Archivo de la etiqueta: Clima

Presupuesto para el sector Ambiente será histórico: aumenta 20% (desde Secretaría de Ambiente de Bogotá)

Presupuesto para el sector Ambiente será histórico: aumenta 20%

  • Más de 1 billón 300 mil millones de pesos es la cifra con la que contaría el sector ambiente para su ejecución en los próximos 4 años.
  • Entre los principales pilares está enfrentar la crisis climática, proteger la Estructura Ecológica Principal y reverdecer a Bogotá.
  • Tras la pandemia originada por Covid-19, el sector ambiente también aporta a la reactivación económica de Bogotá, pues esta debe guiarse por el camino de la sostenibilidad.

El Plan de Desarrollo 2020-2024: Contrato Social y Ambiental para el siglo XXI, plantea un presupuesto histórico, de más de 1 billón 300 mil millones de pesos, para el sector Ambiente que está conformado por la Secretaría de Ambiente, el Jardín Botánico, el Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático – IDIGER y el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal – IDPYBA. Esto representa un incremento de 20 % en relación con el presupuesto del anterior plan.

Esta propuesta de Plan de Desarrollo busca una ciudad cuidadora, incluyente, sostenible y consciente. Por eso, como sector que enfrenta la crisis climática, lleva a cabo procesos de restauración, le da valor a la Estructura Ecológica Principal y desarrolla proyectos que lleven a la reactivación económica, entre otros temas.

“Esta es una invitación a que juntos, con corresponsabilidad, mejoremos nuestros hábitos y enfrentemos de manera consciente la crisis climática. De ninguna manera puede la recuperación económica de la emergencia sanitaria que estamos viviendo hoy agravar las condiciones de la crisis climática. Todo el sector ambiental aumentó su presupuesto frente al plan de desarrollo pasado. El incremento total es del 20 % y también para cada una de las instituciones: la Secretaría de Ambiente aumentó en 14 %, el Jardín Botánico en 50 %, el IDIGER 4 % y el IDPYBA en 18 %”, explicó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

Gracias a las contribuciones de los ciudadanos, del Concejo de Bogotá, de gremios y otros sectores, y ajustándonos a la situación del Covid-19, la propuesta para el Plan de Desarrollo 2020-2024, presentada ante el Concejo, refleja los retos y respuestas que como Distrito asumimos para enfrentar esta pandemia:

“¿Qué es lo que queremos hacer? Reverdecer a Bogotá, no solamente sembrando árboles, que es una parte muy importante de lo que queremos, sino también reconectando nuestros espacios económicos y asegurándonos de tener una vida productiva mucho más sostenible”, continuó la secretaria Urrutia.

Como sector aportaremos a 4 de los 5 propósitos del Plan, con especial énfasis en el 2:

La apuesta por cambiar hábitos de vida para reverdecer a Bogotá, adaptarnos y mitigar la crisis climática:

Como lo dijo la alcaldesa Claudia López en la presentación del Plan al Concejo de Bogotá: “Que no se nos olvide que la crisis climática es una realidad, requiere que consumamos distinto, produzcamos distinto, protejamos el agua, nuestra estructura ecológica principal, nos relacionemos distinto y cuidemos todas las formas de vida”. En este propósito garantizamos la protección del agua, páramos, humedales, ríos, bosques y los seres que allí habitan; buscamos que las industrias contaminen menos y que los ciudadanos produzcan menos residuos, los reciclen o reutilicen; y que podamos ocupar el territorio de una manera más ordenada y sostenible.

Desde el sector, en este propósito se deja claro que para adaptarnos y mitigar la crisis climática tenemos que generar un cambio cultural con educación ambiental en los colegios públicos, consolidar e implementar la estrategia “Bogotá se adapta y se prepara ante la crisis climática” y darles impulso a las huertas autosostenibles y a la Estrategia Distrital de Crecimiento Verde.

