Plan de Desarrollo de Bogotá 2020 – 2024 – Sector Ambiente #BogotáTienePlan


#BogotáTienePlan y desde el sector Ambiente apuesta por el reverdecer de nuestro Distrito

  • Con un presupuesto histórico de más de $1,3 billones (incremento del 20 % con respecto a la pasada administración), desde el sector Ambiente vamos a lograr un cambio de hábitos de vida para adaptarnos y mitigar la crisis climática.
  • Plantación de 802.000 árboles, protección de la Estructura Ecológica Principal, reducción de la contaminación y adaptación y mitigación a la crisis climática son las principales metas que se fija este plan construido desde la Administración de la alcaldesa Claudia López, concejales, colectivos ambientalistas y ciudadanos.
  • El sector aportará al cumplimiento de seis de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Después de un debate constructivo y ampliamente participativo desde el Concejo, Bogotá tiene un nuevo Plan de Desarrollo. Un contrato social y ambiental para el siglo XXI que guiará a la ciudad por la senda de la sostenibilidad durante los próximos 4 años. El sector Ambiente va a transformar la naturaleza y la calidad de vida de los habitantes de la ciudad, tanto en la zona urbana como rural. Además, trabajará en la consolidación del proyecto Bogotá – Región.

Los más de $1,3 billones en el presupuesto representan una cifra histórica y un incremento del 20 % con respecto a la pasada Administración: la Secretaría de Ambiente incrementó en 11 %; el Jardín Botánico, en 50 %; el Idiger, en 4 %; y el Idpyba, en 42 %. Esta inversión demuestra el compromiso de la Administración de la alcaldesa Claudia López con los temas ambientales, un pilar fundamental para el desarrollo sostenible de la ciudad.

Desde la Administración de la alcaldesa Claudia López estamos muy contentos que se haya aprobado nuestro Plan de Desarrollo: un nuevo contrato social y ambiental para el siglo XXI. Desde el punto de vista ambiental realmente tenemos metas transformadoras para la ciudad, pensando en la crisis climática que afronta no solo Bogotá y Colombia, sino todo el mundo. Hemos tomado la decisión de reducir nuestros gases efecto invernadero en un 15 %”, devolverle la importancia a la Estructura Ecológica Principal y trabajar estos cuatro años para buscar la sostenibilidad de la ciudad”, afirmó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

Jerarquía para la Estructura Ecológica Principal

La Estructura Ecológica Principal, es decir, el conjunto de elementos naturales que dan sustento a los procesos ecológicos y que entre todos ellos generan una conexión, será el eje estructurador del territorio y va a tener la jerarquía que merece. Por eso, luego del proceso ciudadano participativo y de los aportes del Concejo, tenemos proyectos estratégicos que le devolverán la importancia que se merece a la estructura ecológica.

Como sector Ambiente, consolidaremos más de 153 nuevas hectáreas con estrategias de conservación para la preservación, uso y manejo sostenible de la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos en áreas protegidas y de especial interés ambiental como el Parque Ecológico Distrital de Montaña Entrenubes, la Cuchilla del Gavilán, la zona rural de Usme, Ciudad Bolívar y Cerro Seco, espacios naturales estratégicos para la ciudad que nos ayudarán a consolidar el corredor verde para Bogotá.

En el parque Entrenubes recuperaremos 80 hectáreas de áreas protegidas afectadas. De igual manera, trabajaremos para evitar procesos de ocupación ilegal que generan un alto impacto sobre la biodiversidad de todos los bogotanos y bogotanas. Además, priorizaremos 590 hectáreas en toda la ciudad para realizar procesos de recuperación, rehabilitación o restauración ecológica.

Bogotá es una ciudad privilegiada porque tiene el complejo de páramos más grande del mundo: Chingaza y Cruz Verde – Sumapaz, por eso fortaleceremos las medidas de conservación, preservación y  transformación productiva a través de los pagos por servicios ambientales (acuerdos de conservación) en las zonas rurales de la ciudad. Esta iniciativa busca reconocer la importante la labor de los campesinos por cuidar la riqueza natural del Distrito.

Este va a ser uno de los cuatro proyectos de conectividad ecológica para la conservación de la biodiversidad que vamos a implementar tanto en el área urbana como rural. Más del 70 % de la capital es rural y por eso el Plan de Desarrollo des otorga un papel preponderante.

s de $53.000 millones para la reserva Thomas Van der Hammen

Respetando el compromiso con organizaciones ambientales, vamos a cumplir con el Plan de Manejo Ambiental de la reserva Thomas Van der Hammen, implementando procesos de restauración como en el bosque Las Mercedes, adquisición predial, acciones para la restauración de sus ecosistemas, manejo del paisaje y gestión del suelo conforme al plan de manejo.

La deuda y el retraso que se tiene con el Plan de Manejo de la reserva tiene ya muchos años, sin embargo, pondremos toda la capacidad de recursos, innovación y articulación con la CAR para trabajar en la protección y conservación de la reserva. También tenemos que lograr que algunos colegios, clubes y otros propietarios de suelo en la Van der Hammen asuman su responsabilidad de conservación”, puntualizó Carolina Urrutia.

La Administración Distrital no va a permitir la construcción de la ALO en su tramo norte y tampoco la urbanización de la reserva. Ningún proceso de construcción puede estar por encima de los elementos de la Estructura Ecológica Principal, eso lo tenemos claro y lo vamos a hacer respetar. La protección de la Van der Hammen garantizará la conectividad.

802.000 árboles para reverdecer a Bogotá

En este cuatrienio vamos a plantar 802.000 individuos vegetales en el área urbana y rural. Esta meta es la que tiene el mayor presupuesto, ratificando así el compromiso de reverdecer a Bogotá, no solo con la plantación de árboles, sino también con el mantenimiento y una apuesta de jardinería en espacio público. Estos nuevos individuos llegarán con la participación de varias entidades distritales y tendrá una inversión cercana a los $250 mil millones.

Vamos a aumentar la evaluación, control, seguimiento y prevención para la protección y conservación de los árboles, que va de la mano con la pedagogía para que los ciudadanos cuiden y se apropien de su arbolado. Por eso, formularemos una política pública de gestión integral para los árboles, zonas verdes y jardinería para Bogotá, además tendremos una estrategia de manejo para los individuos patrimoniales.

Nuestra meta de plantación de individuos vegetales es ambiciosa: nos estamos comprometiendo con la meta de 80 mil nuevos árboles en áreas urbanas y el mantenimiento de

400 mil. Estamos convencidos de que alcanzaremos esa meta. El restante lo plantaremos en zonas rurales, donde también es fundamental la restauración para asegurar que la ciudad cuente con los servicios ecosistémicos que tanto se necesitan para nuestro bienestar”, aseguró la secretaria de Ambiente.

Reverdecer a Bogotá es una prioridad y de la mano con el Jardín Botánico vamos a aumentar las áreas verdes de la ciudad para tener un impacto directo en la reducción de la vulnerabilidad frente a la crisis climática.

Inversión en Cerros Orientales será de $35.000 millones

Cumplir con los compromisos en los Cerros Orientales es una de las tareas del Distrito, por eso invertiremos $35.000 millones en procesos de recuperación. Desde el sector Ambiente se buscará llegar al 75 % de cumplimiento del Plan de Manejo de la Franja de Adecuación de los Cerros, lo que incluye asegurar la conectividad ecológica entre las reservas forestales del oriente y el norte de la ciudad. La Secretaría de Ambiente destinará más de $17.000 millones para ejecutar las acciones en área de canteras, vegetación natural, pastos, plantaciones de bosques y agricultura.

Vamos a darle los espacios públicos a los bogotanos para la recreación pasiva y en algunas activa en los Cerros Orientales. Avanzaremos en por lo menos 50 kilómetros de senderos, que parten de los ya existentes, y tres parques en nuestros cerros. No habrá endurecimiento como lo dice el artículo 20 de nuestro Plan. Los cerros están ahí para proveer servicios ecosistémicos y permitir que nos llegue el agua que vienen desde los ecosistemas de alta montaña”, agregó la secretaria Urrutia.

Además, en equipo con otras entidades, trabajaremos en acciones de restauración y adecuación de espacios para el disfrute ciudadano, que permitan la conservación de la franja de adecuación, poniendo en funcionamiento un área ecológica y recreativa.

La ciudad va a establecer sistemas de monitoreo y alerta temprana para minimizar impactos ambientales en las zonas propensas a la ocurrencia de incendios forestales. Con todas estas acciones garantizamos la recuperación y conversación de este ecosistema indispensable para Bogotá.

Recuperación de humedales

Respetando nuestros compromisos, no se van a construir nuevas obras de endurecimiento en los humedales. Estos ecosistemas hacen parte de los corredores ambientales y se les va a respetar su vocación. Mantendremos los procesos de recuperación y restauración que garanticen la función ecológica de estas áreas protegidas.

