Archivo de la etiqueta: Campesinos

Bicentenario en las bibliotecas públicas (desde BibloRed)

Bicentenario: una conmemoración histórica en las bibliotecas públicas

Del 21 de julio al 10 de agosto, la Alcaldía de Bogotá conmemora 200 años de Independencia de Colombia. Charlas, talleres y presentaciones artísticas gratuitas hacen parte de la programación que celebra la multiculturalidad en la campaña libertadora

Imagen: Bicentenario en BibloRed

Del 21 de julio al 10 de agosto BibloRed tiene una programación especial con charlas, talleres, conferencias y actividades artísticas gratuitas, planeadas para niños, jóvenes y adultos. Para exaltar el papel de los campesinos, indígenas y afrodescendientes en la Independencia, y sus repercusiones en temas como la paz y libertad en la Colombia actual.

Las actividades, que sucederán en varios de los espacios de lectura de la Red, estarán divididas en tres franjas, cada una enfocada en públicos específicos y en visibilizar a los que hicieron posible el proceso libertario y de construcción de nación que llevamos en estos 200 años.

En El Bicentenario contado por y para los niños se invitará a que los niños y jóvenes se cuestionen sobre los eventos que nos han permitido construir una nación más democrática, inclusiva y diversa. A través de talleres y actividades podrán trabajar y reflexionar sobre conceptos como libertad, emancipación e independencia, entre otros, de la mano del Museo de Bogotá, el Instituto Caro y Cuervo, y Libro al Viento.

En la segunda franja Doscientos años de historia, ¿cómo entenderla?, dirigida a jóvenes y adultos, se dialogará sobre esta historia de 200 años entre usuarios y profesores de la Universidad Nacional, Los Andes, el Rosario y el Externado. Los usuarios podrán asistir a charlas y conversatorios que tienen como objetivo acercar el conocimiento histórico y relacionarlo con temas actuales, como el Acuerdo de Paz, la multiculturalidad y la construcción de nación y ciudadanía.

Las artes del Bicentenario es una muestra de la diversidad cultural de los pueblos y culturas que participaron en la campaña libertadora. Exposiciones artísticas y presentaciones de danza y música afro, indígena y campesina serán parte de esta franja. Disfrutarán de tiples, flautas, marimbas, fotografías, artes plásticas, bailes y cantos tradicionales.

El domingo 21 de julio comienza esta conmemoración histórica a las 11:00 a.m. en la Biblioteca Pública Virgilio Barco con un mercado campesino, afro e indígena y las presentaciones de Los Reales del Nevado, Los Flauteros de Tamabioy y Kombilesa Mí.

El cierre será el sábado 10 de agosto a las 2:00 p.m. en la Biblioteca Gabriel García Márquez El Tunal, en donde se reunirán los héroes creados por niños y niñas de Bogotá en un evento Cosplay del Bicentenario, y las presentaciones de Tiple y Bordón, Kilombo Danza Afrocontemporánea y Nicoyembe y su agrupación.

La programación completa la pueden encontrar en la página de BibloRed haciendo clic aquí así podrán disfrutar en toda Bogotá de esta conmemoración de libertad, historia y multiculturalidad.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actividades, Artistas, Bibliotecas, Campesinos, Colombia, Comunidades, Controversia, Cultura Colombiana, Danzas, Eventos en Colombia, Grupos, Lecturas, Libros, Noticias y artículos, Talleres, Universidades

La agobiante crisis del campo colombiano (desde Las 2 Orillas)

Desde Las 2 Orillas publican el siguiente artículo:

La agobiante crisis del campo colombiano

“Vámonos pa’l monte, pa’l monte pa’ huarachar, vámonos pa’l monte que el monte me gusta más…”, así reza una de las estrofas de esta clásica canción salsera del maestro Eddie Palmieri, uno de los mejores pianistas que ha parido el mundo de la salsa en toda su historia.

El tema Vámonos pa’l monte se grabó por primera vez en el año 1972, y desde esa fecha siempre se ha catalogado como un verdadero clásico. Las frases de esta composición hacen alusión a la tranquilidad, regocijo y sano ambiente que emanan los sitios alejados de los estrambóticos ruidos como los que producen las encerradas ciudades.

