2018: Una nueva oportunidad para el timonazo ambiental (desde Razón Pública)

Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

2018: Una nueva oportunidad para el timonazo ambiental

A pesar de los acuerdos internacionales -tan lenta y difícilmente logrados- y de los esfuerzos de los gobiernos y la sociedad civil, la crisis ambiental del mundo entero se ha intensificado. Y la crisis ha sido agravada por el retiro de Estados Unidos del acuerdo sobre cambio climático.

La crisis tiene efectos globales, nacionales, regionales y locales que deben remediarse de forma coordinada. Es crucial entender que la sostenibilidad no es posible si no parte de la gestión efectiva y armónica del territorio. La pregunta sobre cómo vivir en paz con la naturaleza y de manera más equitativa y solidaria entre nosotros nunca pierde vigencia.

La tendencia del territorio colombiano a convertirse en insostenible se acentúo durante los últimos 15 años, debido al modelo económico extractivista y al deterioro de la calidad de los principales componentes ambientales. La OCDE concluye que las altas tasas de crecimiento económico del país se lograron a costa del medio ambiente.

Los riesgos derivados de fenómenos hidrometorológicos extremos causados por el cambio climático también han aumentado de manera notoria. Además, los temas ambientales han perdido relieve político porque son vistos como obstáculos para el desarrollo y no como variables esenciales para una sociedad mejor y más equitativa.

2018 será en Colombia un año incierto y difícil. El descrédito de la clase política, la pérdida de confianza en la justicia, la crisis económica, la lentitud en la aplicación de los acuerdos de paz y el deterioro y contaminación del hábitat crean un escenario confuso y pesimista.

Por eso importa volver a darle al medio ambiente el papel protagónico que le corresponde, pasando de la retórica a una gestión efectiva del territorio, basada en la participación social, el conocimiento y la ciencia – es decir para reorientar al país hacia la sostenibilidad-. Esto implicaría actuar con franqueza y firmeza frente a las causas -no apenas ante los síntomas- del problema.

Colombia debe avanzar hacia una economía baja en carbono, que no dependa del carbón y del petróleo, sustancias que en todo el mundo merecen rechazo por sus efectos ambientales, y cuyo uso en nuestro caso también se justifica como fuente principal de los ingresos fiscales.

El país debe iniciar su reemplazo por energías limpias y rentables, haciendo énfasis en la energía solar, en la cual poseemos un alto potencial, ya que contamos con muy extensas zonas con alta radiación solar como los Llanos y las sabanas del Caribe. Asimismo, el país debe estimular el reemplazo de los automotores que utilizan derivados del petróleo por los eléctricos, siguiendo el ejemplo de muchos países que han prohibido su circulación.

Si logramos cumplir los compromisos de Colombia en la Cumbre de París -a pesar de que nuestras emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) son apenas 0,75 por ciento de las globales- daríamos una señal de confiabilidad y seriedad, que nos permitiría participar en la lucha contra el cambio climático en el escenario global, recibiendo los beneficios y recursos que ello conllevaría.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: https://www.razonpublica.com/index.php/econom-y-sociedad-temas-29/10787-2018-una-nueva-oportunidad-para-el-timonazo-ambiental.html

Anuncios

Medio Oriente 2018: año de transición (desde Razón Pública)

Desde Razón Pública redactan el siguiente artículo:

Medio Oriente 2018: año de transición

El año pasado fue testigo de eventos trascendentales que transformaron el ajedrez geopolítico en el Medio Oriente:

  • La desaparición del Califato de ISIS,
  • La re-consolidación de los Estados -de cuya supervivencia se dudaba-, dentro de sus respectivas fronteras históricas,
  • El triunfo militar de Bashar- al- Assad en Siria,
  • El traspaso del poder en Arabia Saudita a la tercera generación de la familia real,
  • La reconformación de alianzas políticas y militares,
  • El protagonismo del Kremlin,
  • La llegada de Trump a la Casa Blanca,
  • La intensificación del conflicto geopolítico entre Irán y Arabia Saudita.

Estos sucesos han creado un nuevo escenario en Medio Oriente – aunque no necesariamente menos sangriento y trágico que el de los últimos años-. La realidad en muchos territorios de la región no podría ser peor: ciudades en ruinas, sociedades desgarradas, millones de refugiados y desplazados, Estados colapsados, autócratas, poderosos actores no estatales, guerras de proxis y una crisis humanitaria colosal.

El año que comienza será dominado por las convulsiones dentro de cada Estado, impulsadas por la intensificación del conflicto entre Irán y Arabia Saudita y por la injerencia continuada de las potencias en la región.

Una fuente de tensión especialmente peligrosa en este año es la marcada hostilidad del gobierno Trump hacia Irán – con sus denuncias del acuerdo nuclear y sus trinos agresivos desde que estallaron las protestas contra el régimen hace unos pocos días-.

2017 marcó la consolidación de Bashar-al- Assad en el poder en Siria, tras seis años de una guerra brutal que dejó más de medio millón de muertos y 12 millones de refugiados – la mitad desperdigados por países vecinos (Líbano, Jordania, Turquía), y aquellos otros que lograron llegar a Europa sin ahogarse en el trayecto, antes que el viejo continente les cerrara sus puertas.

El triunfo de al Assad fue el resultado de la intervención de Rusia desde el 2015 para liquidar los reductos rebeldes, principalmente en Alepo, que le imprimió el giro definitivo a la guerra. Mientras los cazas rusos atacaban, las fuerzas de la Guardia Revolucionaria Iraní junto con Hezbollah y milicias shiitas trasnacionales movilizadas por Teherán, “limpiaban” el terreno y ocupaban territorio rebelde.

Al oriente del país, la coalición liderada por Estados Unidos, junto con efectivos kurdos y árabes sunitas propinaba la estocada final al Califato con la ocupación de su proclamada capital Raqqa, meses después de que Mosul sufriera la misma suerte.

La “victoria” de Assad sin embargo no le ha restituido el control territorial del país, con extensas zonas aun en manos de grupos de oposición: kurdos, variopintas facciones islamistas y el ejército libre sirio. Siria yace en ruinas y su reconstrucción está estimada por el Banco Mundial en 250 mil millones de dólares, fondos que nadie proveerá.

Con el campo de batalla transformado, Assad en el poder, el Califato aniquilado, Irán y Rusia como triunfadores, Siria entra en una nueva fase de la guerra, una mezcla de focos locales de pacificación y conflictos renovados por algunos territorios.

La presencia de Irán y sus proxis a pocos kilómetros de la frontera entre Siria e Israel es una bomba de tiempo. El Estado judío ha intervenido en numerosas ocasiones en Siria bombardeando depósitos de armas, convoyes que transportaban armamento sofisticado a Hezbollah, y hace pocos días una supuesta base militar iraní. Israel ha establecido líneas rojas, las ha hecho y las hará respetar a como dé lugar.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Razón Pública: https://www.razonpublica.com/index.php/internacional-temas-32/10779-medio-oriente-2018-año-de-transición.html

Loapi, el virus de celular que ataca a América Latina y puede arruinar tu teléfono (y cómo evitarlo) [desde BBC]

Desde BBC publican la siguiente noticia:

Loapi, el virus de celular que ataca a América Latina y puede arruinar tu teléfono (y cómo evitarlo)

Loapi es un virus que afecta a dispositivos Android y es multidisciplinar por lo que puede tener un impacto en varias funciones del teléfono.

Fue descubierto por la empresa de ciberseguridad Kaspersky Lab que asegura que hasta el momento los países de América Latina donde se ha registrado un mayor número de dispositivos contaminados son México, Brasil, Chile, Panamá y Perú.

México es el cuarto país más afectado a nivel mundial por un malware que se ha extendido a Estados Unidos y algunos países de Europa.

Loapi se propaga a través de anuncios que fingen ser antivirus o aplicaciones para adultos y tiene una arquitectura muy complicada.

Una vez instalado, solicita los derechos de administrador para hacerse con el control del aparato y así poder instalar módulos que afectan a distintas funciones del teléfono.

Las acciones maliciosas que puede realizar este virus son:

  • Permite la recepción de publicidad invasiva.
  • Controla los mensajes de texto.
  • Te suscribe a servicios de pago mediante SMS sin dejar rastro.
  • Permite llevar a cabo ataques DDoS que inundan un sitio con tráfico basura hasta que ya no puede recibir más visitas.
  • Utiliza los recursos del teléfono tales como la energía y la conexión a internet para crear monero, una criptomoneda.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de BBC: http://www.bbc.com/mundo/noticias-42493219

Músicos y artistas marinillos alzan su voz en pro de la defensa de sus derechos (desde El Espectador)

Desde El Espectador publican el siguiente artículo:

Músicos y artistas marinillos alzan su voz en pro de la defensa de sus derechos

Marinila es un municipio que le ha permitido ser reconocido en diferentes regiones del país. Entre ellas se encuentran el Festival Internacional de Música Religiosa, de gran referencia internacional por la calidad de músicos que  lo integran y celebrado en semana santa; además de poseer el museo de cristos más grande del mundo con 2.760 piezas, una iniciativa de Roberto Hoyos Castaño, quien dejó como legado a Marinilla su preciado tesoro: los cristos.

Este Municipio también es conocido como La Esparta Colombiana, acorde a las batallas que otrora se libraron en el territorio y que se comparan con las batallas de la antigua ciudad de Grecia: Esparta; además Marinilla, por su rica cultura musical y la práctica de Luthiers, fabricantes de instrumentos de cuerda frotada y pulsada, se ha atribuido el título de “Ciudad con alma musical”, y meritoriamente se debe reconocer que este pueblo encierra música, alegría y vida en los senderos, caminos,  y aceras  que integran sus calles, donde es muy común ver a un joven –o dos, o tres… o diez o más—con una guitarra en mano, un ukelele, una flauta, una tambora, unas congas, incluso un violín o trombón, haciendo vibrar el alma de quienes disfrutan, interpretar, al aire libre su arte y sus pasiones.

Un pueblo que se enaltece de ser una cuna de artistas, músicos, pintores, escultores, bailarines entre la diversidad cultural de las que se compone.

En diciembre, por ejemplo, se convierte en un escenario colorido, con alumbrados públicos que cautivan el interés de cientos y miles de nativos y turistas que recorren el malecón, turístico de Marinilla, con el ánimo de disfrutar la magia de las luces, de tomarse una foto, de dispersar pensamientos entre risas, pitos, cánticos, música y cuantas actividades se ejercen en sus calles –con ánimo y sin ánimo de lucro—de acuerdo con las necesidades económicas o solidarias de quienes proveen productos, servicios o simplemente buscan satisfacer el espíritu de cuanto transeúnte divague por el camino peatonal que resplandece en este pueblo.

Sin embargo, es un territorio que se rige bajo una normatividad gubernamental, como cualquier municipio en Colombia, con un sistema de gobierno estipulado en una constitución política, para nuestro caso con vigencia de 1991 y en la que se estipula que:

“Artículo 82. Es deber del Estado velar por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al uso común, el cual prevalece sobre el interés particular.

Las entidades públicas participarán en la plusvalía que genere su acción urbanística y regularán la utilización del suelo y del espacio aéreo urbano en defensa del interés común”.

De acuerdo con eso, la Secretaría de Gobierno en función de garantizar el uso adecuado del espacio público del municipio exige a los habitantes de Marinilla gestionar un permiso para ejercer actividades en el espacio público, bien sean las mismas de carácter económico o con sentido social.

La conducción de Juan Camilo Botero, el músico marinillo

La noche del pasado 26 de diciembre, siendo aproximadamente las 9:00 p.m., se presentó una situación comprometedora con el músico en mención, cuando una mujer –“quien no se identificó formalmente”—según el músico, y a quien reconoció como un funcionario público, le solicitó retirarse del lugar donde se encontraba interpretando su flauta para el deleite de los visitantes al malecón turístico; Botero refutó su orden y exigió a la misma le enseñara el decreto que estipula la regulación del uso del suelo, para ejercer actividades culturales, en pro del arte y de las cuales conoce la protección que brinda la constitución en su país, Colombia.

El hecho trascendió al uso forzoso de la fuerza pública –Policía nacional—y Botero fue conducido a la estación de comando del Municipio, donde se le entregaría información respecto a la generación del oficio, como solicitud de permiso para ejercer su muestra cultural u actividad económica; este suceso no tuvo el desenlace esperado y Botero, en vez de recibir información orientadora en cuanto al permiso acarrea, estuvo retenido y esposado por varias horas.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de El Espectador: https://www.elespectador.com/noticias/noticias-de-cultura/musicos-y-artistas-marinillos-alzan-su-voz-en-pro-de-la-defensa-de-sus-derechos-articulo-730963

2017: El año en que las mujeres gritaron (desde Semana)

Desde Semana de Colombia publican el siguiente artículo:

2017: El año en que las mujeres gritaron

Las mujeres están bravas. Sí, furiosas. Las mujeres han salido a hablar. No, a gritar. La ira es un sentimiento considerado poco femenino, desde tiempo inmemorial. Las mujeres deben ser cariñosas, gentiles, calmadas y, sobre todo, silenciosas. Todo lo que se salga de esa norma es considerado erróneo, fallido, poco agraciado y las más de la veces también loco e histérico. Pero en 2017 las mujeres decidieron no quedarse calladas y cómo en los años 60 y 70 se tomaron las calles, pero también las redes sociales y las conversaciones. #MeToo #YoTambien #NiUnaMenos #NiUnaMás #VivasNosQueremos #NiñasNoMadres #NoEsHoraDeCallar #WomensMarch #Pussyhat #ColombiaTieneEscritoras… Estos hashtags definieron muchas de las discusiones del año no solo en Twitter, sino en las mesas del desayuno, en las reuniones familiares, en los chats de WhatsApp y en las salas de redacción.

Tanto así que el diccionario Merriam-Webster experimentó un aumento del 70 por ciento en las búsquedas por el significado del término ‘Feminismo’ durante el año. La definición que ellos dan a la palabra es: “la teoría de la igualdad política, económica y social de los sexos” y “la actividad organizada para promover los derechos e intereses de las mujeres”. Por cuenta de todas las personas que entraron a la red a averiguar por el término, ‘Feminismo’ fue escogida como la palabra del año. Desde 2003 esta empresa dedicada al lenguaje anuncia en diciembre cual ha sido el vocablo que más interés generó durante los 12 meses anteriores. La palabra ganadora de 2017 había estado entre las 10 finalistas durante varios años consecutivos. Como una olla llena de leche sobre una estufa: calentó, hirvió y finalmente se regó.

El 21 de enero, un día después de la posesión de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, se dio la “Marcha de las mujeres” (Women’s march) que se convirtió en la manifestación de un día más multitudinaria en la historia de ese país. El Washington Post calculó que participaron “entre 3,267,134 y 5,246,670 personas en Estados Unidos”. El New York Times dedujo que aproximadamente 500.000 personas salieron a marchar en Washington, epicentro del evento. Una multitud tres veces más grande que el número de asistentes a la posesión de Trump. También se registraron marchas en 50 estados del país norteamericano y en otros 50 países. El símbolo de aquel evento fue el ‘pussyhat’, un gorro en lana o tela rosada con orejas de gato que buscaba desafiar al nuevo presidente, en especial después de que durante la campaña se filtrara aquel escandaloso audio en el que decía que a las mujeres se les podía hacer cualquier cosa, incluso agarrarlas por el coño (“grab ‘em by the pussy”). Pussy, además de ser una expresión vulgar para referirse a la vagina, también significa gatito (‘pussycat’). Se unen las dos cosas y se crea una legión de cabezas rosadas, tendencia que se esparció por el mundo e inspiró a muchas feministas a retomar el arte del tejido, solo para poder hacerse su propio gorro.

La primera piedra había caído al agua, las olas comenzaban a formarse. Un sentimiento de apoyo, de sororidad, comenzó a esparcirse. La cultura y el entretenimiento ayudaron a alimentarlo. Actrices, cantantes y escritoras salieron a decir públicamente que eran feministas. “Ahora hay una noción mucho más atractiva a muchos niveles de una mujer feminista”, dijo a SEMANA la escritora colombiana Melba Escobar. “En mi caso me declaro feminista en la medida en que creo que ser feminista es considerar que las mujeres tenemos igualdad de derechos que los hombres e igualdad de condiciones. Y me parece difícil que una mujer en el siglo XXI no esté de acuerdo con esa premisa y con esa noción de feminismo”.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Semana: http://www.semana.com/vida-moderna/articulo/2017-el-ano-en-que-las-mujeres-gritaron/552091

¿Colombia tiene proyecto educativo? (desde La Silla Vacía)

Desde La Silla Vacía publican el siguiente artículo:

¿Colombia tiene proyecto educativo?

Sin duda plantearse metas a largo plazo es fundamental para establecer derroteros, dar perspectiva y proyección al presente, y así lograr las transformaciones que como sociedad nos proponemos. Ese ha sido el propósito del plan decenal de educación, reglamentado en el título IV de la Ley 115 de 1994, conocida como la ley de educación. Tiene que ver con la idea de construir una visión compartida de largo plazo. En Colombia, hasta la fecha hemos tenido 2 planes decenales de educación desde entonces (1996-2006 y 2006-2016), y hace apenas unos días el Ministerio presentó el tercero, que tendrá por periodo el rango 2016-2026. Su eslogan es “el camino hacia la calidad y la equidad”.

Algo en común de todos estos planes es que se han diseñado mediante estrategias aparentemente de amplia participación, bajo la hipótesis de que así tienen legitimidad. Los dos últimos tuvieron “movilización” aprovechando el uso de la tecnologías de la información. Para el último, se constituyeron unas comisiones de expertos que fueron los responsables de concretar las voces de todos los participantes en unas propuestas. Así que “todos” estamos tapados con la misma cobija, podríamos decir.

El nuevo plan decenal de educación plantea 10 desafíos estratégicos. Luego de leerlos no puedo negar que todo lo que está allí lo necesitamos, pero me parece que ya están en la constitución política, o ya han estado en otros planes: que fomentar la investigación, que contar con lineamientos curriculares pertinentes, que construir un sistema educativo articulado, que construir una sociedad en paz. ¿Quién dice que no a todo lo anterior? ¿Acaso esos no son propósitos que tenemos hace ya varias décadas?

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de La Silla Vacía: http://lasillavacia.com/silla-llena/red-de-la-educacion/historia/colombia-tiene-proyecto-educativo-64054

Transmilenio, ¿mejor para quién? (desde La Silla Vacía)

Desde La Silla Vacía publican el siguiente artículo:

Transmilenio, ¿mejor para quién?

Durante los últimos días una orden judicial suscitó una ola de manifestaciones motivada por la obligación a cambiar el eslogan del gobierno distrital de Bogotá por uno menos cargado del pasado machista de nuestro idioma. Parece un debate meramente de forma, pero creo que tiene mucho de fondo.

Comparto que las voluntades de una sociedad se hagan explícitas en el lenguaje y por eso preferiría que quedara “mejor para todas y todos” (modificando incluso la variable ordinal, la que prioriza). Alguna vez escuché que es mejor un error gramatical que un error que atente contra la democracia. Sin embargo, no me quiero detener en el asunto de la inclusión, en esta oportunidad quiero escribir sobre Transmilenio, y por eso acudo a preguntarme lo mismo, ¿para quién?

 muestra una caída de la imagen del alcalde  solamente vista en el período final del gobierno de Samuel Moreno. Es un resultado que debería preocupar a Enrique en esta temporada de deseos de fin de año y ojalá lo lleve a reflexionar sobre su actuar como mandatario de esos todos que engloba su eslogan de gobierno.

Regresé a vivir a Bogotá hace cinco meses después de una prolongada pausa de más de 10 años en Bucaramanga y Chicago. Decidí que iba a cambiar mis costumbres en asuntos de movilidad y me convertí en un peatón consagrado, ahora todo trayecto que sea inferior a una hora de caminata lo hago a pie, y aquellos más prolongados los hago en Transmilenio. Después de dedicar varios años de mi vida, me convertí en un usuario cotidiano del sistema en Bogotá. Y tengo que decirlo, la experiencia es de las peores que he tenido en transporte público en mi vida, incluso creo que era mejor cuando utilizaba las pequeñas, incómodas y  por allá iniciando el siglo XXI.

Entiendo claramente por qué muchos usuarios están prefiriendo los llamados “sistemas piratas de transporte”, y con esto me refiero a Uber, a los mototaxis, a los taxis colectivos y a los buses blancos de transporte escolar que llevan personas desde el Parque de la 93, Andino, la 63 y muchas más hasta sus destinos en toda la ciudad. La gente se cansó de un sistema que no está diseñado ni tiene su foco en la calidad en la prestación del servicio sino en la generación de rentas para aquellos que usufructúan la demanda del servicio.

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de La Silla Vacía: http://lasillavacia.com/silla-llena/red-cachaca/historia/transmilenio-mejor-para-quien-64074