Vamos a privilegiar los espacios para el agua y la biodiversidad. La Administración respetará la funcionalidad de los 15 humedales declarados que tenemos en Bogotá, serán áreas protegidas y tendrán el lugar jerárquico como parte esencial de la Estructura Ecológica Principal”, declaró la secretaria de Ambiente.

En esta Administración vamos a proteger los 15 humedales declarados y garantizaremos la participación ciudadana que es fundamental para el éxito de los procesos de conservación. En los humedales Juan Amarillo, La Vaca, Techo, Jaboque, Córdoba, El Burro y Torca-Guaymaral llevaremos a cabo adecuaciones hidráulicas, saneamiento ambiental y obras de rehabilitación de la Zona de Manejo y Preservación Ambiental (ZMPA).

Río Bogotá y el agua como eje estructurador

Cuidar el río Bogotá, el sistema hídrico de la ciudad y mejorar la prestación de los servicios públicos es un logro de ciudad. Todos debemos estar comprometidos con la descontaminación de ríos y quebradas, en una tarea de corresponsabilidad que, con los cambios de nuestros hábitos,  logremos  la  descontaminación progresiva  de  nuestro  río  y  complementemos  con acciones individuales reales las megaobras de infraestructura que allí se adelantan.

Bogotá es responsable de dejar una cuenca más limpia cuenca abajo, pero también de colaborar en los esquemas de reordenamiento territorial que asegure que la forma en que ocupamos el territorio reduce el riesgo y trata mejor a nuestra gran cuenca. Nuestro compromiso es que no se asuman riesgos en medio de la coyuntura de la crisis climática que afrontamos”, manifestó la secretaria Urrutia.

Algunas acciones de ciudad que están encaminadas a cumplir con la sentencia del río Bogotá y el Plan de Manejo y Ordenamiento de la Cuenca Hidrográfica (Pomca) son el saneamiento ambiental del río y su corredor ecológico, el Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos, y la construcción de la Estación Elevadora Canoas.

El agua y la Estructura Ecológica Principal serán pilares fundamentales en el ordenamiento del territorio. Bogotá cuenta con más de 480 cuerpos de agua y el compromiso debe ser protegerlos. Para esto, ejecutaremos un programa de monitoreo, evaluación, control y seguimiento ambiental al recurso hídrico, con una inversión de $34.000 mil millones.

Menos contaminación: “Unidos por un nuevo aire”

Vamos a destinar casi $30.000 millones a reducir en 10 % la concentración de material particulado PM10 y PM2.5 a través de la implementación del Plan de Gestión Integral de la Calidad de Aire de Bogotá 2030. Esta meta es ambiciosa y nos permitirá reducir la mortalidad por hechos asociados a la contaminación atmosférica. Por medio de tecnologías limpias y cambios de hábitos lograremos un mejor aire para la ciudad.

Vamos a fortalecer y a ampliar la Red de Monitoreo de la Calidad del Aire con más estaciones, realizaremos más de acciones de evaluación, control y seguimiento a las fuentes fijas, móviles y a  centros de diagnóstico automotor. Utilizar medios  de transporte alternativos, la  red  de movilidad limpia, fundamentada en el Metro, los Regiotram y el fomento al uso de la bicicleta, de tecnologías amigables con el ambiente y renovación tecnológica de las fuentes fijas, son algunas de las acciones que nos permitirán alcanzar este propósito.

En la contaminación también incluyen factores de ruido y visuales, por eso vamos a realizar 4.000 acciones de seguimiento y control sobre los elementos de publicidad exterior visual y 4.700 a emisión de ruido en los establecimientos de comercio, industria y servicio. Además, trabajaremos día a día en la ampliación de la Red de Monitoreo de Ruido Ambiental de Bogotá.

Enfrentamos la crisis climática

Como ciudad debemos prepararnos para mitigar y adaptarnos a la crisis climática que ya es una realidad. Las consecuencias son visibles y debemos ser ambiciosos para enfrentarla. Lo primero que vamos a hacer es consolidar e implementar el Plan de Acción Climática Bogotá 2020-2050, en el que esperamos lograr una reducción de por lo menos 15 % en la emisión de gases de efecto invernadero para 2024.

La Estrategia Distrital de Crecimiento Verde nos permitirá innovar y aplicar criterios de economía circular y se impulsará el uso de energías renovables, como la energía solar y la bioenergía. La inadecuada disposición de residuos especiales y peligrosos genera una gran contaminación, por eso queremos controlar la disposición adecuada de 43 millones de toneladas de estos residuos y promoveremos el aprovechamiento de 11 millones de toneladas.

Con una inversión de más de $45.000 millones construiremos de la mano del Idiger nueve obras de mitigación para la reducción del riesgo y adaptación a la crisis climática.