Bogotá protege sus recursos naturales y por eso se le da a la Estructura Ecológica Principal de la capital el valor que se merece, para esto es necesario administrar las áreas protegidas, humedales, parques ecológicos de montaña y otras áreas de interés ambiental, cumplir con la sentencia de los Cerros Orientales y proteger todas las formas de vida. Incrementar en 226 hectáreas para conservación en zonas de importancia ecológica, además, de los procesos de recuperación, rehabilitación o restauración.

Para reverdecer Bogotá se propone la plantación de 750.000 árboles en espacio urbano y rural y 5.000 m2 de jardines en espacio público, también se plantea el mantenimiento de los que ya existen y así mejorar nuestro entorno.

Adicionalmente, para reducir la contaminación ambiental atmosférica, visual y auditiva, realizaremos acciones de evaluación, seguimiento y control en estos frentes. Buscamos la reducción en un 8 % del material particulado generado por fuente móviles y la mortalidad por contaminación del aire; por eso, fortaleceremos la red de monitoreo de la calidad del aire, y actualizaremos el Plan de Descontaminación del Aire de Bogotá, basado en la articulación interinstitucional y en la participación integral de la comunidad.

Todas las formas de vida cuentan y por eso vamos a proteger la fauna silvestre y doméstica con programas especializados de atención integral. Adicionalmente, lograremos la dotación y puesta en operación de la primera fase de la casa ecológica de animales domésticos y a poner en funcionamiento el Tropicario, ubicado en el Jardín Botánico.

Queremos promover el aprovechamiento de residuos peligrosos, especiales y de manejo diferenciado, su disposición adecuada bajo un modelo de aprovechamiento para la ciudad y que vaya de la mano con una estrategia de cultura ciudadana para incentivar la separación en la fuente, reúso y reciclaje.

Es importante resaltar que, como nunca antes se había hecho, implementaremos un sistema de incentivos a la conservación ambiental rural, lo que incluye acuerdos de conservación, aportando al enfoque de ruralidad que está en el plan.

Además, estamos trabajando para que el río Bogotá vuelva a ser un orgullo para la ciudad. Esto es un trabajo de corresponsabilidad entre las entidades y los ciudadanos, quienes contribuyen con sus cambios de hábitos a su recuperación y descontaminación. Con otras autoridades vamos a articularnos para cumplir con las obligaciones en el Plan de Saneamiento y Manejo Básico de Vertimientos, ejecutar un programa de monitoreo, evaluación, control y seguimiento ambiental al recurso hídrico y eliminar conexiones erradas que generan carga contaminante a las fuentes hídricas de la ciudad.

También vamos a mejorar la eficacia en la atención a emergencias. En este sentido, beneficiaremos familias en zonas de alto riesgo no mitigable a través del programa de reasentamiento, con obras de mitigación para la reducción del riesgo y adaptación a la crisis climática.

Instituto de Protección y Bienestar Animal – IDPYBA

Es importante aclarar que el presupuesto para este Instituto no se redujo, por el contrario, aumentó. Para esta Administración es importante el cuidado de todas las formas de vida, lo que incluye la fauna doméstica y silvestre. Las actuaciones y metas en cabeza del Instituto siguen estando en el plan y como sector apoyaremos su cumplimiento.

Reactivación económica

Todo lo expuesto en los anteriores propósitos busca contribuir a la reactivación de la ciudad y por eso es fundamental el mantenimiento de la sostenibilidad ambiental, pues la recuperación económica y social debe ir de la mano con este pilar. Por eso buscamos promover la transición a economías y negocios verdes, subsidios a tecnologías limpias, transiciones energéticas, que el sistema financiero tenga en cuenta los riesgos climáticos para financiar proyectos, e incentivar la compra local de productos campesinos. Lo anterior nos permitirá prevenir, adaptar y mitigar la crisis climática.

La secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia, finalizó diciendo que: “a lo que llamamos en el contrato social y ambiental es a que cambiemos nuestros hábitos, desde la institucionalidad tenemos que tener mejores reglas de juego, mejores incentivos, para que todos transitemos hacia la sostenibilidad y mejoremos nuestro desempeño ambiental”.

¿QUÉ ES EL PLAN DE DESARROLLO?

Es la hoja de ruta que guiará a Bogotá los próximos 4 años para promover su desarrollo. La idea es atender las necesidades insatisfechas de la población y mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos en los aspectos económicos, sociales y ambientales. En este momento el plan está en el Concejo de Bogotá para el trámite de deliberaciones y adopción.

Finalmente, hay que decir que con este nuevo contrato se aporta al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y el sector ambiental contribuye con las metas para el cuidado del planeta, agua, energía, la adaptación al cambio climático y el cuidado en general del ambiente.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Ambiente, Clima, Colombia, Controversia, Debates, Estadísticas, Noticias y artículos, Proyectos, Virus

CES es la mejor universidad de Colombia en desempeño de Objetivos de Desarrollo Sostenible

Universidad CES es la universidad de Colombia con el mejor desempeño en los Objetivos de Desarrollo Sostenible

  • La Universidad CES lidera el grupo de instituciones colombianas que hacen parte del ranquin Impacto de la firma The Times Higher Education, la cual mide el desempeño de las universidades frente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.
  • Buena salud; Fin de la pobreza; Paz, justicia e instituciones fuertes y Acción climática son los objetivos en los cuales se destaca la Institución a nivel nacional y mundial.

 

La Universidad CES de Medellín, una institución reacreditada en alta calidad de la educación superior y con 42 años de fundación, fue reconocida como una de las instituciones de mejor desempeño en el mundo y la primera en Colombia en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) del Impact Rankings elaborado por la firma The Times Higher Education.

El primero lugar a nivel nacional lo comparten la Universidad CES y Eafit quienes se ubicaron en la edición 2020 en el grupo 101-200 en el ranking, el cual mide el desempeño de las universidades del mundo frente a los ODS de las Naciones Unidas.

Adicional, como parte del balance, la Universidad CES ocupa el primer lugar a nivel nacional en ODS como Buena salud; Paz, justicia e instituciones fuertes. A nivel mundial el puesto 68 en el ODS 1° Fin de la pobreza, el puesto 31 en el ODS 3 Salud y bienestar; el puesto 21 en el ODS 13 Acción por el clima.

En estos momentos es aún más importante estar alineados con esa agenda 2030 y mostrar, más allá de las palabras, el compromiso con la construcción de una sociedad más sostenible. Este es nuestro compromiso y se evidencia cada vez más en la integración de esta agenda común a nuestro Plan de desarrollo y en los avances que podemos ver en los últimos años y que son reconocidos, como en esta ocasión, por The Times Higher Education en su ranquin mundial de Impacto y desempeño frente a los ODS”, expresó el Dr. Jorge Julián Osorio Gómez, rector de la Universidad CES.

El sondeo mide el desempeño global de las universidades respecto a los ODS bajo tres indicadores: investigación, divulgación y administración. Para esta segunda edición, en 2020, las instituciones pudieron presentar documentación para ser evaluados en los 17ODS y no en los 11 como se realizó en la versión de 2019.

Esta segunda edición incluye 766 universidades de 85 países. En el siguiente link podrá conocer los resultados del escalafón: https://www.timeshighereducation.com/rankings/impact/2020/overall

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Ciencias, Clima, Colombia, Controversia, Educación, Investigaciones, Noticias y artículos, Resultados, Salud, Universidades

Tras un mes, calidad del aire mejoró en 81 %, lo que permite levantar alerta amarilla (desde Secretaría de Ambiente de Bogotá)

Tras un mes, calidad del aire mejoró en 81 %, lo que permite levantar alerta amarilla

  • Luego de varios picos de contaminación, producidos principalmente por incendios fuera de la ciudad y vientos que traían ese material particulado, Bogotá volvió a tener una mejor calidad del aire de manera sostenida.
  • El llamado especial de esta Administración es a la corresponsabilidad para cambiar nuestros hábitos y mitigar el cambio climático, cuidar el ambiente y nuestra salud.
  • A partir de este viernes se levantan las restricciones para la industria, con las limitaciones que impone la Cuarentena por la vida.
  • Las restricciones impuestas para vehículos particulares se mantienen durante el tiempo que dure la cuarentena.
  • La cuarentena por la vida, para reducir el impacto del COVID-19, ha mostrado un efecto muy positivo en la disminución de emisión de contaminantes, lo que permitió que la calidad del aire no empeorara en el último mes, a pesar de los incendios externos anteriormente mencionados.
  • La calidad del aire ha tenido una mejoría significativa durante los últimos días.

Los niveles de concentración de contaminantes de los últimos días en Bogotá han presentado una tendencia a la baja, situación que permite a la Secretaría de Ambiente levantar a partir de este viernes la Alerta Amarilla que se había decretado desde el pasado 5 de marzo en toda la ciudad.

Imagen: Secretaría de Ambiente de Bogotá.

Las condiciones meteorológicas de la última semana en el país, en especial las lluvias presentadas en la Orinoquía, así como el cambio en la dirección e intensidad de los vientos, hicieron que el material particulado (PM), producto de los incendios forestales, no fuera transportado hacia la ciudad. Estos factores favorecieron considerablemente la dispersión local de contaminantes.

Desde el momento en que se presentaron las peores condiciones de calidad del aire, al momento de terminar con la alerta, las concentraciones de contaminantes se han reducido en un 81 % en promedio en toda la ciudad.

Hace 30 días, cuando se declaró la alerta, la concentración de material particulado 2.5 en la media móvil ciudad durante 24 horas fue de 32.4 microgramos metro cúbico. La estación Carvajal – Sevillana (zona más crítica de la ciudad) presentaba concentraciones de PM 2.5 de 50 microgramos/metro cúbico en la media móvil. Al momento de levantar la alerta amarilla, los niveles están aproximadamente en 11 microgramos/metro cubico de PM 2.5, cifras que demuestran la notable disminución.

La Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá reportó, en su peor momento, concentraciones promedio en la ciudad de 59.2 microgramos/metro cúbico, condiciones que afectaban la salud de las personas más vulnerables (niños y adultos mayores). La red registra en la actualidad una concentración promedio en la media en la media móvil 24 horas de 11 microgramos/metro cúbico de PM 2.5, condiciones moderadas (verde) y favorables (azul).

Calidad del aire sábado 6 de marzo: Secretaría de Ambiente de Bogotá.

La Secretaría de Ambiente hace un llamado a los industriales para que utilicen tecnologías limpias en sus procesos de producción. De igual manera, invita a la ciudadanía a reducir el uso del vehículo particular y utilizarlo solo en casos donde sea estrictamente necesario.

La Alcaldía Mayor de Bogotá resalta el comportamiento de la ciudadanía ante las medidas restrictivas tomadas durante la alerta y confía que esta conducta de autorregulación se mantenga durante la época de cuarentena.

La Administración de la alcaldesa Claudia López mantendrá el monitoreo y estricto seguimiento de la concentración de material particulado, pero también, seguirá analizando y elevando las alertas que sean pertinentes, sobre los factores externos que puedan influir negativamente en la calidad del aire como: fenómenos de inversión térmica, dirección de vientos, lluvias, nubosidad e incendios forestales.

Secretaría de Ambiente

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Ambiente, Ciencias, Clima, Colombia, Estadísticas, Investigaciones, Noticias y artículos, Resultados

Impacto ambiental en medio de la crisis, un respiro para el Ambiente en Bogotá

Cuarentena por la vida: un respiro para el Ambiente en Bogotá

  • Los niveles de ruido ambiental han disminuido entre un 65 y 75 por ciento en el día, mientras que en la noche la reducción ha alcanzado hasta un 95 por ciento en varios puntos de la ciudad.
  • Las emisiones generadas al interior de la ciudad han disminuido considerablemente, lo que ha permitido que la calidad de aire no empeorara, a pesar de la fuerte afectación ocasionada por los incendios forestales y quemas agrícolas del norte y oriente del país y Venezuela.

Un alto en el camino del diario vivir de las personas y un respiro para la naturaleza. Estas han sido algunas de las consecuencias que ha generado la cuarentena por la vida para frenar la expansión del Covid-19. Paradójicamente, mientras el mundo se detiene y se confina, el ambiente retoma parte de su espacio, inhala un poco de tranquilidad y busca recuperarse de la actividad humana.

En muchas ciudades del mundo se evidencian cambios positivos que ha traído esta contingencia para el ambiente: animales silvestres caminando por aceras y calles, recuperación de ecosistemas, cantar de aves que parecen sonar más fuerte, fuentes de agua, mejor calidad del aire y tranquilidad para la fauna son algunos de los alivios que se han podido notar a nivel mundial.

Colombia no ha sido la excepción para ver el impacto positivo de la cuarentena. Así como las aguas en Venecia, Italia, se ven más cristalinas y las playas en Cartagena están más limpias, en Bogotá también se pueden observar varios beneficios.

La significativa diminución del tráfico vehicular y aéreo, la reducción de la actividad industrial y el trabajo desde la casa han generado un cambio en el ambiente de la ciudad. Bogotá está evitando diariamente la emisión de cerca de 12 mil toneladas de dióxido de carbono por la salida de circulación de la gran mayoría de la flota, lo que se convierte en un descenso transitorio, pero significativo, en la generación de gases efecto invernadero.

Aire no mejoró, pero tampoco empeoró

Las emisiones por fuentes locales (vehículos particulares, motos e industrias) han disminuido considerablemente. Hoy la calidad del aire es buena, pero en días pasados se ha visto afectada por el arrastre de material particulado (PM) producto de los incendios forestales, quemas agrícolas en varias regiones del país y el arrastre de los vientos.

Comportamiento media de la calidad del aire en Bogotá.

Se estima que el aporte de partículas provenientes de estos incendios durante los últimos 15 días estuvo entre 20 y 25 microgramos por metros cúbico de PM, cifra altamente significativa que deteriora las condiciones atmosféricas de Bogotá y que no nos ha permitido gozar en pleno de un aire limpio en estos tiempos donde las calles lucen prácticamente vacías.

Resultado del monitoreo de la calidad del aire el 2 de abril a las horas de la mañana.

Sin embargo, las medidas restrictivas a la movilidad tomadas por el Distrito y el Gobierno Nacional evitaron que el promedio de contaminantes (PM) no se hubiera incrementado entre 10 y 12 microgramos metro cúbico en la media móvil, situación que hubiera sido peor para la salud de los ciudadanos, en especial de niños, niñas y adultos mayores, población más vulnerable ante estos episodios de contaminación.

Menos ruido: más tranquilidad para humanos y animales

Otro de los factores positivos del aislamiento ha sido el mejoramiento del paisaje sonoro de la ciudad. Los datos arrojados por la Red de Monitoreo de Ruido Ambiental de Bogotá (RMRAB) han mostrado una disminución de 5 y 10 decibles (dB) en horarios diurnos, mientras que en el período nocturno la reducción está entre los 10 y 15 dB.

Es de resaltar que en los sectores como la Zona Rosa, Universitaria, Restrepo, Calle 116 y Modelia, entre otros, asociados a la rumba y el esparcimiento, el descenso ha sido de hasta 20 decibeles entre las 9:00 p.m. y las 7:00 a.m., los viernes y sábados, días en los que se presenta una mayor actividad.

La diminución de personas en las calles también ha servido para que los animales se sientan más cómodos y puedan salir a merodear, buscar alimento y observar la ciudad. El cantar de las aves endémicas y migratorias en las mañanas suena con mayor fuerza, o el avistamiento de algunos zorros perrunos y ardillas cerca a los cerros orientales, son casos donde la fauna se ha aventurado y ha salido a las calles que en su mayoría se encuentran sin humanos.

Si llega a encontrarse con algún animal silvestre desorientado, perdido o en riesgo, comuníquese de inmediato a las líneas celulares 3188277733, 3183651787, 3187125560 o 3182616876. Un equipo interdisciplinario de biólogos, veterinarios y zootecnistas de la Secretaría de Ambiente está disponible para atender cualquier emergencia que se pueda presentarse con la fauna de la ciudad.

Un respiro para los humedales y parques ecológicos

Las actividades que se realizaban en los 15 humedales de la ciudad y en los parques Distritales de Alta Montaña fueron suspendidas por la emergencia. Estos espacios naturales donde se realizaban recorridos interpretativos y que son hábitat permanente y transitorio de aves acuáticas, endémicas, migratorias, mamíferos y de un importante número de especies vegetales, también descansan por estos días del ruido y movimiento urbano.

Es el momento para hacer un alto en el camino y pensar: ¿seguiremos generando un impacto negativo e insostenible con nuestros ecosistemas? Esta es una buena oportunidad para entender que debemos cambiar nuestros hábitos para mitigar el cambio climático, nos debemos unir y trabajar en torno a un nuevo contrato social y ambiental que nos lleve a alcanzar la sostenibilidad para Bogotá.

La Administración de la alcaldesa Claudia López hace un llamado a todos los ciudadanos para que reflexionen durante esta época de cuarentena sobre el impacto del ser humano en el ambiente y comencemos a adquirir hábitos más respetuosos sobre los elementos de la Estructura Ecológica Principal de la ciudad.

Esta coyuntura puede representar también una nueva oportunidad para cambiar nuestros hábitos: reciclar mejor desde nuestras casas, consumir solo los alimentos que necesitamos, limitar el uso de elementos electrónicos, disminuir los plásticos de un solo uso y hacer una sustitución progresiva, fomentar el ahorro de energía y utilizar solo el agua necesaria para bañarnos y hacer aseo.

El llamado es a repensar nuestras rutinas, a escuchar música a un volumen moderado, a cambiar nuestras maneras de consumir y generar de residuos… De esta manera podremos darle un respiro profundo a nuestro planeta, comenzando desde nuestros hogares…

Secretaría del Ambiente 

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Ambiente, Clima, Colombia, Controversia, Enfermedades, Estadísticas, Mascotas, Noticias y artículos, Resultados

Mejora calidad de aire en Bogotá por variación de vientos.

Mejora calidad del aire de Bogotá por variación de vientos

Después de varios días de altos niveles de concentración de material particulado sobre la atmósfera de la ciudad, la Red de Monitoreo de Calidad del Aire en Bogotá reporta condiciones favorables (verdes) en las 13 estaciones.

La calidad del aire no tenía condiciones favorables en todas sus estaciones desde el pasado 23 de marzo en la mañana. Posteriormente, se vio afectada por los incendios en varias regiones del norte y oriente del país y Venezuela.

Esta mejoría se debe a un cambio en la dirección de vientos y a las lluvias que se vienen registrando en varias regiones del país, especialmente en la Orinoquía.

Las emisiones locales han disminuido significativamente debido a la restricción producto de la cuarentena; sin embargo, la calidad del aire se ha visto afectada por los factores externos previamente mencionados como incendios y quemas agrícolas y forestales.

Es importante señalar que para levantar la alerta amarilla se necesita una tendencia a la baja en la mala calidad del aire durante 48 horas constantes.

La Secretaría de Ambiente continúa haciendo monitoreo de las estaciones y seguirá informando cualquier variación.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Ambiente, Clima, Colombia, Investigaciones, Noticias y artículos, Resultados

Incidencia de vientos e incendios en el norte y oriente del país, principales factores que afectan calidad del aire de Bogotá

Incidencia de vientos e incendios en el norte y oriente del país, principales factores que afectan calidad del aire de Bogotá

  • Las medidas adoptadas como la restricción vehicular, sumado a las lluvias y la baja carga de los fines de semana, han permitido reducir las emisiones entre un 8 y 12 %.
  • Las condiciones en varias ciudades de la región Andina son regulares y malas debido a la gran cantidad de puntos calientes.
  • La bruma que se ha visto durante las primeras horas de este miércoles es producto del transporte de partículas de las quemas en todas estas regiones mencionadas.

Los grandes incendios y quemas que se presentan en los departamentos de Arauca, Casanare, Guaviare, Caquetá, la región Caribe y en Venezuela, y los vientos que traen a Bogotá ese material particulado, han deteriorado la calidad del aire de varias ciudades del país. Los departamentos de Antioquia, Cundinamarca y Santander se están cubriendo de partículas muy finas transportadas desde las zonas donde se presentan estas emergencias.

“Seguimos con un gran número de incendios que se han cruzado con un patrón de vientos que nos está afectando gravemente. Este fenómeno afecta también a Bucaramanga y Medellín. No tenemos control sobre los incendios ni sobre los vientos”, aseguró la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia, quien además explicó que las restricciones vehiculares son una herramienta para evitar que las condiciones del aire empeoren.

La quema de importantes áreas de bosques ha ocasionado una potente entrada de material particulado, generando una bruma sobre Bogotá, factor que ha incrementado significativamente los niveles de contaminación en la atmósfera de la ciudad en las últimas horas.

“El comportamiento de las últimas horas, en realidad iniciando desde el 15, se ha ido incrementando en las cuatro zonas de la ciudad. En esta ocasión no solo es la zona suroccidental. Lo que estamos viendo en nuestra tendencia es que los niveles se están manteniendo al alza”, puntualizó la secretaria.

Calidad del aire durante la jornada

La Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá, reporta desde esta mañana condiciones regulares (amarillo) en todas sus estaciones, situación que ha ido empeorando en el transcurso del día. En la actualidad la red reporta seis estaciones con indicadores naranjas (mala).

Las restricciones que ha tomado la Administración de la alcaldesa Claudia López han servido significativamente para no tener peores indicadores. Sería muy probable que sin estas medidas la calidad del aire estaría en peores condiciones, generando un riesgo mayor para la salud de los niños, niñas, adultos mayores y todas aquellas personas con enfermedades respiratorias.

“Cualquier cambio en las medidas se debe hacer después de un periodo de 48 horas continuas, ya bien sea que estas vayan mejorando o que empeoren. No podemos levantar la medida, siendo responsables con la salud de los bogotanos y bogotanas. Como lo ha dicho la alcaldesa en varias ocasiones: hay tres factores que ponen en riesgo la salud de los ciudadanos: la posibilidad del Coronavirus, los picos de lluvias y la mala calidad del aire”, finalizó la secretaria de Ambiente.

La Alcaldía Mayor de Bogotá hace un llamado a la ciudadanía para que todos pongamos nuestro granito para mejorar la calidad del aire, adoptando las medidas que son transitorias y que permanecerán hasta que mejoren las condiciones en la ciudad.

La Secretaría de Ambiente continúa con el monitoreo y análisis de los factores externos que tienen en emergencia ambiental no solo a Bogotá, sino a la región Andina.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Ambiente, Clima, Colombia, Controversia, Estadísticas, Investigaciones, Noticias y artículos

Se mantiene Alerta Amarilla por la calidad de aire en Bogotá, lunes 16 de marzo

Reporte lunes sobre calidad del aire

Las condiciones de calidad del aire en las últimas horas se han deteriorado. La Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá (RMCAB), reporta nueve estaciones con indicadores moderadas, mientras que las estaciones Carvajal – Sevillana, Móvil Carrera Séptima, Kennedy y Tunal presentan condiciones regulares (amarillo).

Durante el fin de semana se logró evidenciar una disminución en la concentración de material particulado, pero este lunes, debido al impacto producido por el reinicio de las actividades normales de una ciudad como Bogotá, la calidad del aire se deterioró.

Además, la influencia de factores externos como: los incendios forestales que se presentan en el Magdalena Medio y los Llanos Orientales; sumado a los vientos que arrastran esa contaminación hacia la ciudad, hacen que la Administración Distrital no encuentre condiciones adecuadas que le permitan levantar esta alerta.

Gracias a las medidas restrictivas se ha evitado pasar a una alerta mayor (naranja) que traería consigo mayores restricciones. Si se levanta la alerta amarilla en estas condiciones, podría empeorar aún más la calidad del aire y de esta manera las personas (niños y adultos mayores) serían más vulnerables a enfermedades respiratorias.

La Secretaría de Ambiente continúa realizando evaluación de la situación en la ciudad y de los factores externos que permitan adoptar las medidas pertinentes.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Ambiente, Clima, Colombia, Controversia, Investigaciones, Noticias y artículos, Resultados