Duván Duque y Franco Lolli seleccionados en TIFF – Toronto con TODO Incluido (desde BOGOSHORTS)


TODO INCLUIDO, corto dirigido por Duván Duque y producido por Franco Lolli, tendrá su premier mundial en el TIFF – Toronto International Film Festival

Hace 15 años Franco Lolli, director de los largometrajes Gente de bien y Litigante ganaba su primera Santa Lucía por el cortometraje COMO TODO EL MUNDO, 9 años después PAILA, el primer cortometraje de Duvan Duque ganaría las Santa Lucías a Mejor Guión y Mejor Actor en la edición 14 del Bogotá Short Film Festival / Festival de Cortos de Bogotá – BOGOSHORTS, donde Lolli era jurado. Este encuentro impulsaría uno de los procesos más interesantes del cine reciente colombiano, del cual surgen los cortometrajes MASMELOS y TODO INCLUIDO, ambos dirigidos por Duque y producidos por Lolli.

El estreno mundial de TODO INCLUIDO acaba de ser confirmado en Canadá en el marco del TIFF – Toronto International Film Festival, que se realizará del 8 al 18 de septiembre, donde el cortometraje colombiano ha sido seleccionado. El TIFF es uno de los festivales de mayor importancia mundial y es considerado uno de los puntos de referencia de la industria cinematográfica norteamericana, escenario ideal para el estreno de esta producción de Evidencia Films.

Conversamos con Duvan Duque y Franco Lolli, acerca de sus procesos de experimentación y crecimiento con el cortometraje, el proceso de TODO INCLUIDO, y el apoyo que BOGOSHORTS ha significado para sus carreras.

(B.S.) El cortometraje te ha permitido hacer exploraciones como, por ejemplo, en el trabajo con actores profesionales y no profesionales. ¿Cómo describirías la evolución que has tenido como director a través del trabajo con el cortometraje?

(D.D.): Mi primer corto, Paila (2016), fue un proyecto muy apegado al guion; realmente yo creo que lo estaba dirigiendo más como guionista, que como director; y por ese apego al guion, lo concebí como un trabajo con actores profesionales desde el principio.

En Masmelos (2019,) y ahora más en Todo Incluido (2021), la búsqueda fue hacia la captura de la realidad, y por eso creo que cada vez trabajo más con actores naturales; aunque en mis castings tampoco hago esa distinción.

Realmente siempre buscamos las personas que sean más cercanas a los personajes que construimos, o que nos den luz sobre cosas que son importantes en el proyecto; pero ha dado la casualidad de que en los dos últimos, han sido actores naturales.

(B.S.) ¿Cómo y en qué niveles aportó BOGOSHORTS a tu crecimiento como realizador?

(D.D.): Tanto por Franco (Lolli), como por toda la exposición que le dio BOGOSHORTS al proyecto en esa época, conocí a mucha de la gente con la que trabajo hoy y se me abrieron las puertas a la industria del país.
(B.S.) ¿Inicialmente qué llamó la atención de Evidencia Films sobre un director como Duván Duque y cómo se dio ese primer contacto luego de Paila?

Franco Lolli (F.L.): Yo era jurado en BOGOSHORTS en 2017 en la competencia de cortos colombianos de ficción y vi Paila (2016), un corto que era diferente a todos los otros cortos posiblemente que yo había visto en Colombia, que trata de un director que se mete a filmar en el campo sin saber cómo es el campo, cómo son las personas del campo y con muchísimo cinismo. Me dio mucha risa, mucha, mucha risa. Yo llegaba todas las noches a mi casa a contar los cortos que había visto y el que siempre se quedaba en mi cabeza era este. Después conocí a Duván y me dije: es un tipo fenomenal e hizo un corto fenomenal; me dieron ganas de trabajar con él.