Colombia al igual que la mayoría de países americanos cuenta con enormes espacios territoriales revestidos de encantadoras montañas, sabanas, valles e inconfundibles costas que se funden en la diversidad étnica, produciendo una soberbia combinación digna de admiración y respeto.

Desafortunadamente la palabra “campesino” se ha interpretado equivocadamente en el argot popular del colombiano, incluso son las mismas autoridades gubernamentales las que se han encargado en muchas oportunidades de menospreciar a los compatriotas que viven y laboran en los campos nacionales.

El solo hecho de provenir directamente de los indígenas es razón suficiente para que se conserve la vocación rural; sin embargo, los más de quinientos años desde que se produjo la mezcla racial y cambio de actitud en la descendencia amerindia, ha facilitado el olvido de las costumbres ancestrales y por ende el quebranto de la propia dignidad, transformando a muchos connacionales en verdugos de su misma estirpe.

Ser campesino no debe ser sinónimo de desigualdad o ultraje así como sucede cada vez con mayor incidencia en mujeres y hombres dedicados a la producción agropecuaria. Desde las mismas leyes están diseñadas a ofender y no reconocer méritos a esta actividad laboral, importante y vital para el desarrollo armónico y equilibrado de una sociedad.

El campesino en Argentina, Uruguay, Chile, Estados Unidos o Europa es equivalente a honor y orgullo. Este sector, indispensable para el desarrollo de un país, necesariamente debería ocupar toda la atención del caso, especialmente en inversión, investigación y financiación, tal como lo tienen otros estados del mismo nivel que Colombia.

Se calcula que el 40% de la población del país aún se encuentra ubicada en área rural con proyección a disminuir, siendo trascendental este porcentaje para la sostenibilidad alimentaria; lástima que estos regímenes gubernamentales vayan en contravía de las reales necesidades del agro.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Las 2 Orillas: https://www.las2orillas.co/la-agobiante-crisis-del-campo-colombiano

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Campesinos, Colombia, Comunidades, Controversia, Debates, Estadísticas, Investigaciones, Noticias y artículos, Universidades

La economía no anda bien (desde Las 2 Orillas)

Desde Las 2 Orillas publican el siguiente artículo:

La economía no anda bien

Objetivamente, de acuerdo a los datos disponibles, la economía colombiana no está bien y esta verdad la tienen que aceptar quienes tienen la responsabilidad del manejo de la política económica. El gobierno a su vez reacciona negativamente ante quienes le dicen  la verdad, pero internamente no pueden desconocer lo que demuestran las cifras. Como dicen los economistas, las cifras son las cifras. Decir que la economía se está recuperando como afirma el presidente Duque y su ministro de Hacienda, es pensar con el deseo, que para bien de los colombianos ojalá se cumpla, pero la verdad hoy es preocupante. Lo que mostró el gerente del Banco de la República es que el crecimiento, no anual sino trimestral, el último del 2018 contra el primero de 2019, desestacionalizado, muestra estancamiento del crecimiento económico.

Varios hechos preocupan. Por ejemplo, una pregunta que debe hacerse es por qué con semejante tasa de cambio, muy por encima de los 3.000 pesos por dólar, no aumentan las exportaciones sino que lo que crece son las importaciones, generándose así, un preocupante déficit en la balanza comercial. Se confirma algo que desde hace tiempo debería haber preocupado a los responsables de la política económica: este país no tiene una oferta exportable y seguimos colgados del petróleo, sometidos a los vaivenes de su precio sobre el cual no tenemos ninguna influencia. Error de política económica que no logra remediarse; nada se hace para crear la base productiva de este país que pasa por la recuperación del sector agropecuario. Pero como esto no se logra sin acabar con la profunda concentración de la tierra, el feudalismo hoy en el poder impide cualquier cosa que lleve a la verdadera modernización de la agricultura y de la ganadería, dándole oportunidad a los millones de campesinos que tenemos y que hoy viven en el siglo XVII.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Las 2 Orillas: https://www.las2orillas.co/la-economia-no-anda-bien

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Agricultura, Campesinos, Colombia, Controversia, Debates, Economía, Estadísticas, Investigaciones, Noticias y artículos

Convocatoria abierta para territorios rurales (desde IDARTES)

Convocatoria abierta para territorios rurales

Queremos apoyar proyectos que tengan como objetivo principal el fortalecimiento de los territorios rurales y de las comunidades campesinas de Bogotá, a través de prácticas artísticas y culturales.

