Archivo de la categoría: Agricultura

Exalumno Colombiano del Bachillerato Internacional crea empresa con conciencia social

Exalumno del Bachillerato Internacional crea empresa con conciencia social

Ervin Liz, exalumno colombiano del Bachillerato Internacional (IB), cofundó la empresa Colombian Coffee Connection. Mediante el comercio ético directo, la empresa importa a EE. UU. café fresco orgánico especial cultivado por agricultores indígenas de la etnia nasa en Colombia.

Ervin decidió cursar el Programa del Diploma (PD) del IB mientras estudiaba en el United World College (UWC) Red Cross Nordic (Noruega). La combinación del currículo del IB y el programa del UWC lo motivó como nunca antes lo había estado en su vida. El programa le ayudó a desarrollar la creatividad, una mentalidad abierta y la disposición para experimentar y explorar. Ha aprovechado estas habilidades en la universidad y en la vida, lo que le ha otorgado una ventaja competitiva en distintas áreas, tales como la escritura creativa, el comercio y los negocios.

Colombian Coffee Connection es una empresa dedicada a la torrefacción e importación de café especial con oficinas centrales en Hutchinson, Minnesota (EE. UU.). “Actualmente también vendemos café en Bogotá. John Backlund (mi socio comercial) y yo fundamos CCC en 2017, con el objetivo de importar a EE. UU. el café orgánico especial más fresco que cultivan en Colombia los agricultores indígenas de la etnia nasa. Además de prestar especial atención a la calidad, también nos preocupamos por practicar un comercio ético directo y por retribuir a la comunidad lo que nos ha dado”, afirmó Ervin Liz.

El comercio ético directo significa que Colombian Coffee Connection compra directamente de los agricultores y les paga por su cosecha hasta un 200 % más que el precio de mercado. Para retribuir lo que reciben, su iniciativa Coffee With Heart (café con corazón) dona el 10 % de las ganancias para financiar proyectos humanitarios que benefician a los ancianos indígenas de la comunidad agrícola. Hasta ahora han construido dos proyectos de vivienda por medio de esta iniciativa.

“Mi conclusión a día de hoy es que se puede ejercer un impacto positivo de muchas maneras y a distintas escalas”, declaró Ervin Liz. “Si quieres ayudar a las personas realizando proyectos locales a gran escala, fantástico; si decides ayudar a tu vecino o a las personas de tu pueblo o ciudad, también es fantástico. En mi opinión, lo importante es hacer las cosas con amor, dedicación y compasión”.

Acerca del Bachillerato Internacional

En 2018, el Bachillerato Internacional (IB) celebró su 50.º aniversario. Esta fundación sin fines de lucro, que lideró un movimiento de educación internacional en 1968, ofrece ahora cuatro programas educativos exigentes y de alta calidad para alumnos de 3 a 19 años. A través de un currículo único de alto nivel académico, promovemos el pensamiento crítico y apostamos por un aprendizaje flexible que trasciende las fronteras disciplinarias, culturales y nacionales. En la actualidad, el IB cuenta con más de 1,4 millones de alumnos en más de 5.000 colegios de 153 países. Para obtener más información, visite www.ibo.org/es.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Agricultura, Colombia, Comunidades, Cultura Colombiana, Economía, Estadísticas, Gestion empresarial, Noticias y artículos, Proyectos

Las razones de la minga indígena en el Cauca (desde Razón Pública)

Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Las razones de la minga indígena en el Cauca

Las protestas, en las que participaron más de veinte mil indígenas, tienen su raíz en los incumplimientos históricos del gobierno colombiano hacia esta población.

En el país hay entre quinientos y seiscientos mil indígenas distribuidos en ochenta y un etnias con sesenta y cuatro lenguas diferentes, según el DANE. El grupo mayoritario es el pueblo Páez o Nasa, con alrededor de cien mil miembros. Asentados sobre todo en el departamento del Cauca, los Nasa se unieron con los Yanaconas y los Guambianos en 1971 para formar el CRIC (Concejo Regional Indígena del Cauca), probablemente la organización indígena más importante del país.

A lo largo de la historia, los conflictos entre indígenas y gobierno se han dado alrededor del territorio. En el viejo régimen colonial de tierras existían los denominados “resguardos de indios”, una figura que definía territorios comunales para esa población, pero carecía de un reconocimiento legal de su propiedad. En ese entonces los territorios destinados a ellos eran alrededor de 400 mil hectáreas para 150 mil personas.