(B.S.) Este nuevo corto, así como el anterior, contó con la producción de Evidencia Films, ¿cuál crees que han sido los principales aportes de una productora como esta en tus proyectos y cómo cambian los procesos creativos frente a proyectos autoproducidos?

(D.D.): Este es el segundo proyecto que hago con Evidencia. El primero fue Masmelos que estrenamos, en 2019, y lo que había hecho antes era autoproducido. Mis productores, de alguna manera, eran personas que me ayudaban logísticamente a hacer realidad lo que yo tenía en la cabeza y lo que escribía. Trabajar con una productora como Evidencia cambia esa relación, porque es una productora que acoge también creativamente los proyectos y trabajar con ellos hace que en un punto el proyecto esté por encima de todos realmente; el proyecto tiene una vida en sí mismo, empieza a hablar y todos empezamos a escuchar creativamente hacia donde nos está empujando.

Por otro lado, contar con toda esa experiencia y con todos los contactos que tienen, crea muchas más posibilidades a la hora de la financiación, el desarrollo, y la distribución, que al final hace que mucha más gente vea el corto y que se pueda hacer en mejores condiciones que produciéndolo sin ese tipo de experiencia detrás.

(B.S.) La autorreferencialidad, la observación de los privilegios de clase, y las vías de escape que tienen esos privilegios son marcas personales de tus dos anteriores cortos, ¿qué nos podemos esperar en Todo incluido?

(D.D.): Todo incluido es de alguna manera la continuación del proyecto que empecé con Paila, que para mi es el retrato de una clase social que intenta aferrarse al poder a como dé lugar, y todas las contradicciones que eso conlleva. Pero creo que se ha vuelto, a medida que he avanzado en el proceso, un proyecto cada vez más personal; esta vez lo hago hablando de mi familia, de mis recuerdos de infancia, de mi papá, de mi madrastra; entonces es eso, continuar el proyecto hacia un centro mucho más personal que nunca antes.

(B.S.) Dentro del corto plazo, ¿hay intenciones de dar el salto al largometraje? Si no es así, ¿qué crees que te hace falta para eso?

(D.D.): Justo ahora estoy por fin terminando todo el proceso de Todo incluido y estamos a pocos días de estrenar en Toronto, pero hay muchas cosas del proyecto que siguen cuestionándome, que siguen interrogándome, y por eso estoy empezando una escritura muy incipiente de un largometraje que va a hablar de ese mismo universo y de esos mismos personajes.

(B.S.) A propósito de este estreno, ¿cómo describirías la evolución del corto colombiano en los últimos años?

(F.L.): Yo creo que los cortos colombianos, así como los largos, han sido cada vez mejores. Estamos en un momento de nuestra industria que empieza a tener muchas películas y cortometrajes interesantes al año. Creo que tiene que ver también con el tipo de trabajo que hace por ejemplo un festival como BOGOSHORTS, porque si no hubiera donde mostrar los cortos, no serviría para nada hacerlos.

(B.S.) ¿Cuáles son los principales retos que tienen los realizadores de cortometraje en su proceso de formación?

(F.L.): Yo creo que hacer cine es un reto constante y creo que hacer cortometraje es un reto posiblemente más grande todavía, porque no solamente nadie lo conoce a uno, sino porque el poco apoyo que se pueda tener nunca alcanza, y cuando uno está formándose como cineasta, uno se forma filmando. Por más que uno vaya a una escuela de cine —y yo tuve la suerte de ir a una— la manera de aprender a ser cineasta es filmando películas, filmando cortos, y creo que el principal reto es lograrlo. Mantener la fuerza, mantener la fe y seguir adelante a pesar de que hacer cine en Colombia —y cortometraje en particular— es una labor quijotesca.

Deja un comentario

Archivado bajo Actrices y Actores, Arte, Cine colombiano, Colombia, Cortometrajes, Cultura Colombiana, Directores, Entrevistas, Eventos Internacionales, Festivales, Noticias y artículos, Productores

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.