Archivo de la etiqueta: Mangaka

La causa protagoniza capítulo de popular anime de gastronomía: ¿Qué dijeron de ella? (desde ProGamer)

Desde ProGamer de RPP Noticias publican la siguiente noticia:

La causa protagoniza capítulo de popular anime de gastronomía: ¿Qué dijeron de ella?

El anime Shokugeki no Soma, conocido en occidente como Food War, presentó a la causa peruana como uno de los platos protagonistas del octavo episodio de la cuarta temporada.

Durante el desarrollo del episodio, esta entrada fue descrita como “un plato típico de la cocina peruana. Puré de papas y distintos tipos de pescados colocados en capas. Con el condimento peruano de ají amarillo que le ha dado un color más vivo que el puré”.

Este platillo fue preparado por Rindo Kobayashi en la batalla contra Takumi Aldini e incluyó calamares, pero sorprendió por utilizar al “pez de agua dulce más grande del Amazonas”, el paiche.

Para leer completa esta noticia, pueden ir al enlace de ProGamer: https://rpp.pe/cultura/asiapop/shokugeki-no-soma-la-causa-protagoniza-capitulo-de-popular-anime-de-gastronomia-que-dijeron-de-ella-noticia-1232617

Deja un comentario

Archivado bajo Animación, Anime y Manga en Japón, Imagen, Japón, Mangakas, Noticias y artículos, Plataformas, Series

Shônen Jump no tiene editoras porque es necesario entender el corazón de los chicos (desde Ramen Para Dos)

Desde Ramen Para Dos publican la siguiente noticia:

Shônen Jump no tiene editoras porque es necesario entender el corazón de los chicos

Es muy difícil para una mujer trabajar en una gran editorial en Japón, especialmente si están destinadas al público masculino. Muchas autoras esconden su verdadera identidad bajo seudónimos, pero ahora también se ha puesto sobre la mesa la misma problemática en el caso de las editoras. Hace unos días, un usuario de Twitter generó debate a través de las redes sociales al revelar que miembros de la editorial japonesa Shueisha ofrecieron una charla en su universidad y a la pregunta de si una mujer podía convertirse en editora de la popular revista Weekly Shônen Jump, el responsable de recursos humanos de la editorial respondió que «hay que entender el corazón de los chicos«.

La polémica llegó a tal punto que el medio Huffington Post Japan contactó con los responsables de la editorial japonesa, quienes confirmaron que esa es precisamente la postura de la compañía a la hora de contratar a nuevos editores. A ello se añadió que, aunque no existan precedentes de editoras en la Shônen Jump: «Hay mujeres en Shônen Jump +, y publicaciones como Young Jump han tenido editoras en el pasado. Las revistas de moda para mujeres necesitan personas que entiendan la moda de las mujeres independientemente del género, por lo que para un manga shônen es importante entender los corazones de los chicos».

Sin embargo, esta respuesta no hace más que avivar la llama por redes sociales. En una serie de tweets, ahora eliminados, la mangaka Kaori Ishikawa, que dibuja ROCKING YOU !!! para Shônen Jump +, escribió lo siguiente: «No se trata de las mujeres deberían trabajar más para ser contratadas. Es una cuestión de personas que no entran en el equipo editorial de la Jump por ser mujeres, y no entiendo ese razonamiento».

Para leer completo este artículo, pueden ir al enlace de Ramen Para Dos: https://ramenparados.com/shueisha-revela-que-la-shonen-jump-no-tiene-editoras-porque-es-necesario-entender-el-corazon-de-los-chicos/

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Anime y Manga en Japón, Artistas, Controversia, Debates, Investigaciones, Japón, Mangakas, Noticias y artículos, Redes Sociales, Revistas y Periódicos

Cuento – Fanfic: Lágrimas rojas.

NOTA DEL AUTOR: Este cuento está basado de los últimos capítulos del manga Tsubasa Reservoir Chronicle de las CLAMP.

Lágrimas rojas. 

Por Juan Carlos Quenguan Acosta 

La madre y su hijo entraban a un hospital distrital. 

El joven, incómodo por el dispositivo plástico en forma de cono que cubría su ojo derecho, quería sentar en una de las sillas de la sala de espera. 

Abrió la puerta, era una enfermera que tenía acumulación de estrés cuando saludaba con poca amabilidad. 

—Buenas tardes señorita —saludó desesperada la madre. 

—Buenas tardes, ¿viene para una cita de control? —preguntó la enfermera. 

—Sí… Sucede que después de la cirugía que hizo el doctor al ojo derecho de mi hijo, él se siente mal, con calentura en el rostro y con molestias en el ojo cuando hace algún esfuerzo para comer. 

—¿Cuál es el nombre del paciente? —la enfermera cogió una carpeta plástica rayada de color azul donde estaba el listado de citas de control. 

—Juan Carlos… 

El joven sentado escuchaba su nombre, más no el apellido, porque lo único que pensaba era en aquella serie de animación japonesa que lo veía por internet. Como no pudo terminar de ver la serie por los preparativos de la cirugía y la realización de la cirugía ambulatoria, siempre imaginaba en lo que podría ser la continuación de la serie. 

Dos minutos después, la enfermera llamó a la madre para que ingresara cuidadosamente al joven dentro del consultorio de oftalmología.  

El chequeo se realizó, usando los equipos especializados para el ojo por el oftalmólogo, quien preocupado avisó a la enfermera: 

—Señorita, remite de manera urgente al paciente a la sala de urgencias.  

—En camino —respondió la enfermera.  

—¿Qué le está pasando a mi hijo? —Preguntó angustiada la madre, sintiendo un escalofrío en su estómago.  

—Señora, su hijo ha sido contagiado, presenta inflamaciones dentro y fuera del ojo, toca remitirlo a urgencias ahora.  

El miedo interno de la señora hizo que saliera uno de los mayores desesperos de su vida.  

—¿Dónde queda la sala de urgencias?  

La enfermera de baja estatura y cabello corto hasta la nuca de color ocre, acompañó a la señora y a su hijo hacia la unidad de emergencias del hospital.  

La madre, desesperada por llevar de brazo a su hijo. 

Confundido Juan Carlos, veía que el día se oscurecía en el hospital, sintiendo que estaba en un lugar oscuro y frío. 

Llegaron a urgencias, se sentaron en las sillas plásticas y esperaron en un lapso de quince minutos, para que el joven fuera llamado por el médico, quien los condujo de una vez a su consultorio, para el básico chequeo al estado de salud de Juan Carlos. 

Después del chequeo, los condujo a la sala de urgencias, donde la madre y su hijo esperaron otros veinte minutos. 

En ese momento, Juan Carlos entró en un congelado estado mental: no veía, ni manifestaba, mucho menos en dar un gesto. 

El deseo de entrar en la imaginación de su serie favorita era tan fuerte, que lo hizo ingresar a una panorámica visual de un reino desértico, con pocos habitantes en estado de pobreza parcial. 

“No puedo creer… Estoy en el reino donde provino la princesa...” Pensó asombrado Juan Carlos, quien caminando a pasos largos llegó a la pequeña ciudad, capital del reino. 

Los habitantes de aquel sector realizaban los preparativos de una fiesta. 

El joven miró a su paso cada casa, cada esquina, cada lugar; de repente contempló que alguien se acercaba de frente, era una niña. 

—Hola, te regalo esto… —saludó sonriente la niña, ofreciendo un durazno. 

—¿Para mí? —preguntó sorprendido Juan Carlos —Pero si yo no te conozco, además, pensé que hablaban en otro idioma… 

—¿Qué es idioma? —La niña no entendía ante lo que decía Juan Carlos. 

—No, nada, gracias —agradeció el adolescente, recibiendo el jugoso durazno — ¿Cómo te llamas? 

—Me llamo Rika, ¿y tú? 

—Juan Carlos, pero mis familiares me llaman Juanca. 

—¿Vienes a la fiesta de cumpleaños que haremos a nuestra princesa? 

—Por supuesto, pero me gustaría saber: ¿Dónde queda la entrada del palacio? 

—¿Para qué? 

—Me enteré que pasaron varios acontecimientos, de los más raros que nadie lo iba a imaginar, ya que un grupo de viajeros fueron a preguntar por la princesa… 

La niña comenzó a relatar aspectos del reino ante el joven desconocido, quien comprobaba sobre la historia de la princesa y los viajeros en su serie favorita, de pronto surgió una inquietud. 

—¿Sabes a dónde fueron los viajeros? 

—Pues… No lo sé… —respondía dudosa la niña, tratando de recordar algo —Recuerdo que ellos buscaron en uno de los callejones… Creo que era ésta —Rika indicó con el dedo índice de su mano derecha hacia un callejón angosto que no tenía salida. 

—Gracias Rika, por ahora estoy buscando un lugar para alojarme —agradeció Juan Carlos. 

—Si quieres Juanca, te puedo recomendar uno. 

—Muchas gracias, pero quiero buscar por mi propia cuenta, después te acompañaré a la fiesta. 

—¿En serio? ¡Gracias! —exclamó sonriente la niña, quien regresó a la plaza, para ayudar a su madre en vender frutas. 

El joven caminó por todas las calles polvorientas del pueblo, cuyas partículas de arena y mugre que se levantaban al aire no ingresaban a sus ojos. Después de terminar una vuelta de recorrido, caminó rumbo al callejón sin salida que mostró la niña. 

Al acercarse hacia el callejón, ésta se abrió, formando un túnel oscuro. “Estoy seguro que los viajeros pasaron por este lugar”, pensó curioso Juan Carlos, quien decidido ingresó al túnel. 

Al entrar, contempló una escena dantesca que nunca vio en la serie: Todo un conjunto de universos, resquebrajándose entre ellos, con fuertes ventarrones en forma de torbellinos, rompiendo de manera frecuente diversas paredes de cristal. 

El temor empezó apoderarse de Juan Carlos, quien no sabía qué hacer, sólo corrió hacia un espacio donde podía alojarse de los fuertes torbellinos. Cerca del lugar contempló a dos de los viajeros luchando contra un oscuro personaje de túnica negra, llevando plasmado un escudo en el pecho, que el mismo joven lo reconoció. 

“Es el malvado brujo… Entonces sí lo encontraron…” Murmuró Juan Carlos, quien observaba detenidamente la apoteósica escena. 

Un poco más lejos, el más joven de los viajeros trataba de lanzarse, para poder rescatar a una persona, quien estaba arrapada en medio de una extendida columna de remolinos oscuros. “Pero si es… La princesa…” Pensó el joven, quien se acercaba más hacia el lugar, sin que nadie percatara su presencia, parándose detrás de una columna rota. 

El brujo conjuró un hechizo para rasgar el lugar, dando resultado a fragmentar la parte alta del lugar en pedazos de cristales, resquebrajando las diferentes dimensiones, mostrando el espacio infinito del universo.  

“Esto no está bien, debo hacer algo…” Pensó Juan Carlos. 

Uno de los viajeros sacó su filosa espada del estilo japonés e intentó atacar frente al brujo, quien esquivó ágilmente ante los ataques del espadachín, después expulsó un haz de luz morada, para lanzar al atacante, quien cayó al piso. 

El otro viajero hizo crecer las uñas negras de sus manos que contenían veneno de vampiro, para poder atacar de lado derecho del cuerpo del brujo, logrando arañar la oscura vestimenta que portaba. El brujo dio un giro de ciento ochenta grados de su eje y con una patada voladora, golpeó la nuca del viajero, para que tambaleara y cayera al suelo. 

El oscuro personaje emprendió su impedimento del rescate del joven a la princesa, sin embargo, sintió en su cabeza un golpe de piedra puntiaguda, del tamaño de una mano adulta, enojado miró por varios lados y supo que el joven estaba parado, estático y asustado a la vez. 

—Supuse que un joven del otro mundo interrumpiera, ¿quiere que lo mate? —preguntó molesto el brujo. 

Con una acumulación de temor interno en su cuerpo, Juan Carlos no sabía cómo responder ante el oscuro personaje. 

—No… No… ¡No quiero que usted controle este maldito círculo de acontecimientos! —gritó rabioso el joven. 

—¡Esta historia no es suya! —respondió airado el brujo. 

—¡Ni tampoco la suya, viejo asqueroso! 

El brujo sonrió malévolamente y caminó a pasos largos hacia el asustado joven, quien a su vez retrocedía como podía. 

—Sé lo que quiere de mí, pero nunca me vas a matar, ni en esta vida ni en la otra —dijo valiente Juan Carlos, quien nunca había experimentado un suceso que cambiaría la historia. 

—Si vino para que lo desapareciera, con mucho gusto concederé su petición, pero no sólo a usted, sino también a su madresu barrio, su ciudad, su país, su planeta. Porque yo influencié para que las creadoras de esta historia se amargaran al escribir y hacer que esto sea interminable, bajo mi propio control, para que nadie pueda derrotarme —decía con voz tenebrosa el oscuro brujo. 

El miedo hizo que Juan Carlos cayera al suelo de piedras deformes, trató de levantarse, no sabía qué hacer, pero algo por dentro de su corazón salió para que mostrara su coraje. 

—¡No moriré! Porque soy el señuelo para que el viajero y la princesa lo derroten. ¡Ya no tiene escapatoria! —gritó decidido el joven. 

En ese instante, una fuerte corriente de energía mágica, en forma de haz de luz blanquiazul lanzó de espaldas al brujo, para golpearlo contra una de las paredes rocosas. Juan Carlos se dio cuenta que el viajero rescató a la princesa, para que ambos conjuraran el ataque de energía. 

Los dos viajeros se levantaron animados, para lanzar frecuentes ataques a un brujo confundido. Fuertes ráfagas de viento venían en todas direcciones, levantaban los pequeños trozos de cristal, para llevarlos al agujero destrozado en forma de tornado. 

Uno de los trozos de cristal penetró al ojo derecho de Juan Carlos, que al sentirlo como un molestoso mugre, frotó con su mano derecha al ojo, empezando a salir como reacción unas lágrimas transparentes, que en segundos se volvieron rojizas. El joven sintió un susto escalofriante tras ver la caída de su llanto. 

“¿Qué me está pasando?” Preguntó ensimismado Juan Carlos. 

Sin ver claramente la situación vivida, sintió que una suave y cálida mano tocó el ojo derecho. 

—Tranquilo, todo estará bien —dijo una dulce voz femenina, conocida para mayor sorpresa del joven. 

—¿Eres tú, princesa? —preguntó Juan Carlos 

—Sí, lo soy, te estuve viendo cuando sabías de mi trágica historia… 

—Pero tu voz es parecida al de la chica de las cartas mágicas —manifestó sorprendido Juan Carlos. 

—Porque, soy la esencia de ella cuando me viste hace cinco años, desde el televisor de tu casa —respondió sonriente la princesa. 

La hermosa joven de cabello corto hacia la nuca sacó su delicado mano del ojo del sorprendido joven, ya que no salió más lágrimas. 

—Te pido un favor… Con el malvado brujo derrotado y desterrado de nuestras dimensiones, quiero que me lleves a donde está mi ser amado. 

Juan Carlos asintió, mostrando su sonriente rostro, se levantó, cogió el delicado brazo derecho de la princesa y formó un gancho de brazos, tal y como lo hizo para llevar a su madre de paseo; para llevarla a donde estaba el joven viajero, quien mostraba dolor y fatiga después de la confrontación. 

Los enamorados se abrazaron, lloraron de felicidad, cuyas lágrimas caían como manantiales del rocío. Luego, la princesa se volteó para mirar al contento Juan Carlos. 

—Ven… —pidió la princesa para que el joven se acercara —A nombre de todos, te doy las gracias por acompañarnos en esta aventura. 

—No es nada… —contestó ruborizado Juan Carlos. 

—Eres de los pocos que siguió nuestra historia, que para muchos lo consideraban ficticio, pero para nosotros es real —dijo agradecido el viajero. 

—Es importante que sepas que tu madre y tus seres queridos te aprecian, es bueno que entienda nuestra historia, pero más bello sería que te dejaras llevar por aquellos que te acompañen en toda tu vida —comentó amigable la princesa con todo suave. 

Tras escuchar, el rostro de Juan Carlos tornó a un semblante sereno y melancólico, de repente, varios recuerdos más lindos de su niñez con la familia salieron de su mente en forma de luz proyector ante una de las paredes deformes. 

—Es verdad… Por enfocarme en ustedes, dejé de convivir amigablemente con mi familia, todo por las peleas entre mis padres, echándome siempre la culpa de todo lo malo que ha pasado en mi casa… —contaba sincero Juan Carlos. 

—Sabemos que tus padres te quieren, hable con ellos, en especial hoy, cuando has perdido algo de ti… Las lágrimas rojas que derramaste es la muestra de lo que perdiste… —dijo la princesa, quien añadió —A mi amado y a mí perdimos nuestros recuerdos en un momento como éste, lo cargamos con mucho dolor a pesar de estarnos alegres, humildes, amables con las personas que hemos encontrado en nuestro largo viaje. 

Los tres viajeros y la princesa contemplaron con beneplácito ante un Juan Carlos amargado, quien no quería llorar más por las lágrimas manchadas de su ojo derecho. 

—Sé lo que sientes —dijo del joven viajero, quien agregó —tú y yo tenemos algo en común: vemos por un solo ojo y con el vemos el mundo que nos rodea, ese mismo mundo del cual puedes moldear, para construir tu propio destino. 

—Está bien —dijo Juan Carlos, tratando de aliviarse anímicamente. 

Después de hablar, el joven sintió algo cálido en los dos bolsillos de su pantalón jean oscuro, metió sus dos manos en ellos y sacó de cada bolsillo dos plumas resplandecientes de color rosado transparente. 

—Miren… No puedo creer que de los bolsillos rotos de mi pantalón tenga las últimas plumas mágicas —manifestó sorprendido Juan Carlos. 

La princesa y el viajero se impactaron al ver lo que llevaba Juan Carlos. 

—El último recuerdo que me faltaba —dijo la asombrada princesa. 

De una vez, Juan Carlos entregó ambas plumas a las manos de la sonriente princesa, sin embargo, una se escapó y voló hacia las manos del viajero. 

Pero, ¿cómo es posible?  —pregunto el espadachín. 

—Yo tampoco lo entiendo —manifestó dudoso el joven viajero. 

—Ese recuerdo es el que complementaba al ojo del joven viajero, el tuyo —comentó el tercer viajero. 

Las plumas ingresaron mágicamente a los pechos de la princesa y del viajero, cuyos cuerpos resplandecieron como la luz del sol, dicho resplandor encegueció los ojos de Juan Carlos. 

—Es hora que te vayas, ya sabes de nuestro final —se escuchó la voz de la princesa. 

—Todos estará bien para ti y tus seres queridos, gracias por todo —se escuchó la voz del joven viajero. 

—¡Ánimo! —fue á última voz que se escuchó de la princesa. 

Todo se apagó ante los ojos de Juan Carlos, todo era oscuridad, no se sentía nada, no se veía nada. 

De repente, se escuchaba desde lejos el amargo llanto de una mujer, no se sabía quién era, ya que se suponía que perdió a su ser querido; después, todo volvió en silencio, ante la misma oscuridad que estaba inmerso Juan Carlos. 

El joven sintió que podía mover, por lo cual, solo abrió su ojo izquierdo, ya que el derecho lo tenía tapado por un cono plástico, cubierto por dentro de gasa y de cintas médicas. Sabía que estaba acostado encima de una cama, en posición cabeza arriba. Miraba su ojo izquierdo, moviendo por varios lados. 

En la habitación hospitalaria no se escuchaba ningún ruido, sólo sintió el leve sonido de los murmullos de la gente que pasaba por los acústicos pasillos. 

La puerta se abrió e ingresó una joven enfermera de cabello rubio oscuro hacia la nuca, pero el rostro no podía ser reconocido por el ojo izquierdo del paciente. 

—Buenos días —saludó sonriente la enfermera —¿cómo amaneció el paciente? 

—Buenos días, me siento pesado, con dolor en mis brazos, seguro que me chuzaron durante la cirugía… —respondió Juan Carlos. 

—Por lo menos, pudo descansar, no sólo de la cirugía, sino del trayecto que recorrió. 

—Pues… lo último que recuerdo era que estaba sentado en la sala de urgencias con mi mamá —recordó Juan Carlos. 

—¿Es lo único que recuerda? —preguntaba la enfermera, cambiando el suero, del cual estaba conectado el paciente. 

—Así es… 

Pero la pregunta de la enfermera dejó pensativo a Juan Carlos, quien recordó de la experiencia que vivió en aquella dimensión del reino desértico. La enfermera revisaba los datos del paciente, mostrando gracia en su tranquilo y relajado semblante. 

—Disculpe señorita… —habló Juan Carlos —¿por qué me preguntó sobre lo que recuerdo? 

—Por curiosidad… Si quiere, puede sentarse en la cama. 

El joven trató de levantarse lentamente, para sentarse encima de las arrugadas sábanas blancas, luego miró de nuevo el rostro borroso de la enfermera, quien la contempló con el esfuerzo de enfocarla, para recordar algo. 

—Quiero saber ¿cómo te llamas? —preguntó Juan Carlos. 

Sonriente, la enfermera acercó sus ojos al rostro del paciente. 

—Mi nombre no te puedo dar, estoy segura que tienes lindos ojos, que, al ser penetrados por alguna bacteria o un fragmento de vidrio de cristal, salieron esas lágrimas rojas, que fueron controladas por la princesa… —comentó misteriosa la enfermera, quien añadió —Supe del llanto amargo que expresó tu mamá por la pérdida de tu ojo derecho… Pero la vida debe continuar y eso depende de ti, Juan Carlos. 

El hermoso rostro de la enfermera era tan cercano de la distancia del rostro del paciente, quien entre sorprendido y asustado, la reconoció. 

—Eres la princesa… ¿por qué estas acá? 

—Porque quiero apoyarte en este poco tiempo, sé que tienes pocos amigos, ¿puede aceptarme como tu amiga en este tiempo? 

—Claro… —asintió Juan Carlos, quien sonriente cogió el suave rostro de la enfermera con su mano derecha, en forma delicada y sutil. 

—Tu familia vino a verte, por lo tanto, yo pasaré después para seguir hablando dicho ello, la enfermera cogió los implementos y salió del cuarto, dejando asombrado al paciente. 

Minutos después, ingresaron la mamá y una de las hermanas de Juan Carlos, quienes tranquilas ingresaron a la habitación hospitalaria, para saludarlo y preguntar acerca del estado de ánimo que tenía, después de la cirugía de emergencia y de la aplicación de antibióticos en las venas de los brazos del joven. Después, comentaron con total tristeza sobre la pérdida de visión del ojo derecho del joven, comentada por los oftalmólogos especialistas.  

—No se preocupen, estoy bien, si voy a mirar únicamente por mi ojo izquierdo, entonces lo aceptaré —comentó sereno Juan Carlos —lo único que quiero es ir a casa, donde la comida preparada sabe más exquisita que la comida incipiente que me dan en este hospital. 

Las familiares rieron ante la nueva actitud amable y cordial de Juan Carlos, para mostrar confianza. 

A partir de ese momento, Juan Carlos se quedó hospitalizado durante quince días, recibiendo una cirugía más para que le quitaran los puntos internos del ojo derecho, para revisar el buen avance del ojo afectado, cuya inflamación disminuyó significativamente, dejando el ojo más pequeño, sin sentido de vista y con rasgos de desprendimiento de retina. 

La misteriosa enfermera iba esos días para revisar el estado de salud físico y emocional de Juan Carlos. 

Pasados los quince días de hospitalización, cuando Juan Carlos comía a gusto el almuerzo empaquetado de bolsas y recipientes plásticos, la enfermera ingresó para dar una noticia: 

—Hola Juanca, aviso que hoy te darán de alta, pronto regresarás a casa. 

—¿Cuánto nos volveremos a ver? —preguntó nostálgico Juan Carlos. 

—Podemos hacer algo… Ya que yo tampoco estaré en este lugar y debo regresar a mi hogar —respondió la enfermera, a quien le planteó una idea para que ambos puedan encontrarse en los siguientes meses.  

La recuperación fue satisfactoria días después de la salida del hospital, ya que la familia de Juan Carlos consiguió el lente de contacto de aumento para el ojo izquierdo y una prótesis de réplica para el ojo derecho.  

Para el joven no era fácil adaptarse de nuevo a la vida cotidiana, por las constantes burlas de jóvenes transeúntes en las calles de la ciudad, quienes miraban a Juan Carlos como un objeto novedoso; y por las continuas citas y terapias de psicología y de desarrollo ocupacional para recuperar los reflejos y orientación. Muy pocas veces Juan Carlos reconoció y saludó a la hermosa enfermera, quien respondió mostrando su angelical sonrisa en los pasillos del hospital.  

Pasaron siete años de la infortunada cirugía de trasplante de córnea; la demanda instaurada por la madre de Juan Carlos contra el hospital era lenta y sin resultado favorable. El joven se graduó como tecnólogo en creaciones web y multimedia con todos los honores, a pesar de no obtener apoyo de una empresa para que le diera patrocinio.  

Desempleado, Juan Carlos iba casi todos los días a la biblioteca del Centro Histórico para leer libros referentes a la historia de la ciudad, sacar recortes digitales de periódicos antiguos que referían sobre las tradicionales Fiestas de Reyes Magos, y enterarse de los libros de cómics y mangas que ofrecía la biblioteca 

Un día martes, antes de aquel fin de semana de eventos de aficiones y pasatiempos en el centro de exposiciones de la ciudad, Juan Carlos se enteró por las novedades mensuales del portal web de la Biblioteca, el más reciente libro compilatorio de historietas manga que más le encantaba, por lo cual lo solicitó por la plataforma. Una hora después, fue a la sala general de la biblioteca, pidió el libro con el documento de identidad personal, el bibliotecario prestó el libro, el joven fue hacía una de las mesas de lectura, abrió el libro de forma inversa de los libros occidentales y comenzó en leer detenidamente cada viñeta de los últimos capítulos del manga.  

Las escenas finales que el joven estuvo en aquel lugar fueron plasmadas en los capítulos del manga, tal y como lo vivió. Supo que no sólo la princesa recuperó sus recuerdos, también la recuperó el joven viajero, quien se volvió a enamorar de su princesa amada. Sin embargo, el destino de los tres viajeros era viajar por las diferentes dimensiones y universos, cruel destino para la princesa quien tuvo que aceptar para quedar en su país, con su familia y todos los habitantes del reino desértico que volvió a prosperar.  

“Me pregunto, ¿por qué los finales son diferentes? Seguramente las creadoras de esta historia se dieron cuenta de lo confundidos que estaban sus seguidores… ¿Y eso qué importa? Me gusta esta obra inconclusa y me gusta que terminara así.” Pensó sonriente Juan Carlos.  

En las últimas dos hojas del libro de historietas manga, el joven lector vio algo que llamó la atención: 

Un día, la princesa camino hacia la gran biblioteca de la familia real, buscó entre los libros uno delgado de pasta sencilla de color verde, lo saco del estante, se sentó en el gran sillón, abrió el libro y con pasar su delicada y suave mano derecha sobre una de las páginas en blanco, escribió algo mágico: 

“Esta historia no fuera posible, gracias a todos los que creyeron en nuestra historia, ya que nuestras historias deben seguir. Agradezco en especial a aquel joven, quien nos acompañó en el momento más crucial en nuestras vidas y a quien lo ayudé después como enfermera.” 

“A ti te dedico mi historia, mi joven de lágrimas rojas.” 

FIN. 

Deja un comentario

Archivado bajo Anime y Manga en Latinoamérica, Cuentos y Fanfics, Literatura, Mangakas

Poema: HISTORIA INEVITABLE

Del poemario LABERINTO ESCOLAR de Juan Carlos Quenguan, en dedicación a las CLAMP, creadoras japonesas de las obras de manga y anime Card Captor Sakura, y de aquellos actores y actrices del doblaje de voz mexicano quienes participaron en el doblaje oficial de Sakura Card Captors:

 

HISTORIA INEVITABLE

 

Veo a dos jóvenes asiáticos,
enamorados desde niños,
en un televisor de cierta tienda cercana.

Frente de un árbol japonés
Contemplan la caída de los pétalos de cerezo,
Cuyo viento susurrante manifiesta:
“En el mundo no existe las coincidencias,
Sólo existe lo inevitable…”

Cómo me encantaría entrar
En esa historia de magia oriental;
Donde los personajes no tienen maldad,
Sólo secretos.

Deja un comentario

Archivado bajo Actrices y Actores, Anime y Manga en Japón, Anime y Manga en Latinoamérica, Cultura Japonesa en Colombia, Doblaje Latino, Literatura, Mangakas, Poemas, Poetas

Anunciados seis nuevos actores para el reparto del anime de Dorohedoro (desde Ramen Para Dos)

Desde Ramen Para Dos publican la siguiente noticia:

Anunciados seis nuevos actores para el reparto del anime de Dorohedoro

La página web oficial para el anime de Dorohedoro desvela el nombre de seis nuevos actores que se unen al casting de voces. Se trata de Mayu UdonoSongdoTetsu InadaShinichiro MikiHozumi Gôda y Anri Katsu, quienes se encargarán de interpretar a los personajes de KikurageRisuTanbaTurkeyAsu y Chôta, respectivamente. La web también anuncia que esta serie animada basada en el manga original de Q Hayashida contará con un evento en el que se emitirá por adelantado el primer episodio el próximo 5 de enero, siete días antes de su estreno en la cadena de televisión japonesa Tokyo MX el 12 de enero de 2020.

  • Mayu Udono como Kikurage, una misteriosa criatura que puede usar magia
  • Songdo como Risu, un miembro de la organización Cross-Eyes
  • Tetsu Inada como Tanba, el dueño de una pastelería
  • Shinichiro Miki como Turkey, uno de los altos mandos de la familia En
  • Hozumi Gôda como Asu, un demonio
  • Anri Katsu como Chôta, uno de los altos mandos de la familia En

Estos seis seiyûs se suman al reparto principal del anime de Dorohedoro, el cual está compuesto por los siguientes actores:

  • Wataru Takagi como Caiman, un hombre amnésico cuya cabeza se transformó mágicamente en la de un lagarto
  • Reina Kondo como Nikaidô, un amigo de Caiman que es tremendamente fuerte
  • Kenyuu Horiuchi como En, el jefe de la familia En, quienes poseen a los mejores dentro del mundo de la magia
  • Yoshimasa Hosoya como Shin, un asesino y limpiador que trabaja para la familia En
  • Yu Kobayashi como Noi, compañero de Shin y sobrino de En

Para leer completa esta noticia, pueden ir al enlace de Ramen Para Dos: https://ramenparados.com/anunciados-seis-nuevos-actores-para-el-reparto-del-anime-de-dorohedoro/

Deja un comentario

Archivado bajo Animación, Anime y Manga en Japón, Bandas Sonoras, Directores, Imagen, Japón, Lanzamientos, Mangakas, Noticias y artículos, Páginas y Sitios Web, Productores, Proyectos, Seiyuus, Series, Televisión Internacional

Se reveló la fecha de estreno para el anime Heya Camp (desde Kudasai)

Desde Kudasai publican la siguiente noticia:

Se reveló la fecha de estreno para el anime Heya Camp

A través del sitio web oficial para la adaptación animada del manga Yuru Camp de Afro, se anunció que su serie de cortos animados Heya Camp, se estrenará el 6 de enero a través de las televisoras AT-XTokyo MX y BS11. También se reveló una nueva imagen promocional para la serie y se dio a conocer que la cantante Asaka será quien interprete el tema principal para la serie, el cual se titulará “The Sunshower”.

Esta serie de cortos será animada por el estudio C-Station y contará con la dirección de Masato Jinbo quien ya participó en la primera temporada del anime Yuru CampMutsumi Ito se encargará de los guiones mientras que Mutsumi Sasaki se encargará del diseño de los personajes.

Para leer completa esta noticia, pueden ir al enlace de Kudasai: https://somoskudasai.com/anime/se-revelo-la-fecha-de-estreno-para-el-anime-heya-camp/

Deja un comentario

Archivado bajo Animación, Anime y Manga en Japón, Bandas Sonoras, Cantantes, Cortometrajes, Directores, Imagen, Japón, Lanzamientos, Mangakas, Noticias y artículos, Productores, Proyectos, Series, Televisión Internacional

Monster Musume no Oishasan tendrá adaptación al anime (desde Ramen Para Dos)

Desde Ramen Para Dos publican la siguiente noticia:

Monster Musume no Oishasan tendrá adaptación al anime

Se abrió una página web para anunciar la adaptación al anime de la serie de novelas ligeras Monster Musume no Oishasan de Yoshino OriguchiBandai Namco Arts también ha colgado un primer tráiler promocional de esta serie animada que debutará en la televisión japonesa el próximo año 2020.

Detrás de la adaptación de esta comedia romántica y fantasía de Monster Musume no Oishasan está el estudio Arvo Animation, responsables de la versión animada de We Never Learn. Para este proyecto el estudio japonés cuenta en la dirección con Yoshiaki Iwasaki (We Never LearnLa Magia de ZeroLast Period: the journey to the end of the despair). Hideki Shirane (Date A LiveDanmachi) está al cargo de componer el guion mientras que Hiromi Kato (KobatoChain ChronicleID-0) es el responsable de adaptar los diseños originales de Z-Ton al anime. TO-MAS se acredita como autor de la composición musical de esta serie animada.

Para leer completa esta noticia, pueden ir al enlace de Ramen Para Dos: https://ramenparados.com/monster-musume-no-oishasan-tendra-adaptacion-al-anime/

Deja un comentario

Archivado bajo Animación, Anime y Manga en Japón, Bandas Sonoras, Directores, Imagen, Japón, Mangakas, Noticias y artículos, Novela Ligera, Páginas y Sitios Web, Productores, Proyectos, Revistas y Periódicos, Series, Trailers