Desde la constitución del Estado colombiano es posible identificar tres periodos en su relación de las comunidades indígenas:

  1. Uno breve, producto de la guerra de independencia, en el cual se reconocieron formalmente algunos derechos como la vida en comunidad;
  2. La época entre mediados del siglo XIX y XX, que se caracterizó por una agresiva política desde el gobierno central contra las tierras comunales indígenas; y
  3. A partir de la ley 135 de 1961 (ley de reforma agraria), cuando se inicia el reconocimiento legal de tierras a grupos indígenas.

Bajo la nueva figura de resguardos indígenas se crearon 158 unidades territoriales sobre un área de doce millones de kilómetros, que fueron reconocidos bajo títulos de propiedad colectiva a las comunidades. Gran parte de ellos se encuentran en la amazonia y provienen del régimen de baldíos de la nación.

En el caso particular del Cauca, la concentración de tierra por parte de empresas y particulares impidió el éxito de esa estrategia. Así, el régimen de dotación de tierras sólo fue efectivo en regiones periféricas y con baja densidad de población indígena.

A partir de 1980 empieza a consolidarse el reconocimiento estatal de los derechos especiales de los pueblos indígenas, sobre todo en materia de dotación de tierras, educación y programas de atención en salud. La Constitución de 1991 también fue fundamental, pues reconoció y aceptó la existencia de la diversidad cultural dentro del Estado colombiano y se reconocieron oficialmente los territorios indígenas, si bien de una forma aún demasiado general.

No obstante, hay dos grandes problemas que se han prolongado hasta el día de hoy:

  1. La capacidad de decisión de los indígenas sobre sus territorios es limitada y no se han dado soluciones para el problema de la colonización de campesinos sin tierra.
  2. Las dinámicas del conflicto han pauperizado las condiciones de vida de la población indígena.

Como dije antes, la disputa entre gobierno e indígenas tiene como centro el problema de las tierras. La mayoría de los territorios reconocidos a los pueblos indígenas se encuentran fuera de la frontera agrícola y son estratégicos para el cuidado y la preservación del medio ambiente Se trata de suelos poco productivos y con escasa infraestructura.

Además, se trata de zonas que suelen estar bajo el poder de grupos al margen de la ley. El cultivo de coca y la facilidad para su tráfico ponen en una situación de vulnerabilidad a las comunidades indígenas, principalmente en el sur del país. A lo anterior se suma que estos territorios no se encuentran titulados ni cuentan con muchos recursos legales para su protección. Por tal razón, el despojo de tierras se ha vuelto una práctica común entre empresarios y grupos armados.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: https://www.razonpublica.com/index.php/econom-y-sociedad-temas-29/11897-las-razones-de-la-minga-indigena-en-el-cauca.html

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Agricultura, Campesinos, Colombia, Comunidades, Debates, Denuncias, Derechos y Deberes, Investigaciones, Noticias y artículos, Organizaciones, Seguridad

Protestas campesinas y políticas agrarias: el enfoque equivocado (desde Razón Pública)

Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Protestas campesinas y políticas agrarias: el enfoque equivocado

El ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) perdió su rumbo desde hace un tiempo. Su propósito o su tarea central era elevar la todavía escasa productividad del campo colombiano, y en vez de eso lo pusieron a suscribir compromisos sociales.

El MADR no tuvo grandes apuestas ni se concentró en incrementar la competitividad y rentabilidad agraria, ni en la inserción a los mercados particularmente de los pequeños productores agrarios ni al desarrollo sostenible del mundo rural. Y como consecuencia de ello los rendimientos por hectáreas de café, arroz, maíz o yuca, al igual que la ganadería de leche y de carne, se quedaron por debajo de los promedios mundiales.

Para compararnos con un vecino cercano: el ministerio de Agricultura y Riego de Perú ejecuta una Política Nacional Agraria con doce Ejes bien definidos, entre los cuales se destacan los siguientes:

  • manejo sostenible de agua y suelos;
  • infraestructura y tecnificación del riego;
  • financiamiento y seguro agrario;
  • innovación y tecnificación agraria;
  • gestión de riesgos y desastres, y
  • reconversión productiva y diversificación.

