Soy escritora porque primero fui ‘otaku’ (desde nippon.com)


Desde nippon.com publican el siguiente artículo:

Soy escritora porque primero fui ‘otaku’

Las mismas modas, al mismo tiempo, fuera de Japón

Soy una otaku.

Lo cierto es que suelo dudar al decir esto, por mi pobreza de conocimientos sobre ese mundo bidimensional (el mundo de los personajes del manga y el anime), y en parte siento que estoy faltándole el respeto a los verdaderos otakus cuando digo que soy parte de su comunidad; pero también es cierto que para quienes no tienen interés por la cultura del anime, el hecho de hablar de “los verdaderos otakus” quizá sea prueba suficiente de que pertenezco a ese grupo, de modo que seguiré diciendo que soy otaku.

Esto no lo supe hasta después, pero cuando era pequeña, en Taiwán, yo seguía las mismas modas y veía los mismos animes que veían los niños japoneses de nuestra edad con un pequeño desfase temporal. Durante mis primeros años en la escuela primaria leía el manga Mei tantei Konan (Detective Conan); me fascinaban los combates entre el Kudō Shin’ichi, el protagonista, y los Hombres de Negro, pese a que no sabía leer el hiragana ni el katakana que aparecían a veces como pistas en la historia (como en el tomo 12, “El secreto de la luna, las estrellas y el sol”). Cuando estaba en cursos de nivel medio llegó el fenómeno de los cómics Coro Coro (una revista mensual basada en franquicias de juguetes), y empecé a coleccionar los últimos juguetes japoneses: coches 4×4 en miniatura, B-Daman, Hyper Yōyō, Beyblade… En cursos superiores descubrí la serie de manga Cardcaptor Sakura, y me enganché a Inuyasha.

Lo que más me gustaba de todo aquello era Pokémon; no sabía leer nada de japonés en esa época, pero eso no me impedía jugar a sus videojuegos, y jamás me perdía ninguno de los episodios semanales (salvo cuando mis padres entraban en mi habitación y no podía verlo). Coleccionaba todo tipo de juguetes de Pokémon, y vi todas las películas en vídeo y DVD. Incluso hoy día sigo creyendo que la primera película, Myūtsū no gyakushū (Pocket Monsters, la película: Mewtwo contraataca), es una obra maestra. De hecho, supongo que debí de oír hablar de esta moda de los pocket monsters antes incluso de que saliera oficialmente la franquicia en Taiwán. Recuerdo un día, cuando era estudiante de los primeros cursos de primaria y acabábamos de empezar a leer kanjis, en que un titular de periódico, en una tienda de veinticuatro horas, captó mi atención con las palabras “pocket monsters” en chino; el artículo resultó ser una noticia sobre cientos de niños que habían sido ingresados en hospitales tras ver una popular serie nueva de anime en televisión.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de nippon.com: https://www.nippon.com/es/japan-topics/g00925/

Deja un comentario

Archivado bajo Anime y Manga en Japón, Comunidades, Controversia, Cultura Japonesa en Latinoamérica, Debates, Maid Cafe, Noticias y artículos, Series

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.