Idartes Rural es un programa de la línea estratégica de Arte para la Transformación Social del Idartes que plantea el desarrollo de prácticas artísticas descentralizadas y al servicio de las comunidades de las localidades de Chapinero, Santa Fe, Usme, Suba, Ciudad Bolívar y Sumapaz.

Como un ejercicio de construcción colectiva y divulgación de memoria, las agrupaciones y personas jurídicas que se presenten a esta convocatoria, deben contemplar en su plan de actividades un registro audiovisual del proyecto de una duración máxima de diez (10) minutos.

Consulta aquí: https://bit.ly/30qi4YA

Instituto Distrital de las Artes – Idartes
Carrera 8 N° 15 – 46
PBX:(+571) 3795750
contactenos@idartes.gov.co

Deja un comentario

Archivado bajo Artistas, Avisos Clasificados, Becas, Campesinos, Colombia, Comunidades, Convocatorias, Cultura Colombiana, Estímulos, Noticias y artículos, Proyectos

Las razones de la minga indígena en el Cauca (desde Razón Pública)

Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Las razones de la minga indígena en el Cauca

Las protestas, en las que participaron más de veinte mil indígenas, tienen su raíz en los incumplimientos históricos del gobierno colombiano hacia esta población.

En el país hay entre quinientos y seiscientos mil indígenas distribuidos en ochenta y un etnias con sesenta y cuatro lenguas diferentes, según el DANE. El grupo mayoritario es el pueblo Páez o Nasa, con alrededor de cien mil miembros. Asentados sobre todo en el departamento del Cauca, los Nasa se unieron con los Yanaconas y los Guambianos en 1971 para formar el CRIC (Concejo Regional Indígena del Cauca), probablemente la organización indígena más importante del país.

A lo largo de la historia, los conflictos entre indígenas y gobierno se han dado alrededor del territorio. En el viejo régimen colonial de tierras existían los denominados “resguardos de indios”, una figura que definía territorios comunales para esa población, pero carecía de un reconocimiento legal de su propiedad. En ese entonces los territorios destinados a ellos eran alrededor de 400 mil hectáreas para 150 mil personas.

Desde la constitución del Estado colombiano es posible identificar tres periodos en su relación de las comunidades indígenas:

  1. Uno breve, producto de la guerra de independencia, en el cual se reconocieron formalmente algunos derechos como la vida en comunidad;
  2. La época entre mediados del siglo XIX y XX, que se caracterizó por una agresiva política desde el gobierno central contra las tierras comunales indígenas; y
  3. A partir de la ley 135 de 1961 (ley de reforma agraria), cuando se inicia el reconocimiento legal de tierras a grupos indígenas.

Bajo la nueva figura de resguardos indígenas se crearon 158 unidades territoriales sobre un área de doce millones de kilómetros, que fueron reconocidos bajo títulos de propiedad colectiva a las comunidades. Gran parte de ellos se encuentran en la amazonia y provienen del régimen de baldíos de la nación.

En el caso particular del Cauca, la concentración de tierra por parte de empresas y particulares impidió el éxito de esa estrategia. Así, el régimen de dotación de tierras sólo fue efectivo en regiones periféricas y con baja densidad de población indígena.

A partir de 1980 empieza a consolidarse el reconocimiento estatal de los derechos especiales de los pueblos indígenas, sobre todo en materia de dotación de tierras, educación y programas de atención en salud. La Constitución de 1991 también fue fundamental, pues reconoció y aceptó la existencia de la diversidad cultural dentro del Estado colombiano y se reconocieron oficialmente los territorios indígenas, si bien de una forma aún demasiado general.