Pero en vez de seguir una política parecida, el MADR andaba —o anda— de paro en paro, sentado en las mesas de negociaciones cada vez que bloqueaban una vía y suscribiendo compromisos sociales que no podía cumplir. Lo social, sus movilizaciones y protestas impusieron la política pública agraria. Por eso el ministerio se gasta el presupuesto en la coyuntura, es decir, en ayudas directas a los productores y en subsidios a los precios.

Casi nada se invierte en resolver la estructura, es decir: en otorgar seguridad jurídica a la propiedad rural o en infraestructura productiva, como decir las vías terciarias, el riego, el almacenamiento, la innovación o el avance tecnológico. Y mientras el Ministerio andaba en lo social aumentaron los costos de producción, disminuyó la rentabilidad, y muchos productores se quebraron.

No podemos subestimar la fuerza de la inercia, que mantiene amarrado al Ministerio a las cambiantes coyunturas sociales. La inercia es cómoda y no exige gran esfuerzo, pero también impide que las cosas cambien. El MADR tiene el desafío de romper el statu quo, no necesariamente a las malas, y en todo caso con argumentos y con inteligencia.

No se trata de dejar a un lado el componente social, sino de entender que la manera seria de atender lo social es mejorar lo productivo: con mejores rentabilidades, mayor inclusión de los pequeños productores a los mercados y, por supuesto, aumentando sus ingresos y con la provisión de bienes públicos para el campo (carreteras, sistemas de riego, centrales de mercadeo…).

Pero cambiar el rumbo del MADR no será fácil por varios motivos: por la limitación de recursos, por la polarización y tensión sobre la tierra, porque las ideologías se tomaron el debate sobre el desarrollo rural, los TLCs y la inversión extranjera.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: https://www.razonpublica.com/index.php/econom-y-sociedad-temas-29/11893-protestas-campesinas-y-politicas-agrarias-el-enfoque-equivocado.html

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Agricultura, Campesinos, Colombia, Comunidades, Controversia, Debates, Denuncias, Grupos, Investigaciones, Leyes y Decretos, Noticias y artículos

Para tilapias más sabrosas, desde la Universidad CES buscan purificar el agua de la producción

Para tilapias más sabrosas buscan purificar el agua en granjas acuícolas de San Carlos, Antioquia

  • Desde la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES intervienen el agua para mejorar calidad del pescado, aumentar su capacidad productiva, mejorar las condiciones de proceso, empaque y distribución.
  • Del proyecto se benefician 60 familias de pequeños productores de tilapia pertenecientes a la Asociación de Piscicultores de San Carlos – ASOPISAN.

Con el propósito de mejorar la calidad del agua en granjas acuícolas, en especial, de tilapia, la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES de Medellín inició trabajos de socialización con microempresarios del municipio de San Carlos, en la región del Oriente de Antioquia.

El proyecto fue seleccionado por medio de una convocatoria de Colciencias y financiado por la Gobernación de Antioquia. De esta iniciativa se beneficiarán más de 60 familias de pequeños productores de tilapia pertenecientes a la Asociación de Piscicultores de San Carlos – ASOPISAN.

Con la intervención, la cual inició socializaciones desde febrero pasado, se pretende aumentar su capacidad productiva, mejorar las condiciones de proceso, empaque y distribución de pescado y adecuado manejo del ambiente, por medio de diferentes líneas estratégicas, según explicó Francisco Arango Vacares, líder del proyecto desde la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia del CES.

“Es importante mejorar la calidad del agua por dos razones primordiales. La primera es porque un adecuado manejo del agua mejora sustancialmente la eficiencia productiva de la tilapia, posibilitando el desarrollo de un agronegocio rentable y mejorando el ingreso económico de familias rurales. La segunda es porque un adecuado uso y aplicación de estrategias de conservación del recurso hídrico genera un impacto ambiental positivo en este territorio, asegurando la disponibilidad de agua para las generaciones venideras”, argumentó el zootecnista Arango Vacares.

Adicionalmente, se formulará un plan de mercadeo que les permita a las familias beneficiadas incursionar en mercados cada vez más competitivos con un producto de excelente calidad.

Se espera generar impacto económico, social y ambiental como un aporte al desarrollo rural, en un territorio golpeado por la violencia en años anteriores.

http://www.ces.edu.co

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Agricultura, Ciencias, Colombia, Comunidades, Controversia, Debates, Investigaciones, Medio Ambiente, Noticias y artículos, Proyectos, Universidades

Crisantemos para San Valentín fueron evaluados en laboratorio de la Universidad CES

Para no romper corazones, crisantemos para San Valentín fueron evaluados en laboratorio de la Universidad CES

  • Unidad de Biotecnología Vegetal (UBi) de la Universidad CES examinó más de 6.000 variedades de crisantemos de exportación, con potencial para ser comercializados en el mundo en la fecha de los enamorados.
  • El Laboratorio es el único en Colombia que presta el servicio de detección de virus y viroides, con técnicas moleculares, altamente sensibles al sector floricultor.
  • De la producción de crisantemos en Colombia, Antioquia aporta el 90% con más de 400 variedades de la especie floral, la cual es cultivada, especialmente, en la subregión del Oriente.

Cuántos corazones rotos o caras largas de pesar pueden provocar un ramo de flores marchitas, descoloridas, asimétricas y peor aún si es Día de San Valentín.  Como contribución  que ayuda  a evitar caras tristes aportando a la calidad de los crisantemos, la Unidad de Biotecnología Vegetal (UBi) de la Universidad CES, en Medellín, evaluó la presencia de virus y viroides en más de 400 variedades de crisantemos, muchas de las cuales se cultivan en Antioquia y que tienen como destino la comercialización en mercados internacionales este 14 de febrero.

Las variedades de crisantemos examinadas por los investigadores colombianos hacen parte de una muestra significativa, pues el  40% de las empresas en Antioquia que representan el 60% de la producción de la especie floral en Colombia, evalúan sus materiales en la UBi.

“En la Unidad de Biotecnología Vegetal  colocamos en condiciones in vitro plantas  de crisantemos seleccionadas aquí en el país, que son potencialmente las nuevas variedades en el futuro, esto facilita a los obtentores la exportación de esos materiales para que lleguen a Holanda y a otros países y puedan hacerse más evaluaciones allá, como parte del proceso de convertirse en variedades comerciales con orígenes colombianos”, explicó  Diego Martínez Rivillas, biólogo y doctor en Biología, docente e investigador de la Facultad de Ciencias y Biotecnología de la Universidad CES.

El análisis consiste en evaluar muestras de las plantas que se usarán como material de partida  en los cultivos comerciales, esto con el fin de detectar virus y viroides que producen afectaciones que limitan la calidad y la productividad en los cultivos. Se hace empleando herramientas  y técnicas moleculares, lo cual aporta en la calidad fitosanitaria de los crisantemos de exportación de Antioquia para fechas tan especiales como el Día de San Valentín, entre otras.

“Hay varias enfermedades virales que limitan la producción de crisantemos. Hay unas entidades que se llaman viroides, uno de los cuales causa enanismo y no permiten que el crisantemo tenga la calidad comercial. En la UBi realizamos detección de viroides a través de técnicas moleculares como la PCR en tiempo real y sondas especiales que son muy sensibles y somos los únicos que realizamos  esa prueba  como servicio en Colombia”, añadió el docente Martínez R.

En 2018, la Unidad de Biotecnología Vegetal (UBi) de la Universidad CES se colocaron más de  5.000 plantas en condiciones in vitro que fueron enviadas a México y Holanda, y otras más a cultivadores en Colombia, algunas de ellas dan origen a los cultivos de variedades que se plantan y se comercializarán durante  diferentes fechas  en el mundo,  siendo el día de los enamorados una de las más especiales.

Según información de Asocolflores para la temporada de San Valentín 2018 los floricultores colombianos despacharon 35.000 toneladas o 600 millones de tallos. Para este año 2019 se estima incrementos alrededor de un 3 %, es decir, que alcance las 36.050 toneladas o 618 millones de tallos, de los cuales las rosas son predominantes en esta fecha,  seguidas de claveles, astroemerias y crisantemos en su orden. El Oriente antioqueño aporta un 23% del volumen de exportación.

