texturas a ‘Malbec’, un viajero con historia profunda que pasa por Francia en 1868, pisando tierras argentinas siendo denominado “El niño de oro de Suramérica”.

Un recorrido sensorial que comprende la historia de la salsa clásica, música de diferentes regiones y épocas de Colombia. Sonidos negros de diferentes lugares del mundo y cumbia de algunas regiones del continente americano, especialmente del centro, sonidos de las Antillas y del sur.

23 de diciembre
Coro de la Catedral Primada de Colombia

Fundado en 2011, la Schola Cantorum de la Catedral Primada de Colombia es una manifestación cultural del humanismo cristiano, a través de la formación en el ámbito de la Música Sacra. Con repertorio tradicional de la temporada decembrina se unen a la dinámica artística de la ciudad, distinguiéndose por la belleza de sus interpretaciones y la transparencia de sonido.

TEATRO COLÓN
Calle 10 # 5-32 Bogotá, Colombia

Conmutador (57+1) 3816380
Taquilla:(57+1) 3816358 – (57+1) 3816359 – (57+1) 3816372
info@teatrocolon.gov.co

Deja un comentario

Archivado bajo Artistas, Colombia, Conciertos, Cultura Colombiana, Eventos en Colombia, Grupos, Invitados, Música Colombiana, Música Mundial, Noticias y artículos, Orquesta

Uniandinos se vincula con $1.437.488.163 a Quiero Estudiar y Pa’Lante Caribe

Uniandinos se vincula con $1.437.488.163 a Quiero Estudiar y Pa’Lante Caribe

El 9 de diciembre de 2019, desde las 7:00 p.m., en la Sede Nacional de Uniandinos en Bogotá, se entregará oficialmente el cheque con la donación que la Asociación de Egresados de la Universidad de los Andes – Uniandinos hace a su Alma Máter. Acompáñanos en la ceremonia de entrega.

La Asociación de Egresados de la Universidad de los Andes – Uniandinos, la cual se enfoca en generar diferentes espacios de participación con una orientación profesional, cultural, recreativa y social para más de 14.000 asociados y sus familias, a lo largo de sus 64 años de existencia ha desarrollado un amplio portafolio de servicios y beneficios que se tornan en el fortalecimiento de la comunidad uniandina, además de propiciar la hermandad de los egresados.

Quiero Estudiar es un programa de la Universidad de los Andes el cual hace posible que cada año, estudiantes con un desempeño académico destacado y recursos económicos limitados puedan estudiar en una de las mejores universidades del país y de América Latina. Uniandinos, desde 2006, año en el que nació el programa, se ha unido a esta causa con un aporte económico exponencial que a cifras de 2019 suma un total de $10.605.654.425, y que ha permitido beneficiar a una gran cantidad de estudiantes, de diferentes programas, en estos 13 años.

En 2018, la Asociación apoyó Pa’lante Pacífico con $1.066.166.262 y ahora lo hará con Pa’lante Caribe, iniciativa en donde la W Radio, la Universidad de los Andes, la Universidad del Norte, la Universidad Tecnológica de Bolívar, la Universidad Pontificia Bolivariana (sede  Montería)  y Uniandinos se unen para fortalecer el acceso a la educación superior de calidad en la región Caribe colombiana con la creación del programa, el cual le apuesta a la inclusión, a generar desarrollo, aportar al cambio social en Colombia y fortalecer una región en la que muchos estudiantes viven en condición de pobreza extrema, en un país que hoy en día tiene muchas desigualdades y falta de oportunidades.

“Este es un sueño cumplido, siempre quise estudiar en la Universidad de los Andes y gracias a Quiero Estudiar y a ustedes lo pude lograr. Pertenecer al programa ha sido una gran oportunidad en mi vida, ya que me ha permitido crecer en lo académico, profesional y, lo más importante, como persona”, expresó María Alejandra Gualdrón Muñoz, egresada de Ingeniería Industrial.

El presidente de Uniandinos, Jaime Augusto Santos Suárez, califica la labor del programa Quiero Estudiar como impecable y resalta que “son 20 estudiantes de la región norte que se beneficiaron de esta oportunidad, generando inclusión, desarrollo y el cambio social que tanto necesitamos. Uniandinos aporta a Pa’Lante Caribe $1.100.000.000 destinados a la Universidad de los Andes, confirmando el compromiso que tenemos como egresados de retribuir a la Universidad y al país, convirtiéndonos así en un ejemplo de gratitud y prolongando el espíritu de la Universidad de los Andes para toda la vida. El modelo de la Asociación y el compromiso voluntario de los egresados permite contribuir con este tipo de recursos”.

Esperamos contar con su participación, la cual le dará realce a este gran programa que busca ayudar a los jóvenes menos favorecidos del país con educación de calidad.

Conoce nuestras cifras completas aquí.

Organiza

Uniandinos – Asociación de Egresados de la Universidad de los Andes

Universidad de los Andes

Uniandinos

PBX: 6162211 Ext. 308

www.uniandinos.org.co

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Campañas, Colombia, Comunidades, Educación, Estadísticas, Noticias y artículos, Proyectos, Resultados, Universidades

Transformación Digital a través de los sistemas de gestión ERP (desde TOTVS)

Transformación Digital a través de los sistemas de gestión ERP

Por Flavio Azevedo, Director de Mercado Internacional de TOTVS

La transformación digital ayuda a las empresas a incorporar nuevas tecnologías para hacer que su negocio sea más eficiente, mantenga competitividad en el mercado y permita abrir paso a nuevas oportunidades. Las empresas en crecimiento requieren de soluciones que les permitan aprovechar nuevas oportunidades y llevar a cabo nuevas estrategias de negocios efectivas. ¿Cómo ayuda un ERP a lograrlo?.

En plena era de la transformación digital, es más necesario que nunca construir auténticos ecosistemas de gestión, entornos que integran desde el ERP a la gestión documental, pasando por el CRM o el Business Intelligence.

Un ERP es definitivamente una herramienta que llegó para transformar la manera de hacer negocios exitosos, rentables y sostenibles en el tiempo. De hecho, estudios revelan que las empresas en crecimiento han adoptado tecnologías ERP como parte de su transformación en el mundo digital.

Para que una empresa en crecimiento logre una transformación digital con éxito es importante que sus ejecutivos y miembros tengan la capacidad de tomar buenas decisiones y así, aprovechar las oportunidades de negocio que puedan presentarse. Uno de los beneficios de un ERP en una empresa en crecimiento que ayuda en la transformación digital es la capacidad que brinda a los ejecutivos para tomar decisiones más inteligentes e informadas, ya que les permite contar con la información de la empresa y de cada departamento en particular, actualizada y disponible en cualquier momento.

Asimismo, los sistemas ERP ofrecen datos como reportes multinivel, reportes integrados de todas las áreas del negocio, datos estadísticos y balances que permiten fundamentar las decisiones de los ejecutivos y llevar a cabo estrategias a partir de información confiable y actualizada. Los retos y desafíos de la transformación digital exigen que las empresas sean más eficientes que nunca. Adoptar este tipo de tecnología es realmente valioso, porque significa dejar a un lado las limitaciones y gestionar todos los procesos de una forma mucho más rápida y fácil.

Actualizarse permite a las empresas en crecimiento fortalecer su fuerza de trabajo en todas las áreas de la empresa gracias a la posibilidad de contar con una base y guía automatizada y optimizada para la organización y crecimiento de la empresa que, a su vez, permite a los miembros tener una visión mucho más estratégica sobre la transformación del negocio.

En un entorno tan avanzado y competitivo como el que estamos viviendo hoy en día, es indispensable que las empresas en crecimiento se apoyen en herramientas digitales para mejorar sus operaciones y ser capaces de asumir retos que conlleva la industria. Sin embargo, es importante destacar que la transformación digital no sólo tiene que ver con la implementación de herramientas, sino también de cómo los miembros de las empresas en crecimiento son capaces de aprovechar el potencial de dichas tecnologías.

Sobre TOTVS

Líder absoluto en el mercado SMB de Brasil, TOTVS crea soluciones innovadoras para transformar el día a día de las empresas y ayudarlas a superar los desafíos de sus negocios. Es la mayor empresa de desarrollo de software de gestión más grande del país, invirtiendo R $ 1,6 mil millones en investigación y desarrollo en los últimos 5 años para atender las exigencias de 12 sectores de la economía.

Links

Deja un comentario

Archivado bajo Contenidos Digitales, Gestion empresarial, Industria, Noticias y artículos, Plataformas, Tecnología

Anicomix Fiesta Navidad (Buenos Aires, Argentina)

Fecha: Domingo, 15 de diciembre de 2019 de 11:00 a 19:00

Lugar: Salón San José, sobre azcuenaga 158

“ANICOMIX” ES TU EVENTO PREFERIDO y tenemos muchas ganas de festejar NAVIDAD junto a tí.

Volvimos al salon San Jose, sobre Azcuenaga 158, mejorados y renovados (mas videojuegos, mas actividades, mejores torneos, mas artistas, y más shows).

ADEMAS TENEMOS EN ESTE EVENTO LA FINAL INTERNACIONAL DE COSPLAY EIYUU, CON PARTICIPANTES DE ARGENTINA, CHILE, MÉXICO, PARAGUAY, URUGUAY.

ACTIVIDADES & SHOWS EN EL ESCENARIO PRINCIPAL:

  • FINAL INTERNACIONAL COSPLAY EIYUU
  • SHOWS

Concurso de Karaoke.
Primer lugar: $ 5000
Segundo lugar: $ 300

Concurso de Dibujo
(MÍNIMO 8 PARTICIPANTES)
Primer lugar: $ 500
Segundo lugar: $300

VEN Y CONOCE ANICOMIX-KET
LOS MEJORES MANGAKAS ARGENTINOS, la mayor cantidad de artistas y stands de series 100% originales.

SECTOR GAMER

RENOVAMOS EL SECTOR GAMER CON MAS CONSOLAS Y MAS TORNEOS.
AHORA ADEMAS DE TORNEOS FREE Y FREEPLAYS, TENDREMOS TORNEOS CON INSCRIPCIONES.
Playstation 1 Playstation 2- SEGA 16 BITS, DREAMCAST – NES, SNES, N64, GAME CUBE – Y MAS.
TORNEOS FREE PLAY (PREMIOS EN BONOS DE COMPRA):

 TORNEOS CON INSCRIPCIONES:

  •  DRAGON BALL Z TEKAICHI BUDOKAI 3 (PS2) INSCRIPCIÓN 50$
  • SUPER SMASH BROSS ULTIMATE (SWICH) INSCRIPCION 50$
  • ULTIMATE MORTAL KOMBAT 3 INSCRIPCIÓN 50$

Y tenemos Mucho MAS.

  • Maid Café; con tortas dulces y comida.
  • Comida asiática
  • Fast food de primera calidad (Hamburguesas panchos gaseosa etc.)

Ven con todos tus amigos y amigas a disfrutar de este evento

Para más información, pueden ir al enlace del evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/448641489128414/

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Anime y Manga en Latinoamérica, Bailes, Bebidas, Cómic, Concursos, Consolas, Cosplay, Dibujo, Eventos Internacionales, Karaoke, Maid Cafe, Organizaciones, Premiaciones, Torneos