No obstante, hay dos grandes problemas que se han prolongado hasta el día de hoy:

  1. La capacidad de decisión de los indígenas sobre sus territorios es limitada y no se han dado soluciones para el problema de la colonización de campesinos sin tierra.
  2. Las dinámicas del conflicto han pauperizado las condiciones de vida de la población indígena.

Como dije antes, la disputa entre gobierno e indígenas tiene como centro el problema de las tierras. La mayoría de los territorios reconocidos a los pueblos indígenas se encuentran fuera de la frontera agrícola y son estratégicos para el cuidado y la preservación del medio ambiente Se trata de suelos poco productivos y con escasa infraestructura.

Además, se trata de zonas que suelen estar bajo el poder de grupos al margen de la ley. El cultivo de coca y la facilidad para su tráfico ponen en una situación de vulnerabilidad a las comunidades indígenas, principalmente en el sur del país. A lo anterior se suma que estos territorios no se encuentran titulados ni cuentan con muchos recursos legales para su protección. Por tal razón, el despojo de tierras se ha vuelto una práctica común entre empresarios y grupos armados.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: https://www.razonpublica.com/index.php/econom-y-sociedad-temas-29/11897-las-razones-de-la-minga-indigena-en-el-cauca.html

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Agricultura, Campesinos, Colombia, Comunidades, Debates, Denuncias, Derechos y Deberes, Investigaciones, Noticias y artículos, Organizaciones, Seguridad

Protestas campesinas y políticas agrarias: el enfoque equivocado (desde Razón Pública)

Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Protestas campesinas y políticas agrarias: el enfoque equivocado

El ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR) perdió su rumbo desde hace un tiempo. Su propósito o su tarea central era elevar la todavía escasa productividad del campo colombiano, y en vez de eso lo pusieron a suscribir compromisos sociales.

El MADR no tuvo grandes apuestas ni se concentró en incrementar la competitividad y rentabilidad agraria, ni en la inserción a los mercados particularmente de los pequeños productores agrarios ni al desarrollo sostenible del mundo rural. Y como consecuencia de ello los rendimientos por hectáreas de café, arroz, maíz o yuca, al igual que la ganadería de leche y de carne, se quedaron por debajo de los promedios mundiales.

Para compararnos con un vecino cercano: el ministerio de Agricultura y Riego de Perú ejecuta una Política Nacional Agraria con doce Ejes bien definidos, entre los cuales se destacan los siguientes:

  • manejo sostenible de agua y suelos;
  • infraestructura y tecnificación del riego;
  • financiamiento y seguro agrario;
  • innovación y tecnificación agraria;
  • gestión de riesgos y desastres, y
  • reconversión productiva y diversificación.

Pero en vez de seguir una política parecida, el MADR andaba —o anda— de paro en paro, sentado en las mesas de negociaciones cada vez que bloqueaban una vía y suscribiendo compromisos sociales que no podía cumplir. Lo social, sus movilizaciones y protestas impusieron la política pública agraria. Por eso el ministerio se gasta el presupuesto en la coyuntura, es decir, en ayudas directas a los productores y en subsidios a los precios.

Casi nada se invierte en resolver la estructura, es decir: en otorgar seguridad jurídica a la propiedad rural o en infraestructura productiva, como decir las vías terciarias, el riego, el almacenamiento, la innovación o el avance tecnológico. Y mientras el Ministerio andaba en lo social aumentaron los costos de producción, disminuyó la rentabilidad, y muchos productores se quebraron.

No podemos subestimar la fuerza de la inercia, que mantiene amarrado al Ministerio a las cambiantes coyunturas sociales. La inercia es cómoda y no exige gran esfuerzo, pero también impide que las cosas cambien. El MADR tiene el desafío de romper el statu quo, no necesariamente a las malas, y en todo caso con argumentos y con inteligencia.

No se trata de dejar a un lado el componente social, sino de entender que la manera seria de atender lo social es mejorar lo productivo: con mejores rentabilidades, mayor inclusión de los pequeños productores a los mercados y, por supuesto, aumentando sus ingresos y con la provisión de bienes públicos para el campo (carreteras, sistemas de riego, centrales de mercadeo…).

Pero cambiar el rumbo del MADR no será fácil por varios motivos: por la limitación de recursos, por la polarización y tensión sobre la tierra, porque las ideologías se tomaron el debate sobre el desarrollo rural, los TLCs y la inversión extranjera.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: https://www.razonpublica.com/index.php/econom-y-sociedad-temas-29/11893-protestas-campesinas-y-politicas-agrarias-el-enfoque-equivocado.html

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Agricultura, Campesinos, Colombia, Comunidades, Controversia, Debates, Denuncias, Grupos, Investigaciones, Leyes y Decretos, Noticias y artículos

A Duque se le vienen más movilizaciones y puede que un paro como el de 2013 (desde La Silla Vacía)

Desde La Silla Vacía publican la siguiente noticia:

A Duque se le vienen más movilizaciones y puede que un paro como el de 2013

Aparte de la Minga indígena en el Pacífico, que va mínimo hasta Semana Santa y está creciendo en más regiones, se pueden sumar por lo menos cuatro movilizaciones que se están preparando para las próximas semanas. Si cuajan las marchas que harán después de semana santa los cafeteros y los sindicatos, pueden terminar creando un escenario como el del “tal paro no existe” de 2013, que arrancó graneadito pero sumando sectores que no pertenecen a la izquierda, y terminó derrumbando la popularidad del entonces presidente, Juan Manuel Santos.

La Central Unitaria de Trabajadores, CUT, que tiene más de 500 mil miembros incluyendo los 270 mil maestros de la Federación Colombiana de Educadores, Fecode, anunció una gran movilización nacional para el 25 de abril.

“El carácter de esta movilización es que termine en un paro indefinido, pero eso dependerá de cómo estén las fuerzas ese día de la marcha”, dijo a La Silla William Agudelo, presidente de la Asociación Distrital de Educadores, que hace parte de Fecode. “Queremos que haya más plata para la educación pública y no vemos señales en el Gobierno de querer avanzar”, agregó.

Hoy se reúne la junta nacional de Fecode para definir la logística sobre esa movilización.

A esa marcha del 25 se va a sumar la Cumbre Agraria, que agrupa organizaciones políticas como la Marcha Patriótica y el Congreso de los Pueblos; campesinas como la Coordinadora Nacional Agraria y la Mesa de Interlocución y Acuerdos; étnicas como el Proceso de Comunidades Negras y la Onic indígena; sindicatos agrarios como Fensuagro; y las zonas de reserva campesina reunidas en Anzorc.

Andrés Gil, presidente de Anzorc y uno de los líderes más visibles de la Cumbre Agraria, le dijo a La Silla que “es una movilización que dependiendo de la capacidad que tenga se puede volver paro. Pero en todo caso yo creo que estamos ante un año muy parecido al de 2013, cuando iniciamos con una movilización cafetera a principios de año, después vinieron los mineros, después la del Catatumbo y todo terminó en paro agrario”, nos dijo.

Salen por varias razones: desde que, según ellos, en el Plan Nacional de Desarrollo el Acuerdo de Paz está desfinanciado, hasta por los retrasos en los pagos y la asistencia técnica para las familias que firmaron acuerdos de sustitución voluntaria con el Gobierno dentro del Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, Pnis y por el eventual regreso del glifosato.

“Nadie puede decir que el 25 es el día D para el paro, pero sí es uno de los elementos importantes para establecer la capacidad de movilización para una acción de más calado”, agrega Gil.

Para leer completa esta noticia, pueden ir al enlace de La Silla Vacía: https://lasillavacia.com/duque-se-le-vienen-mas-movilizaciones-y-puede-paro-como-2013-70753

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Campesinos, Colombia, Comunidades, Controversia, Debates, Denuncias, Derechos y Deberes, Educación, Noticias y artículos, Organizaciones, Transporte