Sobre la UBi

La Unidad de Biotecnología Vegetal (UBi) de la Universidad CES de Medellín tiene enfoque a la prestación de servicios e investigación para el sector agrícola, forestal y otros. ​

Direccionas esfuerzos a la detección de virus y viroides (principalmente en cultivos de flores), la investigación y desarrollo en la producción de metabolitos secundarios mediante técnicas biotecnológicas y las técnicas de propagación in vitro de plantas.​

Pretende impactar la producción vegetal y las acciones de I+D +I en los sectores atendidos con el respaldo académico y científico de la Universidad CES y recurso humano calificado.

http://www.ces.edu.co/

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Agricultura, Ciencias, Colombia, Enfermedades, Estadísticas, Investigaciones, Noticias y artículos, Universidades

Conversatorio – Socialización; Huerta Muyquyta (Bogotá, Colombia)

Fecha: viernes 26 de octubre, de 14:00 a 17:00

Lugar: Fundación Buena Semilla en Barrio Egipto

Echar Semilla los invita este Viernes 26 de Octubre a las 2:00 pm a participar en esta socialización, donde compartiremos con la Fundación Buena Semilla, vecinos del Barrio Egipto y la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, lo que ha sido esta experiencia de construcción de la #HuertaMuyquyta y el proceso social comunitario.

Los esperamos a todos y así tener una linda jornada donde también habrá un compartir.
Lo único que tienen que traer es su fruta favorita.

Para más información, pueden ir al enlace del evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/111046549814632/

Deja un comentario

Archivado bajo Agricultura, Alimentación, Colombia, Comunidades, Eventos en Colombia, Fundaciones, Noticias y artículos, Proyectos

Los desafíos de la Agencia Nacional de Tierras (desde Razón Pública)

Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Los desafíos de la Agencia Nacional de Tierras

El problema de la tierra rural en Colombia es de una dificultad mayúscula: en la ruralidad nació las FARC y también fue y es la paridera de la violencia estructural del país. Y la tierra y su informalidad pero más que ello, el territorio y su control son espacios pero también escenarios para que germine y se reproduzca lo informal lo ilícito y lo criminal como por ejemplo, la minería ilegal, el tráfico de armas y de drogas o la constitución de corredores estratégicos de retaguardia o de tránsito.

La tierra (y más que la tierra) es el control territorial la causa de conflictos inacabables en el país en el que la falta de Estado y la precaria presencia de la institucionalidad formal en la ruralidad es desconcertante. Por ello, la informalidad es la regla del juego en la ruralidad.

El presidente Santos reestructuró el sector agrario y creó tres grandes entidades: la Agencia Nacional de Tierras (ANT), la Agencia de Desarrollo Rural (ADR) y la Agencia de Renovación del Territorio (ART).

Santos creó además la Unidad de Restitución de Tierras (URT), la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP) y adoptó una infinidad de planes para el sector.

Pero ello generó multiplicidad de instituciones, duplicidad de funciones, dispersión de recursos, falta de coordinación institucional y poca presencia en el territorio que también se tradujo en una atomización de planes tales como los PDET, Contratos Paz, POSPR, PDRET, PIDAR, PNIS, PDEA, ZIDRES, ZRC, etc. que compiten entre sí y que no se articulan entre ellos. La ausencia territorial es crítica, la ANT tiene apenas ocho oficinas que denomina “Unidades de Gestión Territorial”, ubicadas por ejemplo, en Bogotá, Santa Marta, Montería y Villavicencio. Por eso un campesino que viva en el sur de La Guajira tiene que viajar a Santa Marta para tramitar cualquier solicitud, pagando de su bolsillo los gastos de transporte, alojamiento, alimentación y papeleos del caso.

El diseño institucional del sector agro es inapropiado, por lo fuertemente centralizado, lo cual ha sido sin lugar a duda una causa estructural de la ineficacia de la política pública rural y en este sentido podría decirse que la misma se caracteriza por ser una macrocefalia a nivel central que concentra competencias, recursos y decisiones.

En buena hora el gobierno Duque consignó la reforma institucional para el desarrollo rural dentro de los lineamientos estratégicos del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022. Sin embargo sería necesario que la reestructuración involucre a los gobierno territoriales: las Secretarias Departamentales y Municipales de Agricultura; los Consejos Seccionales de Desarrollo Rural (CONSEAS); los Consejos Municipales de Desarrollo Rural (CMDR), y el Consejo Nacional de Secretarios de Agricultura (CONSA).

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: https://www.razonpublica.com/index.php/econom-y-sociedad-temas-29/11453-los-desafíos-de-la-agencia-nacional-de-tierras.html

Deja un comentario

Archivado bajo Agricultura, Campesinos, Colombia, Comunidades, Controversia, Debates, Estadísticas, Investigaciones, Leyes y Decretos, Noticias y artículos, Organizaciones, Proyectos