Además, se va a expedir el Código de Ecourbanismo y Construcción Sostenible para garantizar la inclusión de nuevos criterios que sean amigables con el ambiente.

Adaptarnos y mitigar la crisis climática también tiene que ver con la implementación de un programa distrital de agricultura urbana, periurbana y rural, articulado a los mercados campesinos, que nos permita explorar alternativas de producción más limpia. Adicionalmente, vamos a crear cinco rutas agroecológicas en torno a huertas autosostenibles en Bogotá y la región, de la mano con el Jardín Botánico.

Protección de fauna y flora

El respeto por todas las formas de vida es prioritaria en este Plan de Desarrollo. Vamos a proteger los animales silvestres y domésticos. Fortaleceremos el Instituto de  Protección y Bienestar Animal – Idpyba, y serán casi $147.000 millones para atención de los animales. Con el Escuadrón Anticrueldad se ampliará de la capacidad de respuesta frente a casos de maltrato animal; 60.000 animales domésticos serán atendidos de manera integral y se harán 356.000 esterilizaciones. Avanzaremos en la primera fase para hacer realidad la Casa Ecológica.

También implementaremos un programa para la atención integral y especializada de fauna silvestre y aumentaremos los controles para evitar el tráfico ilegal. Como una novedad, llevaremos a cabo el programa de atención a fauna sinantrópica, es decir, aquella que no convive con el humano, pero se adapta a los entornos urbanos, como los polinizadores.

El Jardín Botánico tendrá en funcionamiento el Tropicario y también incrementaremos el control para evitar el tráfico de flora. La biodiversidad de Bogotá es invaluable, contamos con 200 especies de fauna y 600 de flora que debemos proteger.

Aportamos a la reactivación económica de Bogotá

Hacer frente a los efectos de covid-19 implica ir de la mano con la sostenibilidad, porque no se pueden deteriorar las condiciones ambientales, por el contrario, es una oportunidad para cambiar nuestros comportamientos para el cuidado y preservación de todos los recursos naturales.

Nuestros proyectos y metas como el aumento de las áreas verdes, la protección de la Estructura Ecológica Principal, la flora, la fauna, reducir la contaminación ambiental, estrategias y cambio cultural para enfrentar la crisis climática, cuidar el río Bogotá y el sistema hídrico de la ciudad, y modelos de ecoeficiencia son transversales y nos permitirán adaptarnos a esta nueva realidad.

Vamos a fomentar la creación de empleos y negocios verdes, a incentivar una transición de economías grises a verdes, a promover transiciones energéticas y a actualizar el inventario de gases de efecto invernadero para definir metas anuales de reducción.

Sin educación, corresponsabilidad y consciencia ambiental cualquier esfuerzo será insuficiente

Sin consciencia ambiental y cambio de hábitos los esfuerzos que se hagan a nivel Distrital no serán suficientes. Debemos generar cultura ambiental que permita modificar nuestras acciones y nos lleven al camino de la sostenibilidad.

Esperamos vincular 3.500.000 personas a las estrategias de cultura ciudadana, participación y educación ambiental. Promoveremos la investigación y en conjunto con otras entidades crearemos alianzas para la gestión y generación del conocimiento sobre salud ambiental, entre otras.

Gestión del riesgo

Hoy muchas de las emergencias ambientales están relacionadas con cambios originados por la crisis climática. Es nuestro deber articular esfuerzos y fortalecer los sistemas de información, monitoreo y alertas tempranas para la gestión integral del riesgo. De la mano del Idiger vamos a beneficiar a 350 familias a través del programa de reasentamiento y a realizar estudios de amenaza y/o riesgo que nos permitan actuar de la mejor manera.

Todos nuestros esfuerzos están alineados con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que nos trazan retos importantes. Nuestro sector Ambiente va a contribuir en los objetivos 3 (Salud y bienestar), 6 (Agua limpia y saneamiento), 11 (Ciudades y comunidades sostenibles), 12 (Producción y consumo responsable), 13 (Acción por el clima) y 15 (Vida de ecosistemas terrestres).

Este es un esfuerzo  de ciudad, como entidades y de la mano de ciudadanos y colectivos ambientales vamos a recuperar la confianza y a cumplir las metas que nos trazamos. En cuatro años habrá avanzado el plan para reverdecer a Bogotá, será una ciudad ambientalmente sostenible y un ejemplo en esta materia para América Latina.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Ambiente, Colombia, Comunidades, Controversia, Cuidados, Economía, Estadísticas, Investigaciones, Mascotas, Noticias y artículos, Proyectos

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .