Las barras bravas: Consecuencias de un diagnóstico equivocado (desde La Silla Vacía)


Desde La Silla Vacía publican este artículo:

Las barras bravas: Consecuencias de un diagnóstico equivocado

En las últimas semanas la opinión pública colombiana, acostumbrada a movilizarse por la coyuntura, ha reaccionado con estupor a la muerte de unos jóvenes cuyo delito fue portar camisetas de un color diferente a las de su agresor. En Bogotá, fieles a la política del avestruz, la consecuencia puntual fue aplazar un partido de fútbol. ‘Analistas’, ignorantes del problema estructural que esconde la muerte de estos jóvenes, simplemente culpan al fútbol. Han llegado a proponer la prohibición de portar camisetas de fútbol en público. Seguramente, alguno, está por plantear un ‘pico y placa’: camiseta azul, lunes; roja, martes; verde, miércoles. Esas son las soluciones de nuestros dirigentes.

El problema no es el fútbol. Históricamente el deporte, el fútbol, promueve más actos de paz que de guerra. Famoso es el episodio de 1969 en el que los dirigentes del Santos brasilero decidieron suspender un amistoso en el antiguo Congo Belga debido a la guerra civil que se libraba en aquellas tierras. Ante la eventualidad de no ver a Pelé, la estrella del Santos, las partes implicadas en la guerra firmaron un armisticio ‘de emergencia’. El Santos disputó no uno, sino dos partidos. En lugar de balas se escucharon durante varios días los gritos de admiración ante los actos de magia del rey del fútbol.

El fútbol, eso sí, genera pasiones. Es lo que lo hace especial. Infortunadamente, como en la mal denominada Guerra del Fútbol entre Honduras y El Salvadores utilizado como excusa para satisfacer intereses ajenos al deporte. Son estas pasiones las que fuera de control explotan hampones disfrazados de hinchas para cometer infamias en nombre de unos colores.

En Inglaterra lo peor de lo que allí se denominó hooliganismo sucedió el 29 de mayo de 1985. Una hora antes de iniciar el partido un grupo de hinchas del Liverpool, tras una batalla de piedras de lado y lado, decidió saltar la malla en dirección a los hinchas de la Juventus. Los italianos corrieron en dirección contraria, encontrando muros y mallas que les impidieron escapar. El miedo y el desorden hizo el resto: 39 muertos aplastados en un estadio de fútbol. Dos tragedias adicionales sucedieron antes de que Inglaterra lograra frenar la barbarie, al menos de forma relativamente satisfactoria: El incendio en el estadio de Bradford City en 1985 cuyo balance fue de 54 muertos y la tragedia de Hillsborough en Sheffield donde, ironías de la vida, 95 hinchas del Liverpool murieron en 1989.

A raíz de aquello, en diferentes normas dictadas en 1989, 1991, 1999 y 2000 es un acto criminal entrar al campo de juego, tirar piedras o similares, así como corear cantos racistas. Muy relevante para el caso colombiano, desde 1989 por ley se niega el acceso a los estadios hasta por 10 años a individuos condenados por ofensas relacionadas con el fútbol. La norma, de considerarlo necesario. puede impedir los viajes al exterior. En caso de que la corte que juzga al individuo decida no negarle el acceso a un estadio, tendrá que justificar su decisión. Incluso, la policía tiene la opción de demostrar ante el juez que prohibir la entrada de un individuo va a disminuir los riesgos de violencia asociados al fútbol. Es decir, no hay que esperar que tire la piedra en el estadio si hay suficiente evidencia que sugiera que la va a tirar (por ejemplo, si ha cometido actos de vandalismo no relacionados con el deporte).

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de La Silla Vacía: http://lasillavacia.com/node/45965

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Colombia, Comunidades, Controversia, Costumbres, Cultura Latinoamericana, Debates, Denuncias, Deportes, Educación, Estadísticas, Grupos, Investigaciones, Noticias y artículos, Seguridad

¿Cuál es su comentario de este artículo?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .